Reserva Ovárica

La reserva ovárica se refiere al número de óvulos presentes en los ovarios. A partir de los 35 años comienza a haber una notable disminución de la reserva ovárica de la mujer, así como de la calidad de sus óvulos, por lo que sus probabilidades de quedar embarazada disminuyen significativamente

Aunque no existe ninguna forma de restituir la reserva ovárica, es posible llevar a cabo un tratamiento de inducción de la ovulación seguido de un ciclo de fertilización in vitro, que permite la extracción de varios óvulos con la esperanza de que algunos sean de buena calidad

En caso de que la mujer no cuente con óvulos viables puede recurrir a la donación de óvulos, que ofrece tasas de éxito de hasta 80 por ciento para las mujeres que desean ser madres sin importar su edad

La reserva ovárica se refiere al número de óvulos presentes en los ovarios de la mujer y está directamente ligada a su potencial reproductivo. Una buena reserva ovárica debe ser de, por lo menos, seis óvulos.

A diferencia del hombre, que produce espermatozoides durante toda su vida, la mujer nace con alrededor de 1 millón de óvulos en sus ovarios y no genera óvulos nuevos. Éstos se van agotando cada mes y, después de los 35 años, la pérdida es más acelerada.

El 80 por ciento de las mujeres agota su reserva ovárica entre los 45 y los 50 años, lo que da lugar a la menopausia (cese de la menstruación por agotamiento de los óvulos). Sin embargo, unos 15 años antes comienza a haber una notable reducción del número de óvulos en los ovarios, así como de su calidad. La edad, por lo tanto, condiciona en gran medida la fertilidad de la mujer.

Principales síntomas de la disminución de la reserva ovárica

Aunque la disminución de la reserva ovárica suele ser silenciosa, algunos de sus síntomas incluyen ciclos menstruales más cortos, ausencia de moco cervical e infertilidad.

Por otra parte, cuando la disminución de la reserva ovárica está ligada al fallo ovárico prematuro sus síntomas son similares a los de la menopausia:

  • Periodos menstruales irregulares
  • Amenorrea o ausencia de menstruación
  • Sofocos o bochornos
  • Sudores nocturnos
  • Insomnio
  • Sequedad vaginal
  • Disminución de la libido
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Pérdida de energía
  • Irritabilidad y cambios frecuentes de ánimo
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas de la tiroides

Causas de la disminución de la reserva ovárica

A partir de los 35 años la reserva ovárica de la mujer comienza a disminuir, y una vez que ésta llega a los 40 años los óvulos de mala calidad suelen superar en número a los óvulos saludables, por lo que sus probabilidades de quedar embarazada se reducen significativamente y el riesgo de que el bebé presente desórdenes genéticos aumenta.

La edad es el factor de mayor influencia sobre la reserva ovárica de la mujer, sin embargo, algunas mujeres jóvenes también pueden tener una baja reserva ovárica como consecuencia de:

  • Problemas genéticos
  • Problemas inmunológicos
  • Tratamientos contra el cáncer como la quimioterapia o la radioterapia
  • Tabaquismo
  • Exposición a agentes tóxicos

¿Cómo se mide la reserva ovárica?

Además de un examen físico y el análisis de los antecedentes médicos de la paciente se pueden realizar pruebas de sangre para medir los niveles de hormona folículo estimulante (FSH) y estradiol en el tercer día de su ciclo menstrual. Altos niveles de estas hormonas pueden ser indicadores de una baja reserva ovárica.

Asimismo, es recomendable llevar a cabo una ecografía transvaginal o ultrasonido vaginal ginecológico, durante el que el médico introduce una sonda en la vagina de la mujer con el fin de examinar sus ovarios. El ultrasonido transvaginal es sencillo e indoloro y permite determinar el número de óvulos presentes en los ovarios. Un conteo normal fluctúa entre 15 y 20 óvulos, mientras que un conteo de menos de seis óvulos indica una reserva ovárica insuficiente.

Tratamientos para lograr el embarazo cuando se tiene una baja reserva ovárica

Aunque no existe ninguna forma de restituir la reserva ovárica, es posible llevar a cabo un tratamiento de inducción de la ovulación seguido de un ciclo de fertilización in vitro que permite la extracción de varios óvulos con la esperanza de que algunos sean de buena calidad.

En caso de que la mujer no cuente con óvulos viables puede recurrir a la donación de óvulos, que ofrece tasas de éxito de hasta 80 por ciento para las mujeres que desean ser madres sin importar su edad.

Déjanos acompañarte en el proyecto más importante de tu vida ¡Queremos ayudarte!

Contáctanos