Aspiración de epidídimo

La aspiración de epidídimo es un procedimiento relativamente nuevo que permite que las parejas con casos graves de infertilidad masculina puedan ser candidatas a la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) sin necesidad de usar el esperma de un donante.

¿Qué beneficios presenta la aspiración de epidídimo?

Mediante esta técnica, los espermatozoides se extraen directamente del epidídimo, área adyacente a los testículos en la que éstos se almacenan antes de ser eyaculados a través de los conductos deferentes.

La aspiración de epidídimo se recomienda cuando existe una baja concentración de espermatozoides en el semen del hombre o cuando éstos están ausentes debido al bloqueo o la ausencia congénita de los conductos deferentes (azoospermia obstructiva). También es útil para los hombres que se hicieron la vasectomía y que optan por la recuperación de esperma como alternativa a una cirugía reconstructiva.

Los espermatozoides se pueden extraer mediante la recuperación percutánea de espermatozoides del epidídimo (PESA) o con técnicas como la aspiración microquirúrgica de espermatozoides del epidídimo (MESA).

La recuperación percutánea (PESA) se lleva a cabo con una aguja que se inserta en el escroto del hombre hasta llegar al epidídimo, desde donde se extraen los espermatozoides muy suavemente y de manera gradual. Este procedimiento es muy simple, toma menos de 20 minutos y se realiza bajo sedación, por lo que el paciente no experimenta dolor.

Debido a que el número de espermatozoides recuperados suele ser bajo, es necesario combinar esta técnica con la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), en la que basta un espermatozoide de buena calidad para fertilizar al óvulo.

Epididimo Ingenes

La recuperación percutánea (PESA) suele ser la primera opción debido a que es un procedimiento más económico y menos invasivo que la aspiración microquirúrgica de espermatozoides y con frecuencia produce suficiente esperma para un ciclo de ICSI. Sin embargo, es importante considerar que existe el riesgo de que no se recuperen suficientes espermatozoides después de la primera aspiración, por lo que es posible que sea necesario repetir el procedimiento.

Por su parte, la aspiración microquirúrgica de espermatozoides del epidídimo (MESA) es un procedimiento en el que se hace una incisión de entre 1 y 2 centímetros en la piel del escroto y se utiliza un microscopio para examinar los pequeños conductos del epidídimo, en los se almacena el esperma. Dichos conductos se abren y el fluido es recolectado y examinado en el laboratorio en busca de espermatozoides de buena calidad.

La aspiración microquirúrgica de espermatozoides del epidídimo (MESA) se lleva a cabo bajo sedación y, dado que es una técnica compleja, debe ser efectuada por personal experimentado y con equipo de vanguardia. MESA permite extraer un mayor número de espermatozoides que la recuperación percutánea (PESA), lo que hace posible la congelación de semen para futuros intentos y evita que deba llevarse a cabo una nueva cirugía si la pareja no logra tener un bebé como resultado de su primer ciclo de ICSI.

Es normal sentir molestia por unos días después de cualquiera de estos procedimientos, sin embargo, ésta puede resolverse con medicamentos leves para el dolor. La mayoría de los pacientes se recuperan en un día y pueden volver a sus actividades cotidianas, sin embargo, es recomendable que eviten las relaciones sexuales durante dos semanas.

En casos muy graves de infertilidad existe la posibilidad de que no se logre recuperar ningún espermatozoide mediante estas técnicas. Si esto sucede, las parejas pueden optar por una biopsia testicular o por la donación de semen.

Déjanos acompañarte en el proyecto más importante de tu vida
¡Queremos ayudarte!

Contáctanos