Anovulación y fertilidad

La anovulación es la ausencia de ovulación que ocurre cuando los ovarios no liberan óvulos, generalmente se debe a desequilibrios hormonales y es una de las causas más frecuentes que causa problemas de fertilidad.

Cualquier tratamiento de fertilidad debe ir de la mano de una terapia hormonal con estrógeno y progesterona, con el fin de preparar el endometrio para la implantación de embriones con técnicas de reproducción asistida.

Las pacientes con anovulación deben ser derivadas a un instituto de reproducción asistida donde pueden someterse a un tratamiento de inducción de la ovulación con uso de medicamentos.

La anovulación es la ausencia de ovulación que ocurre cuando los ovarios no liberan óvulos.

Ésta es responsable de alrededor de 25 por ciento de los casos de problemas de fertilidad femenina y generalmente se debe a desequilibrios hormonales causados por factores como estrés, trastornos alimentarios, ejercicio excesivo, síndrome de ovarios poliquísticos, entre otros.

Factores de infertilidad femenina

Los principales síntomas de la anovulación son:

  • Amenorrea o ausencia de menstruación
  • Periodos menstruales irregulares
  • Periodos menstruales más cortos de lo normal
  • Disminución del síndrome premenstrual
  • Infertilidad

Debido a que algunas mujeres que padecen anovulación continúan menstruando regularmente, puede ser difícil detectar esta condición.

Causas de la anovulación

La anovulación puede deberse a diferentes alteraciones al nivel del hipotálamo, la hipófisis o los ovarios y generalmente está ligada a desequilibrios hormonales.

Factores de infertilidad femenina
Factores como el estrés, los trastornos alimentarios y el ejercicio excesivo pueden causar alteraciones en el hipotálamo que, en circunstancias normales, secreta hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), la cual actúa sobre la glándula pituitaria hipófisis y estimula su producción de hormonas luteinizante (LH) y folículo estimulante (FSH), que son indispensables para que la ovulación tenga lugar.

Las fallas en la comunicación entre el hipotálamo y la hipófisis pueden afectar la función hormonal de los ovarios y dar lugar a desórdenes como el síndrome de ovarios poliquísticos, que es la principal causa de anovulación.

Otros factores que afectan la ovulación son:

¿Cómo se diagnostica la anovulación?

Además de un examen pélvico y el análisis de los antecedentes médicos de la paciente, los procedimientos para diagnosticar la anovulación pueden incluir:

  1. Un análisis de sangre para medir el nivel de progesterona entre los días 21 y 23 del ciclo menstrual y determinar si tus ovarios están funcionando correctamente. Después de la ovulación el nivel de progesterona se eleva. Si no lo hace, es probable que no estés ovulando.
  2. Un ultrasonido vaginal ginecológico, que le permitirá a tu médico determinar si hay un aumento de tamaño o presencia de quistes en tus ovarios, síntomas comunes del síndrome de ovarios poliquísticos.
  3. Una vez obtenido el diagnóstico, tu médico podría realizar algunas pruebas complementarias para determinar las causas de la anovulación.

Tratamientos para lograr el embarazo cuando se padece anovulación

Cualquier tratamiento de fertilidad debe ir de la mano de una terapia hormonal con estrógeno y progesterona, con el fin de preparar el endometrio para la implantación de embriones con técnicas de reproducción asistida.

Las pacientes con anovulación deben ser derivadas a un instituto de reproducción asistida donde los tratamientos incluyen:

  1. La inducción de la ovulación, para la que suelen utilizarse fármacos como citrato de clomifeno, cuya administración debe ser cuidadosamente monitoreada por un especialista. Este tratamiento de fertilidad es particularmente útil cuando la mujer es menor de 32 años y no existen otros factores causantes de infertilidad.
  2. Si los medicamentos no son suficientes y hay otros factores asociados, la mejor opción es la fertilización in vitro (FIV), que hace posible seleccionar los óvulos de mejor calidad para su posterior fertilización e implantación en el útero de la mujer.
  3. Si la mujer no cuenta con óvulos viables, la fecundación in vitro con donación de óvulos ofrece tasas de éxito de hasta 60 por ciento.
  4. En casos muy específicos se recurre a la cirugía laparoscópica, que permite normalizar temporalmente el ambiente hormonal de los ovarios.

Cada caso es diferente, por lo que es esencial que consultes a un médico especialista en fertilidad que te ayude a determinar cuál es el mejor tratamiento para ti.

Déjanos acompañarte en el proyecto más importante de tu vida ¡Queremos ayudarte!

Contáctanos