Programa de donación de óvulos

Es normal que las parejas que consideran la ovodonación tengan dudas y temores. Sin embargo, quienes han optado por este método afirman que éstos desaparecen una vez tomando la decisión y conforme el embarazo avanza. Asimismo, las parejas que tienen hijos concebidos con óvulos donados se sientan agradecidas y aseguran que no podrían quererlos...

Es normal que las parejas que consideran la ovodonación tengan dudas y temores. Sin embargo, quienes han optado por este método afirman que éstos desaparecen una vez tomando la decisión y conforme el embarazo avanza. Asimismo, las parejas que tienen hijos concebidos con óvulos donados se sientan agradecidas y aseguran que no podrían quererlos más incluso si hubieran sido concebidos con sus propios óvulos.

Programa de donación de óvulos

En Ingenes contamos con un programa de donación de óvulos en el que la selección y evaluación de donante se lleva acabo de acuerdo a los parámetros establecidos por la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM)


Desde 1984, la donación de óvulos les han brindado a miles de parejas que de otro modo no podrían tener hijos la posibilidad de formar una familia. Ésta requiere que se lleve acabo un procedimiento de fertilización in vitro (FIV), en el que el óvulo de una donante se fertiliza con el esperma del padre y el embrión resultante se transfiere al útero de la madre o receptora, donde continúa su desarrollo normal.

Dudas y temores sobre la donación

Es normal que las parejas que consideran la ovodonación tengan dudas y temores como:

Muchas mujeres postergan o incluso renuncian a su sueño de tener hijos por miedo a que, al no embarazarse con sus propios óvulos y no tener ninguna relación genética con el bebé, sea difícil para ellas o para sus parejas conectarse con él, sin embargo, los testimonios de quienes han optado por este método han mostrado una y otra vez cómo el miedo desaparece una vez tomada la decisión y a medida que el embarazo avanza.

Diversas encuestas muestran que las parejas que han tenido hijos gracias a la donación de óvulos se sienten agradecidas con la donantea y aseguran que no podrían quererlos más si hubieran sido concebidos con sus propios óvulos. Incluso las parejas que tienen tanto hijos concebidos con óvulos propios como a través de la ovodonación, afirman que no sienten ninguna diferencia entre ambos.

A continuación les compartimos algunos testimonios de pacientes que lograron el embarazo gracias a la ovodonación:

“Es la mejor decisión que tomé jamás. Tengo el hijo más maravilloso que pude desear. Muchas veces le doy gracias a la vida por mis tratamientos negativos que tanto me hicieron llorar entonces ahora entiendo que no podía ser de otra manera. No sólo tiene mi mirada y mi sonrisa. Tiene mis gestos, mi manera de andar, de cantar y de bailar. Todavía es muy pequeño pero me dice que me quiere al menos quince veces al día. Deja de jugar con sus cositas para venir a darme besitos y abrazos y a mí se me cae la baba, claro”.
“Tuve mi primer hijo de manera natural a los 39 años y mi segundo hijo varios años después gracias a la donación de óvulos. Me sentí muy triste cuando supe que no tendría mis genes pero tengo que decir que es la mejor decisión que he tomado. No hay diferencia en cómo me siento por mis dos hijos, el amor es el mismo. Fue muy bueno que ambos pudieran tener los genes de mi esposo pero la mejor parte fue poder embarazarme y dar a luz después de haber tenido que luchar con la infertilidad durante tanto tiempo”.
“Mi esposa y yo lo intentamos todo. Finalmente, con la ovodonación no tuvimos ningún problema y estamos esperando gemelos. Estamos muy agradecidos con la donante”.
“Mis dos hijos fueron concebidos mediante la ovodonación, la primera vez tenía 42 años y la segunda 45. Ambos embarazos fueron del mismo ciclo de donación, la primera vez en fresco y la segunda con óvulos vitrificados. Los dos son niños perfectos: inteligentes, simpáticos y muy sanos. La decisión fue difícil, me daba tristeza y vergüenza, pero ahora sólo quiero lo mejor para mis hijos como cualquier otra mamá”.
“Cuando me dijeron que la única forma en que podía tener un hijo era mediante la ovodonación me sentí muy insegura, pero una vez que me di cuenta de que era mi única opción y me decidí por ella la inseguridad se convirtió en cosa del pasado. Me emocionó tener la posibilidad de llevar a mi hijo en mi vientre. Es el niño que estaba destinada a tener y me llena de amor cada minuto del día. Aún no es lo suficientemente grande para hacer preguntas pero tampoco me preocupa, ya que hay muchos recursos que pueden ayudarme a explicárselo”.
“Hace tres meses me dieron la fatal noticia de que mis óvulos son de mala calidad y me sugirieron la ovodonación. Me lo tomé fatal. Empecé a llorar en el consultorio y no había nada ni nadie que consiguiera consolarme. Según han ido pasando los días he ido haciéndome a la idea, la semana pasada me hicieron la transferencia de dos embriones y en el mismo momento se esfumaron todas las dudas que tenía. Rezo todas las noches por que se queden conmigo, de ser posible los dos”.
“Tuve una hija de ovodonación hace dos años y cuando esta niña tenía 9 meses me quedé embarazada naturalmente y tuve otra niña que ahora tiene 5 meses. No existe ninguna diferencia en el amor que les tienes a una u otra. Ni lo piensas, son tus hijas y las amas por igual”.

En México la donación de óvulos es anónima tanto para la donante como para la receptora, por lo que no es posible que se conozcan. Elegir a la donante más adecuada para cada pareja está en manos del centro de fertilidad responsable, que debe cumplir con los parámetros establecidos por la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM) para la selección y evaluación de donantes.

La pareja obtendrá algunos datos generales de la donante, tales como altura, peso y grupo sanguíneo, que se toman en cuenta para seleccionar una donante con características físicas similares a las de la pareja.

Es importante considerar que en México la ovodonación está basada en un contrato confidencial entre la donante y el centro autorizado, por lo que tanto los datos de la donante como los de la receptora y los del niño permanecen bajo el más estricto anonimato. En otras palabras, la donante no puede saber si sus óvulos fueron o no fertilizados, si resultaron en un nacimiento o quién fue la receptora.

Es común que las parejas teman que la donante se arrepienta e intente contactar a sus hijos más adelante, sin embargo, recientemente un equipo de investigadores de la Asociación de Medicina Reproductiva de Nueva Jersey y la Universidad Robert Wood Johnson estudió a un grupo de 75 donantes y reportó que, a un año de la punción ovárica, éstas se sentían “felices, orgullosas y despreocupadas acerca de la donación”.

Otra gran preocupación de las parejas que consideran la ovodonación es el impacto que ésta tendrá en el niño. Los futuros padres quieren saber si deben hablarle a su hijo acerca de su origen genético y, de ser así, cuál es la mejor manera de hacerlo.

Aunque consideramos que es decisión de los padres, en Ingenes creemos que la verdad es un valor primordial y, con base en nuestra experiencia, consideramos que es mejor para los niños conocer su origen desde una edad temprana. Sin embargo, sugerimos que los padres hagan su propia investigación para determinar la forma y el momento más adecuados.

En México, sólo es posible contactar a la donante en caso de que la salud del niño lo requiera, ya sea por necesidad de un trasplante o el descubrimiento de una enfermedad hereditaria. El registro de donaciones se conserva indefinidamente en el centro de fertilidad autorizado, así como en el Sistema Nacional de Trasplantes.

En el momento del nacimiento tú y tu pareja serán nombrados tutores únicos de su hijo y tendrán los mismos derechos y obligaciones que cualquier padre o madre, incluyendo el derecho a darle sus apellidos. No habrá constancia de la ovodonación en el acta de nacimiento del niño ni en ningún otro documento más allá de los registros confidenciales de la clínica.

Elegir la ovodonación puede ser una transición difícil y, a pesar de que nuestra misión es lograr que nuestros pacientes realicen su sueño de ser padres con el menor desgaste posible, en Ingenes creemos que es válido que quienes quieren hacerlo y cuentan con los recursos económicos necesarios se sometan a uno o más ciclos de FIV con óvulos propios, incluso si tienen pocas probabilidades de lograr el embarazo y a pesar de las recomendaciones del médico.

A algunas personas les es más fácil optar por la ovodonación una vez que sienten que han agotado otras opciones, sin embargo, los pacientes que aceptan fácilmente la donación cuando ésta es necesaria se someten a un menor desgaste físico, emocional y económico.

Aunque el proceso de ovodonación puede parecer solitario, es importante considerar que desde que el primer embarazo con óvulos donados se logró en 1984, ha habido un gran incremento en el número de parejas que utilizan esta técnica para concebir.

Dado que la calidad de los óvulos de la mujer disminuye considerablemente entre los 36 y los 41 años (cada caso es distinto), en Ingenes recibimos a un gran número de mujeres que requieren la donación de óvulos para tener hijos sanos, por lo que un alto porcentaje de nuestros ciclos de fertilización in vitro se llevan a cabo con óvulos donados.

Las posibles donantes de óvulos se someten a análisis médicos exhaustivos, así como a una encuesta detallada sobre su estilo de vida y su historia médica familiar. Del mismo modo, si los padres lo solicitan es posible llevar a cabo análisis genéticos para minimizar el riesgo de que el bebé herede alguna enfermedad.

Aunque no podemos garantizar la salud genética ni el estilo de vida de las donantes es importante señalar que, hasta la fecha, Ingenes no ha recibido ninguna queja al respecto.

El tratamiento de ovodonación es mucho menos invasivo y desgastante para la receptora que el de fertilización in vitro, ya que evita que ésta deba someterse a procedimientos como la estimulación o la punción ovárica.

Todo embarazo conlleva riesgos, sin embargo, haberte sometido a un tratamiento de donación de óvulos no tiene por qué afectar el desarrollo normal del embarazo.

Por el contrario, al usar los óvulos de una donante joven se maximizan las probabilidades de implantación, de embarazo y de tener un bebé en casa sin importar la edad de la mujer.

En Ingenes te asignaremos una donante cuyas características físicas sean similares a las tuyas o las de tu pareja para que el niño encaje con el resto de la familia. Sin embargo, al igual que con un embarazo natural, cada niño tiene características genéticas únicas y podría no parecerse tanto a ti o a tu pareja.

¿En qué casos se recomienda la donación de óvulos?

La donación de óvulos es un recurso vital para:

  • Mujeres con baja reserva ovárica
  • Mujeres que no responden a la estimulación ovárica
  • Mujeres con fallo de implantación o que no han podido lograr el embarazo después de al menos tres ciclos de FIV
  • Mujeres con fallo ovárico prematuro
  • Mujeres con mala calidad ovocitaria
  • Mujeres con pérdida gestacional recurrente, es decir, que han tenido dos o más abortos consecutivos
  • Mujeres mayores de 40 años
  • Mujeres con probabilidad de transmitir enfermedades genéticas

Cada caso es diferente, por lo que es esencial que consultes a un experto en reproducción que te ayude a determinar cuál es el mejor tratamiento para ti.

¿Cómo se seleccionan las donantes de óvulos?

En Ingenes contamos con un programa de donación de óvulos en el que la selección y evaluación de donantes se lleva a cabo de acuerdo con los parámetros establecidos por la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM).

Las posibles donantes de óvulos se someten a análisis médicos y psicológicos exhaustivos, así como a una encuesta detallada sobre sus antecedentes, su estilo de vida y su historia médica familiar. Del mismo modo, se les hace una revisión ginecológica muy completa y, si los padres lo solicitan, es posible llevar a cabo análisis genéticos para minimizar el riesgo de enfermedades hereditarias.

La donación de óvulos es anónima y las donantes tienen entre 18 y 29 años. Nuestros pacientes pueden especificar las características físicas de la donante que buscan, sin embargo, se les aconseja que éstas sean similares a las de la madre. Además, se toma en cuenta el grupo sanguíneo de la pareja para asignar a la donante más adecuada.

Debido al tratamiento hormonal necesario para recolectar los óvulos, la donación es una decisión importante para cualquiera que la considere, por lo que en Ingenes nos aseguramos de que la donante esté consciente de todas las implicaciones antes de comenzar con el proceso.

Cuando les preguntamos por qué decidieron donar sus óvulos las donantes citan razones como (los enlaces a los testimonios originales pueden consultarse al final de esta sección):

  • “Mi hermana es infértil y sé lo difícil que es”
  • “Me siento agradecida por haber podido cambiar la vida de alguien. Es como donar un órgano, si yo lo necesitara querría que alguien lo hiciera por mí”
  • “Las personas que pasan por todo esto para tener un bebé realmente deben quererlo y a mí no me cuesta nada ayudarlos”
  • “Como madre de dos hijos entiendo lo importante que es la donación y, aunque el proceso requiere compromiso, me siento satisfecha y orgullosa de la decisión que tomé”
  • “No me preocupa pensar que pueda tener un hijo por ahí, yo no doné un hijo sino un óvulo que de otro modo se hubiera desperdiciado. Su mamá es quien luchó por él y lo llevó dentro”

¿En qué consiste el proceso de donación de óvulos?

Una vez que se elige la mejor donante para la pareja, el procedimiento consiste en:

  • La donante debe someterse a un tratamiento de estimulación ovárica, durante el que se le administran medicamentos que estimulan su producción de óvulos. Es importante que se realicen ultrasonidos y pruebas de sangre regulares, ya que éstos permiten monitorear la reacción de la donante ante los medicamentos y dar seguimiento al desarrollo de los folículos (sacos que contienen a los óvulos).
  • Cuando los óvulos alcanzan la madurez deseada se programa una punción ovárica para extraerlos. Ésta dura apenas unos 15 minutos y entre más óvulos logren recuperarse mayor será la oportunidad de éxito de la fertilización in vitro. En una buena punción ovárica se obtienen entre 10 y 20 óvulos.
  • Los óvulos se fertilizan con los espermatozoides previamente capacitados del padre o de un donante de semen en caso de que sea necesario.
  • Es preciso sincronizar los ciclos menstruales de la donante y la receptora. La receptora debe tomar estrógeno y progesterona para preparar su endometrio (capa que recubre el interior del útero) para recibir al embrión.
  • Se seleccionan y se transfieren uno, dos y en algunos casos hasta tres embriones de calidad óptima al útero de la receptora entre tres y cinco días después de la fertilización in vitro.
  • Los embriones que no se transfieren pueden vitrificarse y utilizarse posteriormente en caso de que la pareja decida tener más hijos o de que el primer ciclo de FIV no tenga éxito.

Es momento de cumplir tu sueño de tener a tu bebé en casa

El primer paso para lograrlo es acudir a tu Programa Diagnóstico el cual incluye valoración médica por uno de nuestros especialistas, estudios clínicos para ti y tu pareja, y apoyo emocional con uno de nuestros terapeutas.

En Ingenes 9 de cada 10 parejas logran tener a su bebé en casa. Con nuestros Programas BEC Plus, en caso de no lograrlo te devolvemos tu dinero*

Te puede interesar

El siguiente contenido te ayudará a entender más acerca de la infertilidad y cómo sí es posible cumplir el sueño de tener un bebé en casa

Preguntas frecuentes antes de comenzar

Preguntas frecuentes antes de comenzar

El Instituto Ingenes responde a las preguntas frecuentes de reproducción asistida, fertilidad e infertilidad. ¿Qué es la infertilidad o...

Ver más
Entendiendo la donación como ayuda a la infertilidad

Entendiendo la donación como ayuda a la infertilidad

La donación es un acto de generosidad en el que hombres y mujeres ceden voluntariamente sus gametos (óvulos y...

Ver más
Requisitos para ser donante de óvulos

Requisitos para ser donante de óvulos

Requisitos para ser donante de óvulos: Tener entre 18 y 29 años Tener un buen estado de salud física...

Ver más

Nuestras Certificaciones

  • Red Latinoamericana de Reproducción Asistida
  • American Society of Reproductive Medicine
  • Fertility Centers of Illinois
  • CINVESTAV
  • CONACYT
  • UNAM
  • European Society of Human Reproduction and Embryology
  • Great Place to Work