Selección de Sexo

Conforme con nuestras políticas de ética, en Ingenes sólo practicamos la selección de sexo en casos muy específicos:

Para evitar la transmisión de enfermedades congénitas que afectan a un género determinado. Éstas incluyen la hemofilia, la distrofia muscular y varias formas de retraso mental.

Con el objetivo de balancear una familia en la que todos los hijos son del mismo sexo.

¿Cómo se lleva a cabo la selección de sexo?

La mayor parte de las muestras de semen tienen alrededor de 50 por ciento de espermatozoides portadores del cromosoma Y y 50 por ciento de espermatozoides portadores del cromosoma X. Por lo tanto, cada pareja tiene las mismas probabilidades de tener un niño o una niña.

Sin embargo, existen diversos métodos que pueden ayudar a incrementar las probabilidades de tener un bebé del género deseado.

En Ingenes la selección de sexo se lleva a cabo mediante la separación de espermatozoides  en dos grupos: los que engendrarían una niña (portadores del cromosoma X) y los que engendrarían un niño (portadores del cromosoma Y). Éstos se distinguen gracias a que el cromosoma X es sustancialmente más grande (aproximadamente 2.8 por ciento) que el cromosoma Y.

El proceso de selección de sexo consiste en:

Seleccion de sexo Ingenes

  1. Procesar y teñir la muestra de semen con un colorante fluorescente que se adhiere temporalmente al ADN de los espermatozoides
  2. Pasar los espermatozoides uno por uno bajo un rayo de luz que ilumina la tintura y hace que brillen. Al ser más grandes, los espermatozoides portadores del cromosoma X absorben más tintura y, por lo tanto, brillan más que los espermatozoides portadores del cromosoma Y
  3. Una computadora identifica los espermatozoides más brillantes y éstos se separan de los menos brillantes
  4. Por último, se elige la muestra de espermatozoides con el cromosoma deseado y se utilizan en un tratamiento de reproducción asistida

Este método de selección de sexo no garantiza el nacimiento de un bebé del género deseado, sin embargo, sus tasas de éxito son de hasta 93 por ciento si se busca tener una niña y 82 por ciento si se desea tener un niño. Es importante señalar que las tasas de embarazo de la fertilización in vitro con espermatozoides seleccionados son ligeramente menores que las tasas de éxito de este método cuando los espermatozoides no se han sometido a ningún tipo de manipulación.

Antes de llevar a cabo la selección de sexo, es fundamental que la muestra de semen se someta a un seminograma para determinar si cuenta con suficientes espermatozoides para su clasificación. Asimismo, debe llevarse a cabo una serología para descartar la presencia de enfermedades de transmisión sexual.

La principal ventaja de este método de selección de sexo es que se lleva a cabo antes de la fecundación, por lo que no involucra el manejo de embriones para pruebas de selección.

Déjanos acompañarte en el proyecto más importante de tu vida ¡Queremos ayudarte!

Contáctanos