Las mujeres con ovario poliquístico pueden tener hijos, con ayuda de un tratamiento de Reproducción Asistida específico, basado en una evaluación completa de su salud reproductiva y los intentos previos que hayan tenido.

Claudia te cuenta su historia aquí, sobre los problemas de infertilidad que ella y su esposo atravesaron, y cómo finalmente lograron concebir a su hijo Matías, gracias a la Fecundación In Vitro, después de buscarlo por más de 5 años.

Ovario poliquísitico y baja movilidad de espermatozoides

“Estuvimos buscando un bebé por 5 años y nada pasaba. Terminamos yendo a varios ginecólogos y clínicas de fertilidad porque en ningún lado nos aseguraban nada. En una de ellas nos dijeron que la inseminación artificial era una buena idea, aunque no nos sentimos muy a gusto cuando nos lo comentaron, porque también dijeron que no había ninguna garantía de que funcionara. ¿Para qué entonces?

Una amiga me recomendó que viniera aquí y nos hicieron varios estudios. Dijeron que mi esposo tenía baja movilidad en sus espermas (Astenozoospermia) y yo tenía ovario poliquístico. Además nos confirmaron que la inseminación artificial no era una opción muy viable para nosotros, debido a todo esto.

las-mujeres-con-ovario-poliquistico-pueden-tener-hijos-clinicas-de-fertilidad-ingenes-reproduccion-asistida-retrato-mujer-latina-mayor-de-35-anos-que-tuvo-a-su-hijo-via-fecundacion-in-vitro
Claudia, Mamá Ingenes con Ovario Poliquístico

Nos explicaron que, con un tratamiento de varios ciclos de Fertilización In Vitro, tendríamos mejores oportunidades, prácticamente todas con 96%, e incluso teníamos la opción de contar con una garantía por notario público para la devolución de todo el dinero, si no lo lográbamos, eso hizo toda la diferencia.

El inicio del camino que me llevó a él

Desde que iniciamos nuestro tratamiento empecé a notar muchos cambios en mí, física y emocionalmente. El humor no es el mismo para nada, me sentía muy cansada, inflamada y hasta la piel la sentía diferente. No es fácil pasar por todo eso, pero al final, saber por qué lo estás haciendo, te mueve.

La disciplina es fundamental para que una pueda hacer todo al pie de la letra, que las inyecciones y los medicamentos se coloquen siempre a la misma hora.

La verdad es que, puedo decirlo, ¡todo salió como queríamos! En nuestro primer intento me colocaron 3 embriones, ¡y me embaracé! El día que el doctor me dio la noticia fue un momento indescriptible, ¡íbamos a ser papás de un niño!

Aquí me dijeron que las mujeres con ovario poliquístico pueden tener hijos, podemos vivir con esa enfermedad y lograr la familia que deseamos tanto, incluso nosotros que también teníamos otro factor con la baja movilidad de espermatozoides de mi esposo. Me lo dijeron, pero no lo creía del todo hasta que por fin vi mi positivo.

las-mujeres-con-ovario-poliquistico-pueden-tener-hijos-clinicas-de-fertilidad-ingenes-reproduccion-asistida-retrato-nino-pequeno-latino-nacido-via-fecundacion-in-vitro-con-estrella-azul-en-la-frente
Matías jugando con sus cochesitos - Bebé Ingenes

Mi embarazo no fue nada complicado, pude dormir súper bien, hacía de todo, solo después de los primeros dos meses tuve muchas náuseas, pero fuera de eso, todo fue perfecto.

¡Es magia pura! No hay otra forma de describir cuando tu hijo nace

Ver nacer a mi bebé fue un momento simplemente mágico, no hay otra palabra para describirlo. El día que nació, tuvieron que programarme para cesárea porque Matías se enredó en el cordón umbilical, era necesario sacarlo cuanto antes.

En el quirófano todo fue muy rápido, en minutos ya estaba afuera. Cuando nació, de inmediato pude ver sus ojitos y su carita hermosa porque me lo acercaron, ¡por fin lo que tanto había soñado se volvía realidad!

Él me abraza todo el tiempo, mi Mati es muy cariñoso, ¡es el niño más deseado del mundo! Lo esperábamos con todas las ganas, y lo amamos muchísimo.

las-mujeres-con-ovario-poliquistico-pueden-tener-hijos-clinicas-de-fertilidad-ingenes-reproduccion-asistida-retrato-familia-ingenes-retrato-de-familia-latina-mama-papa-e-hijo-nacido-via-fecundacion-in-vitro-de-viaje-frente-a-un-lago-en-el-bosque
Claudia y su esposo con su hijo Matías - Familia Ingenes

Mi esposo y yo lo hemos platicado y pensamos contarle todo lo que pasamos, todo sobre nuestro tratamiento de Reproducción Asistida y cada cosa que pasamos para traerlo aquí, toda nuestra historia. Nunca imaginé tener que pasar por esto para poder tener a mi bebé, pero valió la pena cada minuto, ¡amo verlo crecer! Sin duda, él es el mejor regalo que la vida pudo darme.”

Sí, las mujeres con ovario poliquístico pueden tener hijos, ¿ese es tu caso?

El ovario poliquístico es una de las principales causas de infertilidad en México y el mundo, pero este no es un impedimento para que, las mujeres que así lo desean, puedan tener un bebé aún viviendo con este padecimiento.

Hoy en día, existen diferentes alternativas que pueden ayudar a prácticamente cualquier persona que presente esta situación, con hasta 96% de probabilidades de éxito. Sin embargo, es necesario que el tratamiento completo y el control natal posterior sean vigilados de forma exhaustiva por médicos especialistas en fertilidad y Biología de la Reproducción.

Si tienes ovario poliquístico y has intentado embarazarte pero, aún no lo logras, te invitamos a que te acerques con nosotros para recibir una valoración completa de tu salud reproductiva, con el objetivo de identificar el mejor tratamiento que te ayudará a lograrlo.

En Ingenes, hemos atendido con éxito la mayor cantidad de casos de infertilidad en toda América Latina, incluso los más complejos, es por eso que estamos seguros de que podemos ayudarte.

Acércate aquí y cuéntanos tu historia.

Baja reserva ovárica y FIV positiva en su tercer intento, este es el caso de Claudia, quien logró convertirse en mamá de su pequeño Guillermo después de pasar por diferentes clínicas de fertilidad y tratamientos de Reproducción Asistida fallidos.

Ella te cuenta sobre sus dificultades, los prejuicios y la ignorancia que enfrentó por decidirse a tener un bebé siendo mayor de 35 años, cómo logró completar 37 semanas de embarazo y tener un bebé perfectamente sano, aún con un diagnóstico de COVID-19 poco después de su beta positiva.

El doctor me recetó la mejor medicina para lograr mi sueño

"Pasé muchísimo tiempo buscando tener un bebé, recorriendo diferentes médicos, ginecólogos, especialistas y clínicas de fertilidad. Ahí nos dijeron que sólo podía tener como máximo, 60% de probabilidades de embarazarme, esto porque mis folículos ováricos no tenían la capacidad suficiente, tenía una baja reserva ovárica, e incluso nos dijeron que teníamos la opción de adoptar.

Yo laboro en una estancia infantil, siempre he trabajado con pequeñitos y me gusta mucho estar rodeada de niños, no sabes cuánto deseaba tener uno, con toda mi alma quería convertirme en mamá.

Hace apenas dos años conocí a mi esposo, hablamos sobre esto y él también tenía ganas de formar una familia, ¡tanto como yo! Él me dio muchas esperanzas para buscar la manera de lograrlo, busqué por todas partes, investigué en internet, con personas conocidas, y así fue como dimos con el Instituto.

Pedimos nuestra cita, y cuando llegamos, el doctor que nos atendió dijo que sí era posible convertirnos en papás, que con el tratamiento de Reproducción Asistida adecuado, las posibilidades eran mucho mayores de lo que antes nos habían dicho, y pues yo casi lloro de la emoción.

Nos hablaron sobre la mejor opción para baja reserva ovárica y FIV positiva, con un tratamiento de varios ciclos de Fecundación In Vitro, dijeron que esta alternativa era la más viable para nosotros, considerando también nuestra edad e historial médico.

Baja reserva ovárica y FIV positiva: un tratamiento multiciclo era la mejor opción

Decidimos optar por el tratamiento con 3 ciclos y devolución de tu dinero, queríamos estar lo más seguros que pudiéramos, tener esa garantía si al final no podíamos lograrlo. Después pasó algún tiempo para la preparación antes de la transferencia: medicinas, inyecciones, tener la disciplina para hacerlo todo en tiempo y forma.

Los primeros dos intentos que hicimos no se dieron, y eso no fue nada fácil, debo decírtelo. Además, mientras estábamos en medio de ellos, con toda la presión que tú sabes que implica, hubo algunas personas que no nos sumaban nada, que eran imprudentes y nos desanimaban.

Nos decían que ya estábamos grandes, que para qué lo hacíamos, que desafiábamos la voluntad de Dios..., puros prejuicios e ignorancia, ahora lo veo; pero en ese momento duele tanto y no sabes ni qué decir.

Nuestra familia siempre nos apoyó, y eso no tiene precio, se los agradezco infinitamente. Además, también tuvimos a nuestros doctores, nuestra enfermera y el equipo de aquí que tampoco nos dejó, y cada que íbamos a consulta nos alentaban. Mi doctor incluso fue cómplice de Memo, y me recetó la mejor medicina para lograrlo.

Él ayudó a mi esposo a proponerme matrimonio, ¡en pleno consultorio! Se pusieron de acuerdo desde antes, y cuando llegué a consulta me dijo que debía darme una medicina muy especial, algo que no podía quitarme nunca, la más importante en todo el tratamiento. Yo estaba tan extrañada, hasta con algo de miedo, ¡y de repente sacó de su bata el anillo!

Ellos y nuestra familia, mi esposo y todo eso fue lo que me ayudó a seguir, lo que me mantuvo con ánimos y buena actitud, a pesar de lo difícil que llegó a ser el tratamiento en algunos momentos, sobre todo cuando veíamos ese odioso negativo.

Mi Memo fue un pilar fundamental, mi roca, mi soporte para pasar por cada ciclo de FIV y las malas noticias, me ayudó en cada momento, siempre estuvo a mi lado y no tengo forma de cómo agradecerle eso.

La mejor noticia de nuestras vidas llegó en mi 3er. FIV

Cuando llegamos al 3er. ciclo nuevo de Fecundación In Vitro estábamos seguros de que esta vez sí iba a darse. No sé por qué, pero lo sentía, ya habíamos pasado por tanto... ¡Y se dio! El día que fuimos por nuestro resultado de la Beta, ¡me dieron mi positivo!

Fue una gran alegría, aunque al siguiente día tuve una mala noticia que no esperaba para nada, me diagnosticaron con COVID-19.

Con baja reserva ovárica y FIV positiva, por fin lo habíamos logrado y de repente pasa esto, fue un proceso duro cuando recibí esa noticia, pero mis doctores me ayudaron a que todo saliera bien, para que llevara mi control prenatal y todo fuera sin complicaciones en mi embarazo.

baja-reserva-ovarica-y-fiv-positiva-reproduccion-asistida-ingenes-familia-en-bautizo-de-bebe-nacido-via-fecundacion-in-vitro
Bautizo de Guillermo Tadeo - Familia Ingenes

Mi bebé nació perfectamente a sus 37 semanas de gestación, se adelantó un poquito porque ya lo que quería era nacer, recuerdo bien que estaba súper inquieto los últimos días antes de ver el mundo, y yo también, la verdad.

Jesús Guillermo, ese es su nombre y él es todas nuestras ilusiones, es un niño fuerte y con mucha voluntad, con mucho ánimo todo el tiempo, hasta siento que algo les han de poner extra para que salgan así vivarachos.

Hay que anclarse a la ilusión de tener a tu hijo, podría decir que eso es fundamental para lograrlo, aferrarse, y siempre creer que sí es posible, incluso a pesar de lo que muchas personas te puedan decir, tienes que quitártelo de alguna forma y no dejar de pensar en tu bebé.

No importa todo lo que diga la gente, no lo dudes, no dudes de ti y de todo lo que puedes hacer, porque puedes, yo te lo aseguro, si yo pude tú también, ¡todas! Confía con los ojos cerrados en tus doctores, en tus especialistas en fertilidad, ellos harán lo mejor, tú déjate ayudar."

¿Tienes una baja reserva ovárica y también buscas un bebé?

A partir de 35 años la reserva ovárica de la mujer disminuye considerablemente, y aunque existen otras causas de la infertilidad que podrían estarlo generando, la edad es un factor determinante. Sin embargo, tener una baja reserva ovárica no es un impedimento para que puedas tener a tu bebé.

Sabemos que quizás hayas escuchado frases como: “¿Quieres tener un hijo a tu edad?”, "Ya eres muy grande", "Vas a ser su abuela", pero queremos decirte que frases que eso está basado en prejuicios y no en la realidad; actualmente existen múltiples alternativas para convertirte en madre bajo tus términos y cuando tú lo decidas, con ayuda de la Reproducción Asistida.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que están completamente seguras de querer vivir su maternidad y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Una evaluación que se enfoca en identificar aquello que está obstaculizando tu sueño; y trazar un plan de tratamiento personalizado para que tengas a tu bebé.

Acércate a nosotros y cuéntanos cómo ha sido tu camino para convertirte en mamá, hemos atendido con éxito la mayor cantidad de casos en América Latina, incluso los más complejos, y por eso estamos seguros de que podremos ayudarte.

María del Carmen tiene 50 años, su esposo 58 y ambos deseaban tener un bebé, pero para lograrlo debían tener un embarazo con ligadura de trompas, ya que antes ella había decidido no tener más hijos. Cambiar de opinión y querer experimentar la maternidad a una edad reproductiva avanzada es el deseo de millones de mujeres en todo el mundo, y hoy es posible gracias a la Reproducción Asistida.

Conoce la historia de esta pareja que, después de haber sufrido la pérdida de un primer embarazo y a pesar de haber visitado otras clínicas de fertilidad donde "les cortaron las alas", se convirtieron en los orgullosos padres de 2 cuatitos, con ayuda de un tratamiento multiciclo de Fertilización In Vitro.

Pensé que la maternidad y el amor ya no llegarían

“Tengo 50 años y pensé que ya nunca podría convertirme en mamá de nuevo. Fui madre soltera, tengo una hija de 27 años y un hijo de 22. Me operé para no tener más bebés, pero la vida da muchas vueltas y en el camino te pone muchas cosas.

Dicen que si quieres hacer reír a Dios, le cuentes tus planes, ¿no? Aunque pensaba que la maternidad y el amor era algo que había quedado atrás, pasó un tiempo y conocí a mi actual esposo, ya tenemos 14 años juntos y nos amamos muchísimo. Él tiene 58 años, y también tiene un hijo, de 36.

Nosotros teníamos la inquietud de tener un bebé que fuera de ambos y fue por eso que nos apuntamos para ir a una clínica de fertilidad. Al llegar, nos dijeron que solo podría tener mi embarazo con las trompas ligadas, si realizábamos un tratamiento de Fecundación In Vitro.

Un duelo de 4 años al perder a mi bebé

Lo hicimos de esa forma y me embaracé, pero mi bebé no creció y tuvieron que hacerme una intervención para terminar con mi embarazo, eso nos dejó muy lastimados. Solo quienes pasamos por una pérdida como esta sabemos lo mucho que afecta. Mi esposo y yo tuvimos un duelo de 4 años después de eso, estábamos muy lastimados.

Un día, yendo a la capital de Querétaro por la despensa y otras cosas vi que el Instituto estaba ahí, pasamos varias veces frente al edificio, pensando, comentando y discutiendo si pasábamos o no, hasta que convencí a mi esposo y hablamos para pedir una cita.

Durante esa primera cita sentimos que el trato fue muy profesional, nos hicieron estudios a los dos y luego-luego detectaron algo, y esto aparte de que iba para tener mi embarazo con ligadura de trompas. Resulta que yo traía una bacteria en la sangre, y en realidad, era esto lo que me estaba provocando abortos.

Me dieron medicamento para tratar la bacteria, y a la par nos prepararon para empezar nuestro tratamiento de Reproducción Asistida. Elegimos el programa con 4 ciclos de FIV y la devolución de dinero en caso de no tener éxito, eso nos dejó mucho más tranquilos.

Mi transferencia fue una experiencia hermosa, diría que fue lo mejor de todo el tratamiento, ¡sin duda! Eran 3 embrioncitos los que me pusieron, estaba muy, muy nerviosa, pero también rete emocionada.

Aunque la doctora me dijo que podía seguir con mi vida normal, después de la transferencia no quería ni caminar, no hice ningún movimiento brusco y dejé de trabajar por 8 días; era como un miedo mío, pensé que tenía que poner absolutamente todo de mi parte, y si necesitaba quedarme en cama y solo moverme para ir al baño, así lo haría.

Me hice la prueba de embarazo, y más tarde ese mismo día la doctora me llamó diciendo: ‘Estás embarazada, ¡y parece que son 2!’. ¡Dios! Yo estaba tan emocionada, mi esposo y yo gritamos, ni nos esperamos para dar la noticia, ¡fue una emoción tan grande!

Si tuve miedo, cómo de que no, pensaba en mis 50 años y si mi cuerpo podría con esto, pero después pensé: ‘Si Dios me los está mandando, si él decidió que se quedaran amos en mi vientre pues, eso quiere decir que puedo hacerlo y que me los va a dejar’.

El día que nacieron mis nenes me puse a llorar en cuanto los vi, de los nervios que tenía antes de que llegara el día y por todo lo que había pasado, ¡hasta se me olvidaron los nombres! Mi esposo estaba todo vuelto loco en el parto, ¡él fue quien cortó el cordón! Fue un momento muy bonito.

Yetzel y Adriel, así se llaman mis bebés, y llegaron a darle un giro de 180° a mi vida, nada que ver con lo que recordaba que era ser mamá, no es lo mismo cuando son dos de un jalón, no es lo mismo nunca, siempre te enseñan algo nuevo.

Yo ya los esperaba y sabía que iban a llegar, en algún momento y de alguna forma, no sé cómo, pero llegarían. Aún me parece increíble que haya tenido mi embarazo con ligadura de trompas, me da tanto gusto no haber quitado el dedo del renglón y haber insistido. Ellos le dieron luz a mi casa, y les doy las gracias por haberme escogido como su mamá.

Hay muchas clínicas de fertilidad y ginecólogos que nos cortan las alas, por un mal diagnóstico, por nuestra edad o por las decisiones que tomamos en nuestra vida, pero sí se puede, sí existen nuestras estrellas en el cielo, y sí es posible bajarlas con ayuda de los especialistas en fertilidad adecuados, de Dios, y también poniendo nuestro granito de arena. Amo a mis 4 niños y quiero que sepan que así será aquí y hasta el infinito, hoy y siempre donde quiera que esté".

¿Buscas un embarazo con ligadura de trompas y no lo has logrado?

En caso de que tú también estés intentando un embarazo con ligadura de trompas y no lo hayas logrado todavía, es importante que acudas con especialistas en Biología de la Reproducción, que evalúen el estado completo de tu salud reproductiva.

En Ingenes contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que, como tú, que quieren ser mamás y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar las causas que te han impedido lograr ese sueño antes, y trazar un plan de tratamiento de Reproducción Asistida personalizado.

Más que una clínica de fertilidad, somos el instituto que ha atendido con éxito la mayor cantidad de casos en toda América Latina, todo gracias a nuestros laboratorios FIV, procesos de investigación continua y tecnología de punta.

Cada caso es llevado de cerca por un equipo completo de expertos médicos y científicos: embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción, biólogos y psicoterapeutas, entre otros.

Estamos seguros de que este es el camino que te llevará hasta tu propia estrellitaAcércate con nosotros aquí y cuéntanos tu historia, nosotros te ayudaremos a escribir la mejor parte con tu bebé a casa.

Mamá es una palabra que tiene múltiples formas y escenarios, y que en México se ha transformado drásticamente durante los últimos años. 53% de las mujeres que son madres en nuestro país han formado una familia distinta al modelo tradicional de madre, padre e hijos; generando múltiples realidades sobre lo que significa la maternidad en nuestro país.

¿Tener hijos o no tenerlos? Un dilema de las mujeres en México y el mundo

Cada vez más mujeres en todo el mundo están tomando la decisión de no tener hijos. De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hace más de dos décadas; en el año 1999, las mexicanas tenían casi 3 hijos en promedio; sin embargo, para 2020, ese número descendió hasta 1 solo bebé.

La realidad global muestra la misma tendencia desde la década de 1960, con una baja progresiva en el número de nacimientos.

elon-musk-humanidad-desaparecera-si-no-tenemos-mas-hijos-banco-mundial-tasa-natalidad
Tasa de natalidad a nivel mundial - Banco Mundial

No obstante, aún existen muchas mujeres que desean vivir su maternidad, aunque quizás no bajo las mismas normas que regían a las familias tradicionales hace varias décadas.

¿Cómo son las madres mexicanas?

Aún cuando la fecundidad y los deseos de maternidad van a la baja en todo el mundo; para el año 2020, 7 de cada 10 mujeres mexicanas mayores de 15 años tuvieron al menos 1 hijo; representando un total de 72.4% del sector total de ese sector de la población.

Lo anterior quiere decir que, menos del 30% de las mujeres mexicanas en edad reproductiva no tienen hijos o no han decidido hacerlo aún, y que la gran mayoría de estas personas aún están optando por ejercer su maternidad.

Pero, los deseos de ejercer o posponer esta opción de la vida de una mujer, no es lo único que se ha transformado de forma drástica en nuestro país. Las madres mexicanas de hoy, han tomado diferentes caminos y viven realidades distintas que es necesario reconocer y visibilizar.

Madres casadas y madres solteras en México

Más de la mitad de las mamás mexicanas ejercen esta parte de su vida de una manera diferente a la tradicional (mujer casada y con hijos), y únicamente 47% de ellas se encuentran casadas.

quiero-ser-mama-distribucion-porcentual-de-mujeres-de-15-anos-y-mas-con-al-menos-un-hijo-grafica-inegi

Cerca de 77% del total de las madres solteras en nuestro país tienen uno o dos hijos y prácticamente el mismo porcentaje de ellas participan activamente en diferentes sectores de nuestra economía, lo que se traduce en una gran cantidad de madres solteras que sostienen la economía familiar.

Aunque la mayoría de las mujeres que son madres en México, continúan ejerciendo su maternidad estando casadas, una mayor cantidad de mujeres lo hace de forma distinta, dando pie a una amplia diversidad en los tipos de familia en nuestro país.

La maternidad es una decisión de cada mujer

Ser mamá es una decisión que cada mujer debe poder ejercer de forma libre, sin presiones de la sociedad, de su familia o de cualquier otra persona; y aunque un número de mujeres cada vez mayor está optando por no ser mamá, existen muchas otras que desean serlo y enfrentan todo tipo de escenarios complicados para consolidar ese sueño.

Yo quiero ser mamá

En México, 15% de las mujeres en edad reproductiva que desean ser mamás, enfrentan problemas para concebir al intentarlo con sus parejas, pero muchas de ellas han logrado alcanzar su objetivo con ayuda de distintas técnicas de Reproducción Asistida.

Contrario a lo que algunas personas suelen pensar, las mujeres que deciden hacer todo lo que está en sus manos para ser mamás son tan diversas como la realidad misma. Algunas han enfrentado situaciones médicas complejas, y otras han optado por hacerlo sin pareja o con su pareja mujer:

¡Quiero ser mamá! Yo elegí ser madre soltera

Cisne, Anthar y Ghalen - Familia Ingenes

Cisne es una mujer que decidió ser madre soltera con ayuda de un tratamiento multiciclo de Fertilización In Vitro.

¡Quiero ser mamá! Yo elegí ser madre después de los 40 años

Cecilia y Angélica - Familia Ingenes

Cecilia es una mujer que decidió posponer su maternidad hasta que estuviera lista y tuvo un embarazo después de los 48 años.

¡Quiero ser mamá! Yo elegí ser madre con mi pareja mujer

metodo-ropa-fertilizacion-in-vitro-tenemos-un-hijo-de-las-dos-madres-y-bebe-felices
Marilú, Karla y su bebé Camilo - Familia Ingenes

Karla y Marilú decidieron compartir su maternidad y tener un hijo de las dos con ayuda del Método ROPA de Fertilización In Vitro.

Ser madre en México tiene múltiples formas y diferentes escenarios, pero todas las maternidades deben ser elegidas, ya que esto incide directa y positivamente en la calidad de vida de la familia, de su entorno y de la comunidad entera.

Ingenes McAllen, nuestra primera sucursal en abrir sus puertas en los Estados Unidos, fue reconocida como miembro de la Cámara de Comercio de McAllen, Texas; que representa a la comunidad empresarial de McAllen en todos los niveles para impulsar aquellas organizaciones que promueven el crecimiento económico, la innovación y el desarrollo de la región.

¿Qué es la Cámara de Comercio de McAllen?

La Cámara de Comercio de McAllen en el estado de Texas en los Estados Unidos fue fundada en 1925 con su precursor, el Club de Hombres de Negocios de McAllen, que impulsó la creación de la ciudad en el año 1911.

camara-de-comercio-de-mcallen-texas-ingenes-instituto-fachada-principal-de-la-camara-de-comercio-de-mcallen-texas
Cámara de Comercio de McAllen, Texas en los Estados Unidos

Actualmente, esta cámara es la más grande en un área de 15 condados, y es ampliamente reconocida como la más innovadora, progresista y por estar siempre a la vanguardia en el impulso, la creación y el desarrollo de nuevos esfuerzos empresariales del área.

Su objetivo principal es ayudar a las diferentes compañías estratégicas de McAllen a tener éxito y acelerar las conexiones y redes entre las empresas miembro, para impulsar la economía de la ciudad, su imagen, y con ello, contribuir a mejorar la calidad de vida de todos sus habitantes.

¿Cómo se beneficia a la comunidad de McAllen?

camara-de-comercio-de-mcallen-texas-ingenes-instituto-celebracion-mexicana-en-calles-de-mcallen-texas-mujeres-con-trajes-tipicos
Celebración a la cultura mexicana en McAllen, Texas

Como representante de toda la comunidad empresarial del área, la Cámara de Comercio de McAllen funciona como un catalizador para hacer crecer la economía a través de distintos ejes clave:

Ingenes McAllen, Reproducción Asistida al alcance de todas las mujeres

camara-de-comercio-de-mcallen-texas-ingenes-instituto-fachada-principal-de-clinia-de-fertilidad-reproduccion-asistida-en-ciudad-de-mcallen-texas-estados-unidos
Sucursal Ingenes McAllen

En abril de 2022, nuestro Instituto en McAllen, Texas fue reconocido como parte de la Cámara de Comercio de McAllen, sumándose a más de 1,300 empresas miembro, que mantienen los más altos estándares en cada uno de sus procesos, garantizando productos y servicios de la más alta calidad.

Como Instituto líder en tratamientos de Reproducción Asistida en Latinoamérica, nos enorgullece ampliar nuestros horizontes hacia los Estados Unidos, para poder ayudar a que cada vez más mujeres puedan cumplir su sueño de transformarse en madres, con apoyo de los grandes avances científicos que se han dado en este campo, y que ahora están aún más al alcance de todas las personas.

Mayor tasa de éxito que cualquier clínica de fertilidad en los Estados Unidos

Nuestra sucursal Ingenes McAllen, representa una gran oportunidad para miles mujeres que desean tener un bebé pero que, por diferentes motivos, aún no lo han logrado. Nuestras tasas de éxito son las más altas en América Latina y 10% más que cualquier otra clínica de fertilidad en los Estados Unidos.

Nos sentimos orgullosos de incursionar en el mercado estadounidense, iniciando en una comunidad tan vanguardista y con un amplio potencial de crecimiento en todos los niveles.

ingenes-mcallen-camara-de-comercio-de-mcallen-texas-placa-de-miembro-2021-2022
Placa miembro de Ingenes de la Cámara de Comercio de McAllen

Formar parte de una organización tan prestigiosa como la de la Cámara de Comercio de McAllen es algo que nos impulsa a continuar dando los mejores servicios en salud reproductiva, y una muestra de que este tipo de alianzas son clave para continuar ampliando el acceso a servicios avanzados de Reproducción Asistida a cada vez más personas.

Ser madre soltera es una decisión por la que muchas mujeres son cuestionadas todos los días, debido a prejuicios y desinformación. Noemí decidió que su deseo por ser mamá era mucho más importante que cualquier idea preconcebida sobre hacerlo sin pareja, y lo logró después de cumplir 46 años.

Ella te cuenta cuál fue el camino que la llevó a querer ser mamá soltera, sobre la presión que enfrentó al decidirse por hacerlo, y el tratamiento multiciclo de Fertilización In Vitro con el que logró a sus cuatitas.

¿Cómo ser mamá soltera después de los 40 años?

ser-madre-soltera-ingenes-instituto-mama-en-quirofano-dando-a-luz-a-dos-hijas-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro

“¡Al ver a mis cuatitas por fin estaba en shock! Cuando llevas un tratamiento y te transformas en mamá creas un lazo tan fuerte con tus pequeños, quizás aún más que otras madres que lo logran sin ayuda, porque luchaste muchísimo para que puedan estar contigo.

Yo tengo 46 años y soy de Poza Rica, Veracruz. Quería ser mamá antes de que cumpliera mis 30, pero por una u otra cosa no fue así. Desde que tenía 25 años supe que algo no estaba funcionando muy bien conmigo y fui con mi ginecóloga para saber qué pasaba.

Me hizo distintos estudios, pero nunca encontró alguna enfermedad, mi doctora dijo que todo estaba bien. En ese entonces, yo tenía una pareja que no estaba muy de acuerdo con hacer un tratamiento de fertilidad, así que lo seguimos intentando de manera “natural” por otros 5 años más.

Cuando llegué a los 30 me separé de él, y ahí fue cuando decidí seguir este camino por mi cuenta, porque yo en verdad quería ser madre. Después de eso llegué al Instituto y, la verdad que estaba muy nerviosa, jamás es fácil iniciar un tratamiento de Reproducción Asistida, y menos si lo haces sola, pero este anhelo es mucho más grande que cualquiera de esos prejuicios que pueda tener uno sobre ser madre soltera.

Un mioma complicaba que yo pudiera embarazarme

Mientras estaban haciéndome estudios aquí, descubrieron que yo tenía un pequeño mioma en el útero, y eso era lo que podía estar impidiendo que cualquier embrioncito pudiera implantarse, pero me dijeron que, aún con eso, yo podría ser mamá.

Piensas que al pasar los 30 años ya eres grande, te lo dicen en todas partes, y el sueño de estar embarazada lo ve una cada vez más lejano, pero no es así.

Comenzamos la Fertilización In Vitro, la hicimos con un donante de esperma; y claro que sí, claro que fue duro, no te voy a decir que fue lo más sencillo del mundo para mí. Y es que, desde niñas nos enseñan que tener un bebé siempre se hace en pareja, que no puedes hacerlo sola, ¡pero eso es falso! Y además, nunca estuve sola.

Ser madre soltera no quiere decir que estás sola

Yo siempre tuve el apoyo de mi familia, principalmente de mi mamá , ella me ayudó a colocar algunos de mis medicamentos, estuvo ahí para escucharme y para animarme en todo. Ser madre soltera no quiere decir que estás sola, siempre hay alguien para ti, tu familia, tus amigos y tus doctores son tu red de apoyo.

¿Qué fue lo mejor de toda esta experiencia? Bueno, además del día que nacieron, ¡el día de mi transferencia! No podía creerlo cuando estaba en esa etapa, recé muchísimo para embarazarme en mi primer ciclo y así fue.

A los 15 días me hice la prueba de embarazo y al día siguiente me habló mi doctora para decirme: ‘¡Felicidades Noemí, lo logramos!’ Me embaracé de dos hermosas princesas, ¡estaba tan contenta! El día que por fin pude verlas estaba fuera de mí, todo eso por lo que tanto había soñado y luchado por fin era una realidad.

En ese momento es cuando crees en el amor, cuando te vuelves una con tus hijas y creas un lazo tan fuerte, ¡es instantáneo!

ser-madre-soltera-ingenes-instituto-mama-ingenes-con-sus-dos-ninas-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro-vestidas-para-15-de-septiembre

Si quieres ser madre soltera, con pareja o como sea, ¡lucha por tu sueño! Lucha sin importar que tan pesado sea, tienes que darlo todo. Ahora que estoy con mis niñas en casa, que las estoy viendo crecer, correr y descubrir el mundo, eso me llena el corazón. Si supiera que ellas son quienes me esperaban al final de mi tratamiento y de lo que he vivido hasta ahora, lo volvería a hacer todo de nuevo, porque por ellas es que yo vivo”.

¿Quieres ser madre soltera después de los 40 años?

Si tienes 40 años o más y quieres ser madre soltera, debes saber que la Reproducción Asistida brinda múltiples alternativas para que puedas consolidar tu sueño, como la Inseminación Artificial o la Fertilización In Vitro con apoyo de un banco de esperma.

El momento justo para ser mamá es cuando tú te sientas lista, y hoy en día el reloj biológico ya no es un freno. Acércate aquí, cuéntanos más de ti y cómo te imaginas siendo mamá, nosotros te ayudaremos a delinear el camino para hacer realidad el escenario que imaginas contigo cargando a tu bebé.

Maite perdió un bebé a las 5 semanas de gestación y, posteriormente, tuvo abortos recurrentes. Ella te cuenta su historia y cómo después de un primer ciclo de Fertilización In Vitro, sus especialistas en fertilidad detectaron que una enfermedad autoinmune estaba provocando que sus embarazos no llegaran a término.

"Lograba embarazarme, pero no podía retenerlos porque tengo una enfermedad autoinmune"

"Yo tenía una enfermedad autoinmune, SAF (Síndrome Antifosfolípido), y eso me provocó abortos recurrentes a lo largo de los años. A los 3 meses de que mi esposo y yo nos casáramos, me embaracé, pero perdí mi bebé a las 5 semanas...

abortos-recurrentes-ingenes-instituto-mama-ingenes-mayor-de-35-anos-madre-en-dia-de-parto-con-sus-dos-hijas-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro
Maite y sus hijas el día de su nacimiento - Mamá Ingenes

Fue muy doloroso, más de lo que puedes imaginar, y de todas las maneras, física, mental y emocionalmente. Tuvimos que dejar pasar algún tiempo para recuperarnos de eso. Mi esposo y yo viajamos e intentamos despejarnos, pero no fue sino hasta después de 2 años que hablé al Instituto.

Aquí, me hicieron una serie de análisis y en un principio no encontraron alguna cuestión que me impidiera embarazarme, ni tampoco algo relacionado con mi esposo.

Con mi 1er. FIV descubrimos la razón de mis abortos recurrentes

Me hicieron un primer ciclo de Fertilización In Vitro, ¡y en la primera cayó! Después fuimos a nuestra revisión, pero no había latido y me tuvieron que hacer un legrado.

Cuando eso pasó, mis doctores revisaron todo lo que habíamos hecho en ese intento, de principio a fin, y después de un tiempo descubrimos todo. Resulta que yo no tenía problema para embarazarme, pero la razón de que estuviera perdiendo a mis bebés era que tenía SAF (Síndrome Antifosfolípido).

Me dieron medicina especial para controlarme este tema que estaba provocando mis abortos recurrentes, junto con los otros medicamentos hormonales para mi nuevo ciclo de Fertilización In Vitro. Hicimos varios ajustes a lo largo del camino y llegamos a mi 3er. FIV, en el que me pusieron 3 embriones.

Llegamos con mucho miedo a mi primer eco, pero vimos 2 bolsitas, escuchamos 2 latidos y fue increíble, sentimos muchísima emoción, aunque me daba miedo si podría tener la capacidad física para que esos dos seres se desarrollaran dentro de mí.

Fui para hacer mi prueba de embarazo y la doctora me dijo que era positivo, pero mi Beta estaba tan alta ¡que probablemente eran 2 bebés!

Tú puedes con esto, ¡y con mucho más!

abortos-recurrentes-ingenes-instituto-mama-ingenes-con-esposo-y-sus-dos-hijas-a-un-mes-de-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro
Maite y su esposo con sus dos hijas - Familia Ingenes

Después pensé que si la vida me había mandado a 2 personitas era porque yo podía hacerlo. Mi embarazo fue complicado al principio, tuve que estar en reposo absoluto porque tuve algunos sangrados, pero a partir del 4to. mes logré disfrutar mi embarazo al máximo, ¡fue maravilloso sentirlas creciendo dentro mío! Quería que todo el mundo viera mi pancita.

Logramos llegar a las 36 semanas, en ese momento mis bebés ya pesaban más de 2 kilos y me programaron para el día de su nacimiento. Isabela y Victoria llegaron a este mundo el 12 de septiembre de 2019, ¡fue padrísimo! Mi esposo estaba tan emocionado.

A todas las mujeres que están pasando por lo mismo, si han tenido abortos recurrentes y no saben cuál es la razón, yo les diría que no se dejen, que el sueño de ser mamás se puede lograr, hay que creérselo y luchar con todas tus fuerzas.

Isabela y Victoria en su primer cumpleaños - Bebés Ingenes

Yo sé que van a encontrar muchas piedras en el camino y que, a veces, parece que solo fuera eso, pero debes levantarte, debes encontrar la forma y hacerlo, y créeme que lo lograrás. Y cuando te conviertas en mamá será lo más maravilloso del mundo.

No cambio por nada a mis niñas, el cariño que les tengo es un amor indescriptible. Quiero decirles a ellas, a mi Isabela y a mi Victoria, que les doy las gracias por escogerme como mamá, gracias por haber escuchado mi súplica de que llegaran a casa, son preciosas y las amamos con todo el corazón, las esperamos tanto y ustedes son lo más especial que existe en el mundo, quizás tardamos tanto porque solo así podían ser perfectas, y lo son. Ustedes lo son todo para nosotros".

abortos-recurrentes-ingenes-instituto-dos-bebes-ninas-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro-con-diadema-de-mono-rosa-y-playeras-con-corazones
Isabela y Victoria mirando a su mamá - Bebés Ingenes

¿Has tenido abortos recurrentes y aún no logras ser mamá?

Un aborto espontáneo es la pérdida del embarazo antes de las 20 semanas de gestación; sin embargo, cuando ocurre dos o más veces consecutivas, se conoce como pérdida gestacional o abortos recurrentes.

Si este es tu caso, queremos decirte que existen distintas causas que pueden estarlo provocando, como problemas fetales, trastornos hormonales o inmunológicos, por lo que es importante que acudas con especialistas en fertilidad que puedan determinar la razón específica de estas pérdidas.

Sabemos que en este camino, perder un bebé es lo más difícil que podrías experimentar; pero queremos que tengas presente que siempre existen alternativas para lograrlo.

Acércate aquí y cuéntanos lo que has atravesado, para trazar un tratamiento específico que te lleve a terminar tu embarazo y tener a tu bebé en casa.

Cisne quiso ser madre soltera y tener un embarazo con FIV, pero fue hasta después de los 35 años que tuvo a sus 2 bebés. Ella te cuenta aquí cómo fue que sintió la necesidad de vivir su maternidad y el proceso de Reproducción Asistida que atravesó para lograrlo en su cuarto ciclo, aún viviendo con ovario poliquístico.

"Después de los 35 la vida me entregó 2 diamantitos"

“Yo quería un bebé y en mi 4a. Fertilización In Vitro la vida me mandó 2 diamantes. En el momento que por fin pude tenerlos en mis brazos, les di las gracias por haber luchado tanto para poder llegar conmigo.

Atravesar un tratamiento de Reproducción Asistida y un embarazo con FIV no es fácil, debes tener entereza. A las mujeres nos educan para ser mamás, y muchas queremos cumplir ese deseo, pero no nos dicen las dificultades que podemos llegar a tener.

embarazo-con-fiv-ingenes-instituto-mujer-mayor-de-35-anos-embarazada-de-gemelos-via-fecundacion-in-vitro-en-su-baby-shower
Cisne en su baby shower - Mamá Ingenes

Yo estudié, trabajé, salí y disfruté muchísimo mi juventud, fui muy afortunada y siempre hice todo lo que quise, quería realizarme en lo profesional, tener una feliz y plena antes que casarme o tener hijos, pero llegó un momento en que nació en mí esa necesidad, porque no era un deseo, era una necesidad casi instintiva de ser mamá que no te puedo explicar, un anhelo de transformarme en mamá.

A los 33 años pensé que ya había logrado lo suficiente en mi vida y que ya había llegado el momento de tener a mis bebés. Acudí a una clínica de fertilidad en donde me dijeron que tenía ovario poliquístico y que jamás podría tener un bebé… ¿En qué momento pasó esto? No podía creer lo que escuchaba, me hizo pedazos.

Una va con el médico esperanzada, jamás piensas que te pueden decir algo así, y le creí. Fue hasta un año después que mis papás me acompañaron al Instituto, y aquí me dijeron que, a pesar de lo que tenía, podía embarazarme. No sé si el otro ginecólogo que vi antes no tendría el conocimiento suficiente, aún pienso en por qué me habrá dicho eso.

"Mi primer FIV no resultó y esa mujer de piedra que yo era, se vino abajo"

No fue nada fácil, debo decirte, en mi primer Fecundación In Vitro subí casi 25 kilos, las hormonas, los medicamentos y todo me cayó mucho, estaba muy susceptible, pero mi ilusión de ser mamá era mucho más grande que eso. Desafortunadamente ese ciclo uno fue negativo.

Esa mujer de piedra que yo era se vino abajo, no hay forma de prepararte para eso. ¿Cómo le hice para levantarme después? El apoyo de mi papá y de mi mamá me ayudó muchísimo, ellos me dieron la fuerza.

Mi 4to. y último ciclo, un embarazo con FIV que funcionó

Pasamos el segundo, el tercero y hasta llegar a mi 4to. ciclo de Fecundación In Vitro, en ese momento yo ya iba con mucha más cautela. Con cada nuevo intento fui mejorando mi alimentación, mi peso, los tiempos para tomar los medicamentos, y fue ahí cuando la vida me los mandó.

Mi embarazo fue de cuidado extremo, dormir y dormir, pero durante todos esos 9 meses yo les hablaba, ¡y ellos me respondían! Me la pasaba contándoles todo, incluso ya les hablaba por su nombre, ellos se movían, uno más que otro, y puedo jurarte que siguen con la misma personalidad. Uno se la pasaba dando vueltas y su hermanito tranquilo del otro lado de mi pancita.

A pesar de eso, te juro que sus pataditas no me dieron ninguna molestia, cuando era hora de dormir se los decía, y ellos se mantenían muy tranquilitos.

El día que nacieron, sus bolsitas se rompieron antes de tiempo, y tuvieron que hacerme una cesárea de emergencia, sentí mucho miedo de que todo lo que había hecho se estropeara en un segundo, pero afortunadamente todo salió perfecto.

Pasé de tener un embarazo con FIV a lograr a mis nenes en mi último ciclo. ¡Tuve a mis bebés, a mis 2 diamantes preciosos! Primero escuché el llanto de Anthar y al minuto salió Ghalen. En el momento que por fin logré tenerlos en mis brazos les di las gracias por haberse quedado conmigo.

embarazo-con-fiv-ingenes-instituto-familia-ingenes-retrato-mama-con-sus-dos-hijos-nacidos-via-fecundacion-in-vitro-en-su-primera-navidad
Cisne, Anthar y Ghalen en su primera Navidad - Familia Ingenes

Ellos son mis diamantitos, ¿sabes por qué? Porque un diamante se logra con esfuerzo, con calor, con mucho tiempo. Su mamá y su papá soy yo, y somos una familia perfecta, ellos son mi sueño hecho realidad, son inteligentes, platicones y reterisueños. Siempre serán amados y siempre voy a luchar por ellos y para ellos”.

¿Quieres tener 2 bebés después de los 35 años?

Si tienes más de 35 años y quieres tener 2 bebés pero aún no lo has logrado, queremos decirte que, en Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad después de los 35 años.

Un programa que se enfoca en identificar las causas que te han impidiendo lograr ese sueño antes y trazar un tratamiento acorde a tus circunstancias e intentos específicos, llevado a cabo por un equipo de expertos en Biología de la Reproducción.

Acércate con nosotros y cuéntanos cómo ha sido tu camino en la búsqueda de tu bebé, ¡te ayudaremos a cumplir tu sueño!

El método ROPA para quedar embarazada es un tratamiento de Reproducción Asistida, que permite a las parejas de mujeres experimentar una maternidad compartida; es decir, tener un hijo o hija que será de ambas. Este fue el caso de Guadalupe, quien junto con su esposa lograron al pequeño Matías; ella te cuenta su historia aquí.

Método ROPA para tener un bebé de ambas

Dentro de las diferentes alternativas que ofrece la Reproducción Asistida, existe un tratamiento denominado Método ROPA, también conocido como maternidad compartida; que utiliza la técnica de Fertilización In Vitro (FIV) para formar un embrión con el óvulo de una mujer, que se implantará en el vientre de otra.

Aunque este uso de FIV suele ser más conocido y utilizado en procesos como el de la Maternidad subrogada o vientre de alquiler; los avances científicos en este campo nos permiten ampliar su aplicación para consolidar el sueño de millones de parejas de mujeres que han decidido convertirse en madres.

¿Cómo funciona el Método ROPA?

El Método ROPA para quedar embarazada llevado a cabo con familias homoparentales de dos mujeres, consiste en utilizar el óvulo de una para formar un embrión, con apoyo de un donante de esperma. Una vez que el embrión se ha desarrollado de forma exitosa, se procede a su implantación en el vientre de la otra mujer. 

De esa forma, una de ellas se convertirá en madre biológica y la otra en madre gestante; sin embargo, ambas estarán brindando su material genético al embrión. De esta forma, las parejas de mujeres que deciden realizar el Método ROPA, pueden vivir su maternidad como pareja y así crecer a su familia.

"Matías tendrá 2 mamás que siempre darán todo por él"

metodo-ropa-para-quedar-embarazada-ingenes-instituto-bebe-nacido-via-fecundacion-in-vitro-nino-dormido-abrazando-oso-de-peluche
Matías en su primera sesión fotográfica a un mes de nacer - Bebé Ingenes

“Nuestra familia quizás no esté dentro de la norma, pero tiene tanto amor e incluso más que la de cualquier otra persona. Mi pareja y yo teníamos ya 8 años juntas cuando platicamos que queríamos tener un bebé. Nos pusimos las pilas para explorar todas las opciones y nos encontramos con el Método ROPA para quedar embarazada.

Investigamos todo sobre esto por internet, nos metimos a todas las páginas que vimos, y si encontramos distintas alternativas para nosotras, como la inseminación artificial; pero esta fue siempre nuestra primera opción. Para comenzar con todo, primero fuimos con un ginecólogo y lo intentamos con él tres veces, pero nunca se logró.

Él fue muy sincero, se lo agradezco mucho, nos dijo que no sabía exactamente por qué no funcionaba y nos recomendó el Instituto, dijo que aquí era algo seguro.

Los busqué y me registré por internet, me llamaron para la cita y cuando llegamos con nuestro especialista de fertilidad aquí, todo lo que me dijo me hizo sentir que él realmente sabía de lo que hablaba. Él nos inspiró mucha confianza; aunque, también me sentía preocupada porque hacer un tratamiento de Reproducción Asistida implica tantas ilusiones, y la verdad, muchos gastos.

Nos explicaron el tema de los programas multiciclo que son más complejos y con mayores probabilidades de éxito, pero su costo es algo para lo que una no está preparada, sinceramente. Lo que nos hizo continuar fue que aquí nos daban la garantía de que, si no lo lográbamos, nos devolverían nuestro dinero, eso hizo la diferencia y nos súper animamos a intentarlo.

metodo-ropa-para-quedar-embarazada-ingenes-instituto-bebe-nacido-via-fecundacion-in-vitro-nino-vestido-de-blanco-para-su-bautizo
Matías vestido de blanco, listo para su bautizo - Bebé Ingenes

Antes de llegar aquí no me habían dado un diagnóstico como tal, en realidad no creí que lo necesitara, pero antes de cualquier cosa, antes de decirnos de los paquetes y todo, me dijeron que necesitaban evaluar mi útero, mis ovarios, mi salud reproductiva completa, porque eso podría generar ajustes con medicamentos, intervenciones u otros análisis; para personalizar mi tratamiento y darme todas las probabilidades que se pudieran para nosotras.

Después de la evaluación me dijeron que tenía ovario poliquístico, y aunque eso no era un impedimento para tener a mi bebé, contar con más de un ciclo de FIV sería mucho más seguro.

Mi esposa y yo lo platicamos, checamos bien las opciones y nos decidimos por el plan de 3 ciclos de Fecundación In Vitro con garantía, con el que nos devolverían 50% del dinero en caso de no lograrlo. Y mira que fue un gran reto juntar todo, pero estaríamos mucho más tranquilas así.

Nuestro primer ciclo de Fertilización In Vitro

En el primer ciclo nos inyectamos hormonas y ambas tomamos los medicamentos, nos preparamos las dos, atravesamos cada inyección juntas y eso nos daba fuerza, ya te imaginarás las dos llenas de hormonas juntas, la casa de repente andaba patas pa'rriba con las dos llorando; pero fuera de eso nos fue muy bien en toda la preparación.

metodo-ropa-para-quedar-embarazada-ingenes-instituto-bebe-nacido-via-fecundacion-in-vitro-nino-vestido-de-traje
Matías vestido con su primer traje - Bebé Ingenes

Cuando llegó el momento, a mi pareja le hicieron su punción ovárica, y elegimos el donante perfecto del banco que también tienen aquí, ¡todo estaba listo y yo era un manojo de nervios! Después implantaron el embrioncito en mi vientre, no hay palabras para describir ese momento tan mágico, cuando me lo pusieron vi un destello en la pantalla, como una estrellita que brillaba ahí.

Me hicieron la prueba de embarazo y fue positiva, pero no había embrión. Eso fue algo tan fuerte, aún lo recuerdo y me cuesta un poquito; eso es lo más fuerte de todo esto, no las inyecciones, no la espera, hacerlo todo, ilusionarte y que todo se desmorone en un segundo cuando no hay nada en el ultrasonido.

"Mis médicos hicieron ajustes en el proceso y lo dimos todo una segunda vez"

Esperamos un mes después de eso, mis médicos se reunieron para revisar todo lo que habíamos hecho, lo consultaron con otros que también están ahí, y nos explicaron que cambiaríamos un poco el proceso para este nuevo ciclo número dos.

Eso no fue todo lo que cambió, nosotras también cambiamos nuestra mentalidad, porque antes teníamos mucho miedo, yo sentía tanta incertidumbre; pero en esta segunda FIV me propuse ser lo más positiva posible, intentar pensar solo en que sí se iba a dar.

Volvimos a dar positivo, pero ahora quisimos llevar todo con calma, no alterarnos de más y esperar lo más tranquila posible; y justo cuando pasaron tres semanas, ¡escuchamos su corazón! Su corazoncito hermosos estaba ahí, dentro de mí latiendo con todas sus fuerzas, se escuchaba tan rápido, tan fuerte, ese fue el mejor momento de toda mi vida.

metodo-ropa-para-quedar-embarazada-ingenes-instituto-bebe-nacido-via-fecundacion-in-vitro-retrato-familiar-dos-mamas-con-su-bebe-vestido-de-blanco
Matías y sus mamás, una familia con tanto amor como cualquier otra - Familia Ingenes

Mi esposa y yo estuvimos juntas todo el tiempo, desde el segundo uno que decidimos aventarnos por el Método ROPA para quedar embarazada e incluso cuando Matías nació. ¡Eso fue tan emocionante!

Quiero aprovechar esto para dirigirme a todas las parejas de mujeres que están pensando en transformarse en mamás, quiero decirles que no les importe el qué dirán, ¡atrévanse! La familia no tiene solo una definición, existen todo tipo de familias en México y todo el mundo, y lo que más importa es su deseo y sus ganas de compartir todo el cariño con un ser que será de ambas. ¡Nada ni nadie más importa!

Nuestra familia quizás no está dentro de la norma, pero tenemos tanto amor como las demás e incluso muchísimo más, estoy completamente segura de ello. Somos 2 mamás que lo adoran y mi Mati tiene 2 pares de abuelas y abuelos, somos las más afortunadas del mundo.

Hoy todo lo que hacemos es entorno a él, y Matías siempre va a contar con una o con otra, eso me tiene completamente tranquila porque siempre tendrá a alguien junto a él”.

¿Te interesa realizar el Método ROPA para quedar embarazada?

En caso de que ú y tu pareja estén considerando utilizar el Método ROPA para quedar embarazada es importante que acudan con especialistas en fertilidad para que evalúen la salud reproductiva de ambas, y les brinden un tratamiento de Reproducción Asistida considerando esto.

Para la mujer que decide aportar los óvulos, será particularmente importante evaluar su reserva ovárica. Mientras que, para la mujer que gestará el bebé, es importante que su útero y el resto de su cuerpo esté en óptimas condiciones.

Si deseas compartir la maternidad con tu pareja mujer, te invitamos a entrar aquí y contarnos más sobre tu historia, y así trazar el mejor camino para tener a su bebé.

Clara tiene útero retroverso, una condición que es muy común en las mujeres y, en ocasiones, puede complicar que logren concebir. Conoce aquí su historia y cómo se transformó en mamá de su pequeño Pedro cuando tenía más de 39 años.

¿Qué es el útero retroverso?

El útero retroverso, útero retrovertido o útero invertido es una condición en la que la matiz o útero de la mujer se encuentra al interior del cuerpo de forma diferente a la que normalmente debería estar, con una inclinación hacia atrás, en lugar de hacia adelante; algo tan frecuente que, 1 de cada 5 mujeres lo experimenta.

Esta condición puede existir desde el nacimiento, o puede desarrollarse posteriormente, como ocurre con algunas mujeres en edad reproductiva avanzada, debido al debilitamiento de los ligamentos pélvicos al momento de la menopausia.

El tejido cicatrical o las adherencias pélvicas también pueden generar que el útero se mantenga en una posición retrovertida, las cuales suelen ocurrir debido a:

"Vence tus miedos, lo mejor está cruzando esa puerta"

"Yo tengo útero retroverso, el útero invertido; es decir que, mi matriz está en una posición diferente a la que debería, una posición que no es ideal para concebir un bebé.

Lo intentamos muchísimo mi esposo y yo antes de venir aquí, y cuando llegamos, yo ya tenía 39 años. El día de mi primera consulta me explicaron que, a medida que pasa el tiempo la fertilidad disminuye, y que después de los 35 años se vuelve más complicado quedar embarazada.

Fue muy duro saber que mi edad era un factor tan determinante, pensaba en todo lo que hice en lugar de tener a mi bebé; y no me malinterpretes, no me arrepiento de las decisiones que tomé en mi vida y todo lo que quise realizar pero, quizás, hubiera empezado este camino mucho antes.

Después de la revisión ginecológica, de considerar el tema de mi útero retroverso, mis análisis y los de mi esposo, nuestros médicos dijeron: 'Te podemos ayudar'. Se lo dije a mi marido, si queríamos tener un bebé, si queríamos tener a nuestro hijo debíamos hacerlo todo y atravesar cada paso, considerar todas las alternativas y hacer lo que sea para tenerlo.

Nos decidimos por un tratamiento multiciclo con 4 Fertilizaciones In Vitro y empezamos todo el proceso, la estimulación ovárica con las hormonas y todo. Pasar un programa de Reproducción Asistida es desgastante, física y también mentalmente, pero tienes que sacar desde adentro de ti la fuerza, la voluntad y las ganas para hacerlo.

Cuando fue mi punción ovárica y después de la fertilización, les pregunté mis doctores cuántos embriones habían sido. Después pensaba: '¿Funcionó?, ¿estarán creciendo?' Sentía mucho miedo de que algo no saliera como debería.

"Mi útero retroverso no fue un impedimento para transformarme en mamá"

El día de nuestra transferencia yo estaba hecha un manojo de nervios, no quería ni entrar, era mucha incertidumbre, pero mi esposo me tranquilizó, fue mi tronco igual que en todo el tratamiento, y me dijo: 'Muchas veces las cosas del cuerpo dependen de la mente, Clara, repite después de mí: Yo soy una mujer fuerte y vengo de una generación de mujeres fuertes, fértiles, que tuvieron hijos sanos y felices, ¡y yo también los tendré'.

Me hizo sentir como la mujer más fuerte del mundo, y cuando entré, yo iba como si fuera una Chica Superpoderosa. Me pusieron a mis embrioncitos, y pues, ya todo era esperar. Podía ser que funcionara o podía ser que no pero yo, ¿te digo algo? Yo ya sabía que estaba embarazada.

Soy de las personas que piensan que los tiempos de Dios son perfectos, así soy yo, también creo en que las cosas pasan cuando deben de pasar y que todo en este mundo es por algo... ¡y en mi primer intento cayó!

Uno de los momentos más felices de toda mi vida fue cuando vi los puntitos en el líquido amniótico, cuando lo vi en mí por primera vez.

"Pedro, lo haría todo de nuevo con tal de conocerte"

Después, continuamos acudiendo a nuestras citas para ver cómo se iba formando y, cuando fue tiempo, me dijeron que sus pulmoncitos estaban perfectos, estaba listo para nacer, ¡y yo también estaba lista para conocerlo!

El 4 de octubre de 2019 estábamos en el hospital, y a las 5:00 am mi bebé nació. Mi esposo estaba ahí, él vio todo, los doctores trabajaron un poquito para que saliera porque se aferraba a mi pancita, a su primera casita, cuando lo oí llorar fue hermoso.

Pedro nació perfecto, estuvo conmigo piel con piel cuando salió, eso fue todo y ahora nos pertenecemos, somos el uno para el otro. Inténtalo, por favor, haz un intento aquí, uno más, si no puedes tener un bebé inténtalo todo, vence todos tus miedos, ¡tú también puedes hacerlo!

Mi hijo Pedro ya camina, el tiempo pasa tan rápido con él, hace todo, ¡el mundo es de él! Apenas tiene14 meses, pero ya es todo un torbellino. Ahora tengo a una persona que depende al 100% de mí, cada cosa que hago, cada pensamiento es por y para él.

Cuando mi hijo sea mayor y pueda entender todo lo que tuvo que pasar para que esté hoy aquí le diré que, sin importar lo duro que fue y lo mucho que me costó en todos los sentidos, lo haría mil veces, pasaría por todo un millón de veces más, por lo que sea, con tal de conocerlo."

Tienes más de 35 años y quieres ser mamá pero, ¿aún no lo has logrado?

Si tu también tienes más de 35 años y has decidido que quieres experimentar la maternidad, puedes hacerlo sin importar cuáles hayan sido tus intentos previos; ya sea que tengas útero retroverso, como Clara, o que no sepas exactamente cuáles son las condiciones de tu salud reproductiva.

En Ingenes contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que, como tú, quieren ser mamás y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar las causas que te han impedido lograr ese sueño antes, y trazar un plan de tratamiento de Reproducción Asistida personalizado, llevado a cabo por un equipo de expertos embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Este es el camino que te llevará hasta tu estrellita. Acércate con nosotros aquí y te ayudaremos a cumplir el sueño de llevar a tu bebé a casa.

Existen miles de mujeres atravesando todo tipo de tratamientos en diferentes clínicas de fertilidad en México y, desafortunadamente, muchos de ellos fallan. Ese fue el caso de Evelyn, cuya lucha para tener a su bebé se alargó por 12 años.

Ella te cuenta su historia, sobre la frustración y el hartazgo que enfrentó tras una década de pruebas negativas, y cómo en su primer ciclo de Fertilización In Vitro se convirtió en mamá.

“Esperé más de una década por él, pero mi hijo es el mejor regalo que la vida pudo darme”

“¿Puedes imaginar lo qué es pasar 12 años tratando de convertirte en mamá? Yo pasé por eso, por 4 clínicas y todo tipo de tratamientos, desde coitos programados hasta Fertilización In Vitro sin resultados, fue algo simplemente agotador.

Tenía casi 40 años cuando por fin lo conseguí; pero, híjole, de verdad que sentí que pasó una eternidad. Ahora que lo pienso, creo que la clave para no darme por vencida fue pensar en cuál era la razón de hacer esto, tener siempre presente el porqué mi porqué.

Y la respuesta era sencilla, yo quería transformarme en mamá, sentir ese amor único, ese vínculo, y de verdad que haría todo para conseguirlo.

clinicas-de-fertilidad-ingenes-instituto-mama-ingenes-mujer-mayor-embarazada-via-fertilizacion-in-vitro-en-su-baby-shower
Evelyn en su baby shower - Mamá Ingenes

Las clínicas de fertilidad que visité, previas al Instituto, fueron un suplicio, en serio. Pasé por toda clase de diagnósticos, que si tenía endometriosis, que siempre no, que tenía un mioma y luego ovario poliquístico; y junto con eso tantos tratamientos, medicinas, exploraciones muy incómodas, hasta dolorosas.

Pasas todo eso y nada te funciona, incluso llegas a sentir como si no sirvieras. Los medicamentos que me daban solo hacían que me sintiera aún peor, y una no sabe de esto, no está preparada, vas a la clínica y te entregas, confías, vas con el corazón en la mano, y luego nada. Después de pasar por tantos intentos fallidos, te derrumbas.  

Estaba a nada de tirar la toalla

En ese momento habíamos decidido que ya no íbamos a hacer nada, pero por azares del destino, nos encontramos con el Instituto; y mira, al final, esta esa cosquillita, porque cuando de verdad quieres ser mamá, esa idea, ese amor te invade y nunca se va.

Mi esposo y yo lo discutimos, yo quería hacer todo lo que pudiéramos, agotar todas las posibilidades y no quedarme con el hubiera. Después de mucho platicar decidimos intentarlo una vez más, una última vez.

“Una nueva oportunidad”, un nuevo tratamiento de Fertilización In Vitro

clinicas-de-fertilidad-ingenes-instituto-mama-ingenes-mujer-mayor-embarazada-via-fertilizacion-in-vitro-junto-a-su-esposo-en-el-campo
Evelyn y su esposo - Familia Ingenes

Al llegar para nuestra consulta, en serio, nos sentimos como si ya conociéramos a todos. Desde la recepción, la enfermera que tomó la muestra y mi doctor que nos atendió, todos fueron muy amables; pero lo que más me gustó fue su honestidad.

Yo les supliqué que fueran sinceros, que sin importar cuál fuera el diagnóstico nos dijeran la verdad, en todo momento.

Llevamos todos nuestros análisis de antes; pero, dijeron que de todas formas tenían que hacernos estudios para confirmar cualquier cosa, y el diagnóstico que nos dieron fue que tenía ovario poliquístico.

Hablamos de nuestras opciones de tratamiento y nos dijeron que, lo ideal sería realizar un tratamiento con varios ciclos de Fertilización In Vitro. La parte de los medicamentos, de nuevo fue la más dura.

Todo el proceso hormonal como que nunca me cayó tan bien; pero, afortunadamente nunca estuve sola, mi esposo y mi familia estuvieron siempre conmigo, siempre al pie del cañón.

clinicas-de-fertilidad-ingenes-instituto-mama-ingenes-mujer-mayor-junto-a-su-bebe-concebido-via-fertilizacion-in-vitro
Evelyn y su bebé - Familia Ingenes

Para empezar este nuevo FIV yo cambié mi chip, necesitaba hacer absolutamente todo, me enfoqué mucho más en mí y traté de ser más optimista, aunque por supuesto que fue difícil.

Las cosas se fueron dando, pasé la estimulación, luego la punción, la transferencia… ¡y lo logramos en nuestro primer intento! Después de 12 años de anhelos y fracasos, de muchísimas lágrimas, ¡por fin lo habíamos conseguido!

Mi embarazo fue de lo más lindo, muy tranquilo, hasta me sorprendí porque no tuve nada de vómitos, disfruté tanto mi pancita.

El día de su nacimiento mi mundo se paró, tenía un cúmulo de emociones, no sabía si reír, llorar, gritar o quedarme callada mientras veía a mi nene en mis brazos, es una experiencia indescriptible, te lo juro, es algo que no se compara con nada.

clinicas-de-fertilidad-ingenes-instituto-papa-ingenes-hombre-mayor-junto-a-su-bebe-concebido-via-fertilizacion-in-vitro

Quiero aprovechar esto para decirle a todas las mujeres que me están leyendo que, esto no es un camino sencillo, para algunas mujeres como nosotras esto no será un camino fácil, pero ¡no se den por vencidas! Por favor luchen, peleen por su sueño hasta lo último y confíen en estos médicos, eventualmente todo saldrá, y cuando llegue ese momento, sentirán toda la dicha de convertirse en mamás.” 

Has intentado en una clínica de fertilidad, pero ¿no has logrado a tu bebé?

Existen diferentes clínicas de fertilidad en México que ofrecen todo tipo de programas de Reproducción Asistida, y es importante que, antes de elegir cualquiera de ellas, estés completamente segura de que te brindarán un tratamiento personalizado a tu caso y tu historia de salud reproductiva completa.

Antes de entregar todo tu esfuerzo físico, mental y económico a cualquier tratamiento en la clínica que elijas, pregunta sobre sus tasas de éxito de bebés nacidos y considera que tu programa incluya lo siguiente:

En caso de que hayas acudido a cualquier clínica de fertilidad y aún no hayas logrado ser mamá, o incluso si vas empezando en este camino, puedes acercarte con nosotros y escuchar sobre las opciones de tratamiento personalizado que podemos ofrecerte.

Cuéntanos tu historia y cómo ha sido la búsqueda de tu bebé aquí. Después, evalúa las diferentes opciones que tienes para convertirte en mamá y elige la que mejor se adapte a tus circunstancias.

Ser mamá es un sueño que puede realizarse prácticamente por cualquier mujer que lo decida, ¡no te rindas!

Karina logró convertirse en mamá con un tratamiento de Fertilización In Vitro, esto después de varios intentos fallidos con su ginecólogo. Si tú también te estás preguntando: ¿con ovario poliquístico puedo quedar embarazada?, sigue leyendo, conoce su historia y la de su pequeña Romina.

"Un reto para el que ninguna está preparada"

“No todas las parejas se quedan juntas después de algo así, pasarte tanto tiempo intentando tener un bebé es algo que te reta en todos los sentidos; y claro que tu relación de pareja se ve afectada pero, afortunadamente, nosotros pudimos superarlo.

con-ovario-poliquistico-puedo-quedar-embarazada-karina-mama-ingenes-mujer-latina-embarazada-en-el-bosque
Karina embarazada - Mamá Ingenes

Al casarnos decidimos esperar un poco para tener bebés, y cuando intentamos crecer nuestra familia no pudimos hacerlo. Busqué ayuda casi de inmediato y fui al ginecólogo, ahí me dieron tratamiento, medicamentos e inyecciones para estimular mis óvulos pero nada de eso funcionó y seguíamos sin poder convertirnos en papás.

En el 2016 conocimos el Instituto y fuimos a la primera de nuestras citas, como parte de lo que llaman Programa Inicial. Ahí nos hicieron varias preguntas sobre mí y mi esposo, sobre mi regla y los intentos que habíamos hecho para tener un bebé.

Después de algunas horas y varios estudios médicos que me hicieron ahí, me dieron el diagnóstico y le pregunté enseguida a mi doctor: '¿Con ovario poliquístico puedo quedar embarazada?' Su respuesta fue que sí, solo que; además, mis óvulos eran muy pequeños, no tenían la calidad necesaria para desarrollarse, no podían madurar.

Detenerse antes de empezar

con-ovario-poliquistico-puedo-quedar-embarazada-padre-ingenes-papa-con-bebe-recien-nacida-via-fertilizacion-in-vitro
Romina y su papá el día de su nacimiento - Familia Ingenes

Justo por esa razón, cuando empezamos el tratamiento y me estaban dando hormonas para que crecieran, lo tuvimos que interrumpir, me dijeron que no podíamos continuar porque, aunque lo intentáramos hasta hacer la transferencia, no tendríamos un buen pronóstico, así que paramos.

Y mira que ahora lo digo tranquila pero, en verdad que en ese momento no fue nada fácil de escuchar, además ya veníamos de muchos intentos y ya traíamos mucho desgaste físico, mental y emocional. Cuando eso pasó, decidimos tomarnos un tiempo para procesarlo todo e intentar relajarnos lo más que pudiéramos. Hacer lo posible para seguir adelante, ¿qué más te queda?

A pesar de que el 2020 fue un año desagradable por la pandemia, por todos los problemas y cambios que hubo, ese año para nosotros fue completamente diferente. Fue un regalo de la vida porque en ese año volvimos aquí y, esta vez traté de ser mucho más positiva, traté de darlo todo e iniciamos de nuevo con el tratamiento.

con-ovario-poliquistico-puedo-quedar-embarazada-bebe-ingenes-romina-nina-dormida-con-mameluco-rosa
Romina, hija de Karina - Bebé Ingenes

Pudimos completarlo y hacer mi transferencia, y días después me hice la prueba de embarazo. Sinceramente, yo pensaba que podríamos recibir malas noticias de nuevo, pero por fin llegó la que tanto habíamos esperado, ¡nos embarazamos!

Ver ese puntito negro en el ultrasonido fue uno de los mejores momentos de toda nuestra vida. Los dos deseábamos tener una niña, ¡y así fue!

Romina, mi bebita nació por cesárea, y claro que me hubiera gustado que fuera por parto natural, pero ella no bajaba, su nacimiento fue un poquito complicado aunque, al final, las cosas salieron perfectamente bien.

Durante los primeros minutos su oxigenación falló, no escucharla me partió el alma, estaba tan preocupada, por unos segundos sentí que el mundo se me destrozaba todo, pero lograron estabilizarla sin problema

"¿Con ovario poliquístico puedo quedar embarazada? ¡Yo soy la prueba!"

con-ovario-poliquistico-puedo-quedar-embarazada-bebe-ingenes-romina-nina-dormida-con-mameluco-gris-y-mono-rosa
Romina durmiendo - Bebé Ingenes

Mi esposo estuvo conmigo todo el tiempo durante su nacimiento, incluso él pudo cortar su cordón umbilical. De verdad que le agradezco tanto por haber sido una persona tan comprensiva a lo largo de todo esto, agradezco que me apoyara y me siento sumamente dichosa de que sea él sea el papá de mi hija, es un sueño hecho real.

Siempre la amaremos y estaremos para ella, ¡siempre! El camino para tenerla fue difícil, pero puedo decirte que todo valió la pena, toda la espera, todos esos años, todo el montonal de medicamentos y las inyecciones, cada sacrificio que hicimos lo vale. Agotamos todo, hasta el último recurso para lograr tenerla en mis brazos. Con ovario poliquístico pude quedar quedar embarazada y tener a mi bebé, ¡lo logramos!" 

Tienes ovario poliquístico y deseas tener un bebé pero, ¿no lo has logrado?

¿Esta historia tiene que ver contigo? Alguna vez te has preguntado: ¿Con ovario poliquístico puedo quedar embarazada? Si este es tu caso, debes saber que prácticamente todas las mujeres que tienen este padecimiento pueden embarazarse y tener un bebé, pero es importante que su tratamiento sea guiado por un equipo de especialistas en fertilidad.

Si estás experimentando algún problema con tu salud reproductiva, sin importar cuál sea, queremos decirte que existen alternativas para ayudarte a lograr tu sueño con apoyo de un tratamiento de Reproducción Asistida personalizado a ti, a tu historia y a los intentos que has tenido para poder ser mamá.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial que tiene el objetivo de evaluar tu salud reproductiva completa e identificar la mejor opción de tratamiento conforme a tu padecimiento y la forma en que tu cuerpo ha reaccionado a este, un programa único para cada paciente, para darte las mayores probabilidades de ser mamá.

Agenda aquí tu Programa Inicial y permítenos ayudarte a llevar a tu bebé contigo.

Denisse tuvo 3 inseminaciones artificiales y 2 Fertilizaciones In Vitro fallidas, y estuvo a punto de abandonar la idea de ser mamá. Ella te cuenta su historia, sobre su problema de infertilidad, y cómo después de un diagnóstico correcto de miomatosis uterina, y un tratamiento multiciclo personalizado para su caso, logró tener a su primera bebita.

¿Por qué no puedo tener un bebé? ¿Qué pasa con mi cuerpo?

"Estuve buscando convertirme en mamá por 8 años. Dios, enfrentar un problema de infertilidad fue algo muy duro porque, cuando lo intentas e intentas y no se da, sientes como si todo se te viniera abajo, tus sueños, tus ilusiones, la relación con tu pareja, absolutamente todo.

Nosotros venimos a México desde Venezuela y comenzamos a vivir en Querétaro, para después nos mudamos a la Ciudad de México. Al principio, cuando comenzamos este camino, teníamos todas las ganas del mundo de convertirnos en papás, estábamos muy entusiasmados, pensamos que simplemente era cuestión de pedir ayuda, de acercarnos con los especialistas en fertilidad adecuados y listo.

problema-de-infertilidad-mama-ingenes-denisse-retrato-mujer-mayor-que-tuvo-a-sus-hijos-via-fertilizacion-in-vitro
Denisse - Mamá Ingenes

Comenzamos nuestro tratamiento e hicimos 3 inseminaciones artificiales, como no funcionaron, después pasamos a un tratamiento más complejo, y tuvimos 2 Fertilizaciones In Vitro, pero nada de eso funcionó. En ese momento una sensación de vacío se apoderó de mi cuerpo.

De mis 4 hermanas, yo fui la única que tuvo problemas para embarazarse. No entendía qué es lo que estaba mal conmigo, le hablaba a mi mamá deshecha cada vez que veía un negativo pero, pasar por un problema de infertilidad, insistir e insistir sin resultados es, simplemente, algo inconsolable.

Hablar con mi mamá me tranquilizaba, ella fue fundamental, como mi red de apoyo a lo largo de todo este proceso, ella me decían que no me desesperara y que cuando menos lo pensara iba a pasar.

Antes de darnos por vencidos fue cuando llegamos aquí, la verdad que estábamos a nada de dejarlo todo, de no querer saber más pero, en el fondo aún tenía una pequeña esperanza.

Miomatosis uterina, el diagnóstico adecuado para tener a mi bebé

problema-de-infertilidad-mama-ingenes-denisse-mujer-mayor-cargando-a-su-bebe-que-tuvo-via-fertilizacion-in-vitro
Denisse el día que tuvo a su primera hija - Mamá Ingenes

Recuerdo muy bien la primera vez que venimos al Instituto, yo les pedí; no, les supliqué que por favor nos dijeran qué era lo que estaba pasando, que me dieran la razón de por qué no podía tener a mi bebé. Y el doctor me dijo que tenía un mioma en el cuello uterino.

Después de eso solo pregunté: '¿Podré ser mamá?'. Y él me dijo que sí, en ese momento me devolvió todo, me llenó de esperanza. Mi esposo y yo salimos de esa primera consulta y lo hablamos todo, consideramos el tratamiento multiciclo que nos explicaron y dijimos ¡hagámoslo! Todos estábamos comprometidos, los doctores, mi familia, mi esposo y yo.

El día que me dijeron que estaba embarazada, en verdad que, ¡no lo podía creer! Mi marido corrió para abrazar al doctor, ¡fue algo simplemente hermoso!

Todo iba excelente, pero a las 8 semanas tuve un pequeño sangrado... pensé que estaba a punto de perderlo todo. Corrimos de inmediato para Santa Fe, al llegar al instituto no paraba de llorar, sentí que se me iba la vida por completo pero, cuando entramos al ultrasonido y escuché el 'tuck, tuck, tuck', mi corazón se paralizó. Ese día sentí una sensación de alivio que recorrió todo mi ser, porque ese sonido era la señal de vida de mi bebé.

Ella llegó a cambiarnos todo, a crecer nuestra familia y a transformarme en mamá. Verla crecer ha sido la mejor parte de mi vida. Desde el momento en que la tuve en mis brazos, hice el compromiso de darle lo mejor de mí, de amarla y de protegerla todos los días de mi vida...

Denisse y su familia - Familia Ingenes

Y es esa misma promesa la que le hice después a mi hijo, porque la vida me concedió la dicha de convertirme en madre por segunda vez, aún no tengo idea de cómo pasó, pero estaré eternamente agradecida porque este camino fue justo el me llevó a ellos".

Has intentado tener un bebé pero, ¿aún no lo has logrado?

Si te sientes identificada con esta historia, si has pasado diferentes tratamientos de Reproducción Asistida sin éxito, queremos decirte que aún existen alternativas, y que prácticamente todas las mujeres que desean ser madres pueden lograrlo, pero es importante que acudas con médicos especialistas en reproducción, que puedan detectar precisamente cuál es la situación que te lo ha estado impidiendo.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad, que han tenido intentos fallidos y aún no lo han logrado, una evaluación completa de su salud reproductiva para todas aquellas que estén dispuestas a hacer todo para ser mamás.

Un programa enfocado en identificar aquello que está obstaculizando tu sueño; y trazar un plan de tratamiento personalizado para que tengas a tu bebé, llevado a cabo por un equipo multidisciplinario de embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate con nosotros y agenda tu Programa Inicial, permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa.

Betzabé pasó una década tratando de tener un bebé, desde muy joven tuvo algunos problemas con su regla; y una vez que tomó la decisión de ser mamá, presentó algunas complicaciones. Ella te cuenta sobre su lucha, los tratamientos fallidos que atravesó; y como, finalmente, logró transformarse en mamá con un embarazo a los 40 exitoso, con ayuda de un programa multiciclo de Fertilización In Vitro.

Diez años para llegar a ti

“Tuve mi embarazo a los 40 años, pero pasé 10 de ellos buscando tener a mi bebé. Siempre supe que quería ser mamá, era algo que siempre estuvo en mi mente, pero también sabía que iba a ser un camino complicado, porque desde los 14 años empecé a tener problemas con mi regla.

Mis periodos duraban mucho, eran demasiado abundantes y para poder controlar eso me indicaron que debía tomar anticonceptivos.

embarazo-a-los-40-ingenes-instituto-fertilidad-mama-ingenes-retrato-de-mujer-embarazada-via-fertilizacion-in-vitro-juntoa-su-esposo
Betzabé y su esposo - Familia Ingenes

En 2010, mi hermana se casó y no pasó mucho tiempo para que ella nos diera la gran noticia de que estaba embarazada, Dios... Lo recuerdo perfecto porque fue justo en ese momento cuando me entró la cosquillita, yo también quería vivir ese sueño y empezar mi familia.

Después, hablé de eso con mi esposo y lo comenzamos a intentar pero, por más que lo hacíamos nada sucedía, y en lo que trataba de quedar embarazada se me fueron 3 años. En ese tiempo comencé a pasar algunas cosas extrañas, empecé a subir de peso y me salía vello de manera exagerada en piernas y brazos, algo no estaba bien.

Un diagnóstico errado que se llevó nuestros ahorros

Fui con mi ginecólogo de toda la vida, pero me volvió a enviar anticonceptivos, me explicó que tenía ovario poliquístico y que, si quería convertirme en mamá, la única alternativa sería a través de una Fertilización In Vitro.

Primero me hicieron una salpingografía por ahí de 2017. El doctor dijo que, según, con eso iba quedar, pero nada. Fueron muchos gastos, antes de siquiera empezar a planear mi embarazo, entre los medicamentos, las consultas y el tratamiento, en eso se fueron casi todos nuestros ahorros.

En la tele siempre pasaban anuncios del Instituto pero, la verdad creí que no era para mí, que ni en sueños lo iba a poder pagar, que los costos de un tratamiento de Reproducción Asistida aquí eran enormes, solo para ricos, y seguro saldría en un ojo de la cara, eso pensaba.

Al comenzar la pandemia, recibí el dinero de un seguro y decidí apostar todo por este último tratamiento multiciclo, ya no tenía nada que perder y recién había cumplido 39 años, así que era ahora o nunca.

Trompas obstruidas y una nueva oportunidad

Así que llegué, ya para comenzar a planear mi embarazo a los 40 y, en mi primera consulta, me dijeron que tenía las trompas obstruidas y que por eso no podía embarazarme.

El día que viaje a la sucursal de Guadalajara para comenzar con mi tratamiento tuve un sueño, muy bonito, vi a mi abuelita entregándome un bebé y de alguna manera eso me calmó, me dio una paz y una confianza que no te puedo explicar.

Es un proceso muy complejo, es difícil, un embarazo siempre es algo complicado, pero un embarazo a los 40, bueno... y más cuando llevas tanto tiempo buscando; pero, afortunadamente, tuve a lado a mi esposo y a mi familia, ellos me apoyaron en todo momento.

El día de la transferencia, me colocaron 3 embrioncitos y cuando fui por mi prueba, ¡positiva! No puede ser, de verdad que no podía creerlo, sentía de todo al mismo tiempo: emoción, angustia, felicidad...

Después de tantos negativos, tantas veces que no resultó, después de tantas desilusiones por fin lo había logrado, estaba embarazada, ¡logré mi embarazo a los 40! A la semana siete, dos de los tres embriones se perdieron, pero lo tomé con calma porque ya me habían explicado que era algo que podía pasar.

Durante esos 9 meses llevé todo mi control acá mucho más cerca de casa, y con un excelente doctor también. El día que mi niño nació, yo renací y aprendí a ver el mundo con nuevos colores, tenerlo en mis brazos fue un sueño hecho realidad, llevamos ya 7 meses juntos y es lo que más amo en este mundo, no existe nada como esto, en verdad que ser mamá no se compara con nada".

Buscas un embarazo a los 40 años pero, ¿aún no lo logras?

Sabemos que, en ocasiones, existen diferentes factores que pueden estar complicando que te conviertas en mamá, pero la Reproducción Asistida, hoy nos brinda múltiples herramientas para que puedas consolidar ese sueño con apoyo de especialistas en fertilidad.

Si tienes más de 35 años y estás intentando ser mamá, pero aún no ha sido posible, ya sea por alguna cuestión médica o porque hayas esperado para el momento preciso en que estuvieras lista, queremos invitarte a que nos cuentes tu historia, cuál ha sido tu camino y los intentos que has llevado a cabo; con el objetivo de identificar aquello que te está impidiendo tener un bebé; y trazar un plan de tratamiento personalizado.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Acércate aquí, cuéntanos tu historia y permite que, con nuestro equipo de expertos embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, te ayudemos a llevar a tu bebé a casa.

Cuando estás buscando un embarazo con FIV (Fertilización In Vitro), las probabilidades de lograr a tu bebé pueden incrementarse hasta 96% mediante un programa multiciclo con 4 fertilizaciones. Tal fue el caso de Leslie quien, aún teniendo un diagnóstico de endometriosis, pudo dar a luz a su pequeña Martina en su último ciclo.

Conoce su historia aquí y, si tú también estás en búsqueda de tu bebé, ¡no te des por vencida todavía! La ciencia de la salud reproductiva ha tenido grandes avances, y cuentas con múltiples opciones de tratamientos de Reproducción Asistida para ayudarte a concretar tu sueño de ser mamá, y ese siguiente intento, podría ser el que te lleve hasta tu bebé.

Mi intento de embarazo con fiv, ¡por un amor que lo vale todo!

“Algo en mi corazón me decía que debía seguir, que debía intentarlo de nuevo, que debía hacer un último esfuerzo por darlo todo, dar hasta el último aliento. Cuando intentas un embarazo con FIV, después de haber hecho de todo para convertirte en mamá, estás al límite, tu cuerpo, tus emociones, todo, es una prueba de vida.

embarazo-con-fiv-fertilizacion-in-vitro-retrato-leslie-mama-ingenes
Leslie - Mamá Ingenes

Hoy que estoy de este lado, ahora que puedo verla y decirle a mi nena cuánto la espere y cuánto la amamos, sé que ella vale todo eso, ella lo vale todo, ¡lo haría todo de nuevo por ti Martina!

Mi esposo y yo intentamos tener un bebé por 3 años, y al ver que no podíamos, decidimos buscar ayuda. Yo tenía endometriosis, y eso complicaba que su esperma llegara a mi óvulo, sin embargo, aquí los especialistas en fertilidad nos explicaron las posibilidades, las opciones de tratamiento y que, en nuestro caso, la mejor alternativa para lograr a nuestro bebé, era un programa con 4 ciclos In Vitro.

Empezamos con la preparación y todo lo necesario para hacer el tratamiento pero, nada sucedía, medicamentos, inyecciones, visitas y no funcionaba, así pasó nuestro primer ciclo de FIV, luego el segundo, luego el tercer ciclo, intento tras intento y yo, solo sentía que todo se iba alargando cada vez más, hubo un momento en que pensé que, simplemente no estaba hecha para ser mamá.

embarazo-con-fiv-fertilizacion-in-vitro-leslie-y-su-esposo-en-dia-de-parto-mama-ingenes
Leslie el día que dio a luz - Mamá Ingenes

"Cada ciclo de FIV era diferente, probamos distintas cosas hasta encontrar lo que me funcionara"

Todos mis FIV fueron diferentes, cuando no funcionaba, me revisaban a mí, los óvulos que me habían extraído, a los espermas de mi esposo, a los embrioncitos, la forma en que ellos hacían las cosas, hasta nos preguntaban cómo colocábamos las inyecciones, revisábamos todo y después cambiábamos algo.

Cada ciclo me explicaban lo que pasaba, cómo es que mi cuerpo iba reaccionando, me hicieron ajustes en los medicamentos, probamos diferentes cosas y cada intento era diferente, que si ahora lo hacemos así, que si ahora te ponemos esto...

Teníamos a nuestro doctor especialista en fertilidad, pero diferentes médicos se reunían para revisar todo, porque hay profesionales diferentes, expertos en cada cosa, alguien encargado solo de controlar todo con tus embriones, aparte alguien para revisar los espermas, analizaban todo y cada ciclo nuevo parecía un examen.

embarazo-con-fiv-fertilizacion-in-vitro-leslie-y-su-esposo-a-instantes-de-nacer-su-bebe-ingenes
Leslie a instantes de conocer a su pequeña Martina - Familia Ingenes

Me explicaron que tenían que controlar absolutamente todo, que debían saber hasta lo más mínimo, para entender cómo iba reaccionando mi cuerpo durante todo el ciclo, luego nos decían qué intentaríamos en el siguiente y paso a paso lo que debíamos hacer.

Yo sabía que, al tener más de un intento de embarazo con FIV, la posibilidad de que no funcione, por pequeña que sea, ahí está, una lo sabe, siempre está ahí pero... cada día que pasa se vuelve más difícil, es como si se te fuera agotando la pila, poquito a poquito.

Y así nos pasamos un tiempo, yo creo que, como un año en eso, y tal vez pueda parecer poco pero; cuando estás en este camino, cada segundo se vuelve tan preciado, más con nosotras las mujeres, sientes que vas contrarreloj. Después del año logramos tener una prueba de embarazo positiva… pero no resultó.

embarazo-con-fiv-fertilizacion-in-vitro-martina-hija-leslie-nina-bebe-recien-nacida-bebe-ingenes
Martina recién nacida - Bebé Ingenes

A los 3 meses de saber que estaba embarazada tuve un legrado. No hay palabras para describir lo horrible que es eso, simplemente no hay, no existen. Y es que, tú sabes que eso puede llegar a pasar, de alguna forma estás preparada, pero nunca deja de ser igual de difícil, haber perdido a una personita es quizás lo peor que he sentido en toda mi vida.

Aquí es cuando llegas a un punto crucial, yo estaba tan agotada después de pasar esos intentos de embarazo con FIV sin resultado, estaba molesta y muy triste; pero tienes que seguir, tienes que hacerlo sin importar nada, no sé cómo pero lo tienes que hacer. Y lo hice, lo haces porque sabes que vale totalmente la pena y siempre teniendo presente tu objetivo. Debía seguir, algo me decía que no tenía que rendirme, debía intentarlo hasta el último ciclo.

No existe el último intento, ¡hasta que lo logras!

embarazo-con-fiv-fertilizacion-in-vitro-martina-bebe-ingenes-con-mono-en-la-cabeza-y-chupando-su-dedo
Martina chupando su dedo - Bebé Ingenes

Llegamos a un último proceso, una última vez y, sinceramente, ya no tenía nada que perder, lo había dejado todo en esto... y en esa última, ¡se dio! Estaba embarazada otra vez y, por supuesto que estaba invadida de miedo, tenía mucho temor, sentía tanta incertidumbre, ¿qué pasa si lo pierdo de nuevo? Pero puse todo de mi parte para que saliera bien, lo hice todo una vez más, ¡y lo logré!

Esperamos hasta después de que tenía 3 meses para darle nuestra gran noticia a toda la familia, esperamos porque queríamos sentirnos seguros, antes nos habíamos emocionado tanto que lo contamos a todos, y pasó lo peor, pero supe que ya lo habíamos logrado cuando por fin la vi en mi ultrasonido, cuando pude por fin escuchar latir su corazón, ¡estaba aquí y era mi niña!

Me embaracé durante la pandemia, y por eso creo que nada es tan malo, todas las experiencias que vivimos a diario tienen un lado bueno, yo tuve el privilegio de poder hacer mi trabajo desde casa, y eso sirvió para tener más y muchos mejores cuidados, para poder estar con ella y dedicarme a su bienestar desde esos 9 meses que fuimos una sola.

embarazo-con-fiv-fertilizacion-in-vitro-martina-bebe-ingenes-a-5-meses-de-nacer
Martina a los 5 meses de nacida - Bebé Ingenes

Tuve un embarazo muy tranquilo, iba a las consultas cada mes para ver que todo fuera bien, y fue maravilloso poder ver cómo iba creciendo, un día veíamos sus piecitos, otro las manitas, su cabecita... Ver todo el proceso y sentir cómo tu bebé se va desarrollando dentro de ti, nada en el mundo se compara con esa sensación tan cálida, tan hermosa, tan tuya, el vínculo que comienzas a crear así es algo único.

El día que Martina nació sentí una emoción tan intensa, no dejaba de pensar: ‘¡Por fin lo logré! Por fin está aquí’. Mi esposo y yo estábamos muy felices, ¡nuestra felicidad no cabía en el hospital!

Ser mamá es una experiencia que imaginé pero, lo que pensaba no se acerca jamás a lo realmente increíble que es esto, ¡es padrísimo ser mamá! Vivir tu maternidad es único y hermoso, puede llegar a ser cansado, sí, pero vale mucho la pena. ¡No se den por vencidas! No dejen escapar nunca su sueño, busquen las alternativas de Reproducción Asistida que hay, luchen, háganlo todo, lleguen a ese último intento de embarazo con FIV y no se rindan.

Mi niña es la más deseada y esperada del mundo; no fue fácil, pero yo sabía que debía seguir, intentarlo para que llegara con nosotros, y hoy puedo decir: 'Lo haría todo de nuevo por ti, mi amor, Martina, porque tú eres lo mejor que me ha pasado en esta vida".

embarazo-con-fiv-fertilizacion-in-vitro-retrato-familiar-de-navidad-familia-ingenes
Primera Navidad - Familia Ingenes

Has tenido algún intento de embarazo con FIV y, ¿no logras a tu bebé?

Si te sientes identificada con esta historia, si también has pasado un intento de embarazo con FIV, dos o incluso más en cualquier clínica, queremos decirte que aún existen alternativas, y que prácticamente todas las mujeres que desean ser madres pueden lograrlo, pero es importante que acudas con especialistas en reproducción, que puedan detectar precisamente cuál es la situación que te lo ha estado impidiendo.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que están completamente seguras de querer vivir su maternidad y están dispuestas a hacer todo para lograrlo.

Una evaluación que se enfoca en identificar aquello que está obstaculizando tu sueño; y trazar un plan de tratamiento personalizado para que tengas a tu bebé, llevado a cabo por un equipo multidisciplinario de embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate con nosotros y agenda tu Programa Inicial, permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa.

Como una alternativa de Reproducción Asistida más, de las muchas que existen en la actualidad, con Fertilización In Vitro millones de mujeres en todo el mundo han podido consolidar su sueño de convertirse en madres, aún cuando su edad reproductiva es avanzada.

Conoce la historia de Claudia, quien tuvo a su pequeño Emilio poco antes de cumplir 50 años, gracias a un programa multiciclo de FIV; y si tú también estás pensando en la posibilidad de tener un bebé y si tienes 35 años o más, continúa leyendo y, ¡no te rindas!

Después de la segunda inseminación dejamos de intentarlo...

"Voy a cumplir 50 años y, aún continúa pareciéndome impresionante que haya logrado convertirme en mamá. La segunda vez que me inseminaron en otra clínica de fertilidad y no funcionó, fue decepcionante, fue tan doloroso que lo dejamos de intentar.

Algunas personas pueden ser muy hirientes, y claro que no tienen esa intención, porque no saben lo que significa pasar por una situación como esta. Mi familia y un par de nuestros amigos más o menos tenían idea de cómo estaba todo y, aún así, llegaban a preguntarme cosas como estas todo el tiempo: '¿Estás segura de que a tu edad puedes tener un bebé?, ¿en serio no te da miedo?, ¿qué va a pasar cuando crezca?, será como si fueras su abuelita, ¿no?'.

No es algo que una esté contando así como así, quizás sería mejor pero las personas no saben, ellos tampoco sabían, pero nosotros estuvimos 5 años tratando de tener un hijo.

Mi esposo y yo nos dimos cuenta de que no podíamos hacerlo sin ayuda desde el primer año. Llegamos con el ginecólogo, tuvimos 2 tratamientos de inseminación artificial, durante la primera estábamos muy contentos y no pasó, nos desilusionamos mucho.

Fue triste, pero la segunda vez fue muchísimo peor, ¡horrible!, muy doloroso y por eso fue que platicamos y decidimos dejarlo de intentar. Pero después de un tiempo, platicando con una amiga de mi esposo, ella nos contó que tuvo a su bebé aquí, con ayuda del Instituto, y fue así como nos animamos a intentarlo nuevamente.

Cuando llegamos, nuestros doctores dijeron que mi edad no era un obstáculo, que todo el tema del reloj biológico no es como muchas personas piensan porque sí era posible tener un hijo después de los 35 años. Le creí, nos dio esperanzas y ahí fue que comenzamos nuestro tratamiento con Fertilización In Vitro

con-fertilizacion-in-vitro-bebe-antes-de-cumplir-50-anos-emilio-nino-con-traje-de-dinosaurio
Emilio con su traje de dinosaurio - Bebé Ingenes

Yo estaba en Cancún, andábamos de viaje cuando me habló mi doctor para decirme que nos debíamos regresar para hacer ya la transferencia con FIV y volvimos de inmediato. A las 3 semanas después hice trampa, porque nos insistieron en que no probáramos con pruebas caseras pero, ¿sabes? Yo me moría de ganas por ver ese palito pintado con dos rayitas...

Así que hice trampa, sí, me hice la prueba de embarazo y, ¡salió positiva! ¡finalmente lo logramos! Después de eso fui para que me hicieran la prueba de sangre porque quería estar segura, después de todo lo que pasas no lo puedes creer, ¡pero esa me lo confirmó!

Con Fertilización In Vitro me transformé en mamá

El primer latido que escuchas es música para tus oídos, suena muy rápido y sabes que es de verdad, es ahí cuando te das cuenta que esto de la Reproducción Asistida no es ciencia ficción, y que tú puedes tener a tu bebé con Fertilización In Vitro, ¡créeme! Yo lo hice y esto es completamente real.

Ya para nuestro embarazo quisimos quedarnos también ahí, pasamos con otra doctora, especialista Materno-Fetal, me sentía la más poderosa cuando nos dijeron que, ahora, nuestras citas médicas serían de ese lado.

Durante uno de mis ultrasonidos la doctora me dijo: ‘¡Mira a tu bebé, hasta se ven sus pestañas!’ Yo en ese momento solo podía pensar en que estuviera bien pero, cuando nació tenía las pestañas más grandes del mundo, hasta más que yo y pensé '¡Esos ojitos, esas pestañitas, es mi hijo!' Verlo, conocerlo y sentirlo después de nacer fue simplemente algo maravilloso.

La vida me cambió por completo, y cuando escucho que me dice: '¡Mamá!', Dios, ¡se me llena el corazón de orgullo! Soy mamá, y hoy, me siento completa. Nos sentimos realizados totalmente porque, mi marido y yo ya éramos felices, una familia pero, no hay punto de comparación con la felicidad que tenemos ahora al verla crecer con él.

Amanecer temprano todos los días para verlo, que me sonría, verlo reír tanto y después dormir tan tranquilo... es todo lo que quise tener, es mi amor, mi Emilio; cuando veo su mirada recuerdo todo lo que pasé y me llena de fuerza, sé que puedo vencer cualquier obstáculo que se me ponga enfrente.

Con Fertilización In Vitro me transformé en mamá y con él he logrado apreciar cada pequeño momento, cada instante, cada esfuerzo y todo el trabajo de mi esposo y el mío en estos últimos 5 años. Lo llevo conmigo todo el tiempo, tengo su foto en un collar que llevo siempre colgado al cuello, él y yo estaremos juntos para siempre".

Tienes más de 35 años y, ¿quieres ser mamá?

Si tú quieres ser madre y tienes 35 años o más, queremos decirte que miles de mujeres decidieron posponer su maternidad para el momento preciso en el que estuvieran listas, y hoy el reloj biológico ya no es un impedimento para lograrlo. 

En caso de que tengas esa edad o seas mayor y estés intentando tener un bebé pero, aún no haya sido posible, es importante que acudas con médicos especialistas en fertilidad y Biología de la Reproducción Humana, que evalúen tu salud reproductiva y te brinden alternativas de Reproducción Asistida con las mayores probabilidades de éxito, como con la Fecundación In Vitro.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad después de los 35 años y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar las causas que te están impidiendo lograr ese sueño y trazar un plan de tratamiento personalizado, llevado a cabo por un equipo de expertos embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate con nosotros, cuéntanos tu historia aquí y permítenos ayudarte a llevar tu bebé a casa.

Inés decidió ser mamá después de haber consolidado otros sueños en su vida, pero de inmediato recibió comentarios negativos, basados en ideas erróneas sobre los riesgos de tener un bebé a los 40. Ella te cuenta su historia, sus miedos, los prejuicios que enfrentó y cómo logró tener a sus 2 pequeñas, Ilse y Ana Paula, con un tratamiento de Reproducción Asistida.

Los riesgos de tener un bebé a los 40 años

"¿En serio quieres tener un bebé a tus 46 años?, ¿de verdad quieres intentarlo?, ¿y qué pasa si no funciona?, ¿no piensas en todos los riesgos de tener un bebé a los 40? En este camino me encontré a muchas personas que me decían cosas como esa, seguro también te han dicho algo así, ¿no? Pero todos esos pensamientos son puros prejuicios, ahora lo sé.

riesgos-de-tener-un-bebe-a-los-40-retrato-ines-mama-ingenes
Inés - Mamá Ingenes a los 46 años.

Mi esposo Gabriel y yo nos dedicamos a trabajar por muchísimos años, postergamos el tema de querer tener un bebé y hacer crecer nuestra familia, pero llega un momento en la vida cuando simplemente te surge la necesidad de querer ser mamá y de querer ser papá.

Mi hermana fue la que llamó para sacar nuestra consulta, yo pensé muchas veces en agendar una cita, pero, la verdad, tenía tantísimo miedo de que no funcionara que no podía ni llamar. Ahora estoy eternamente agradecida de que me haya dado ese empujoncito.

riesgos-de-tener-un-bebe-a-los-40-dos-ninas-bebes-durmiendo-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro-ilse-y-ana-paula
Ilse y Ana Paula - Bebés Ingenes

Somos personas sanas, no tenemos padecimientos o algún problema médico que lo impidiera, no tomamos, no fumamos, pensé que estábamos perfectamente bien, pero mi edad afectaba porque ya tenía más de 35 años, es ahí cuando empiezan a reducirse tus posibilidades por la calidad y el número de óvulos que te quedan. Piensas en todos los riesgos de tener un bebé a los 40 y es algo duro de afrontar.

Hablamos con nuestro médico, y aunque claro que mi edad era un factor determinante, me aseguró que había tratamientos de Reproducción Asistida que sin duda nos ayudarían a lograrlo. Hablé con mi esposo y nos decidimos por elegir el programa multiciclo con 3 Fertilizaciones In Vitro, pero en serio que no sabes todo lo que implica, no lo sabes a menos de que hayas pasado día y noche pensando en por qué no puedes ser mamá.

riesgos-de-tener-un-bebe-a-los-40-idos-ninas-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro-ilse-y-ana-paula
Ilse y Ana Paula - Bebés Ingenes

Cuando comienzas tu tratamiento piensas que, si no ocurre a la primera, bueno, aún existen otras dos fertilizaciones más pero, cuando pasas tu FIV y resulta con un negativo... es algo tan fuerte, es emocionalmente muy difícil, sientes que el mundo se te apachurra, que todo a tu alrededor se oscurece. Y aún así, hoy que estoy aquí puedo decirte que, LO VOLVERÍA A HACER ABSOLUTAMENTE TODO.

Al primer intento de Fecundación In Vitro fuimos muy confiados, nos sentíamos los reyes, ahora sí todo en un abrir y cerrar de ojos ocurriría, pero no se dio. Y mira, una en verdad que es consciente de que puede fallar, te lo dicen, lo has pasado, ¡ya lo sabes!, pero jamás deja de ser igual de doloroso.

¿Y cómo le haces después de eso? Pues te levantas, ni modo, no hay de otra, así te cueste todo y pases días y noches completas llorando y dándole vueltas. Se trata de no rendirte, pararte y empezar de nuevo, levantarnos juntos, apoyarte del amor que ya tienes por tu bebé, e ir por el siguiente ciclo.

Nos arriesgamos, ¡y lo logramos en nuestra segunda Fertilización In Vitro!

riesgos-de-tener-un-bebe-a-los-40-dos-ninas-con-pastel-de-cumpleanos-4-meses-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro-ilse-y-ana-paula
Ilse y Ana Paula de cuatro meses - Bebés Ingenes

¡En mi segundo FIV resultó nuestro embarazo! Así, sin más, por fin lo habíamos conseguido, ¡Dios! Nos sentimos tan agradecidos con la vida, con nuestros médicos y el mundo entero; y nuestra emoción se incrementó muchísimo más despuesito, ¡cuando supimos que eran dos hermosas nenas! Llegué pidiendo una personita y salimos con dos preciosuras.

Ahora que las oigo balbucear, reír, gritar... ¡ah, cómo gritan mis pequeñas! Las veo, las escucho a diario y es un sonido tan hermoso. Siempre han estado juntas, siempre lo estarán, entre ellas se acompañan, se abrazan, se hablan y hasta juegan juntitas. Estar con ellas significa recibir una noticia buena todos los días.

Mi embarazo fue muy bueno, pero tuvimos mucho cuidado porque ya estaban aquí y no queríamos que algo fuera a pasar, después de todo lo que atraviesas te da un terror que pueda ocurrir cualquier cosa, que algo malo pase, debíamos hacer todo para que se mantuvieran perfectas.

El día que nacieron fue algo complicado por todo lo de la pandemia, las tuvimos justo a la mitad de todo, pero en el hospital nos ayudaron mucho para que pudiéramos estar mi esposo y yo y a las 8:15 de la mañana nacieron; primero una y unos minutos después la otra, ¡fue increíble!

riesgos-de-tener-un-bebe-a-los-40-dos-ninas-vestidas-con-ropa-de-halloween-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro-ilse-y-ana-paula
Ilse y Ana Paula en su primer Halloween - Bebés Ingenes

Escuché que mis nenas lloraron y, en ese preciso instante, fue cuando supe que todo había valido la pena, ¡todo! Gabriel me dice que, cuando por fin nacieron, pensó: 'Acabo de ver algo que jamás había imaginado, tengo 2 hijas, ¡mi vida cambió por completo!' Estaba tan feliz como yo, todo era perfecto.

¡Me dan ganas de comerme al mundo! Así me hacen sentir como mamá, ¡puedo hacer lo que sea! Ilse salió muy parlanchina y a Ana Paula le fascina gritar, ambas están sanitas, sanitas, desde el día uno, y nada más importa.

Sé que quizás creas que es muy fácil decirlo, pero no, yo sé lo que significa y quiero gritártelo: ¡Debes creer en ti! No dejes de hacerlo, por favor, si no puedes embarazarte, si no has podido ser mamá, si estás pensando en los riesgos de tener un bebé a los 40, deja todo eso de lado, ¡eres fuerte!, ¡lo lograrás! Debes intentarlo todo, confiar en ti y en tus especialistas en fertilidad.

riesgos-de-tener-un-bebe-a-los-40-mama-ingenes-ines-y-esposo-gabriel-cargando-a-dos-bebes-hijas-festejando-4-meses-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro
Gabriel, Ilse, Ana Paula e Inés - Familia Ingenes

Yo sé que tienes frustración, y quiero decirte que será difícil, e incluso puede pasar que un día te cuestiones si ser madre es algo que realmente quieres hacer pero, te prometo que cuando llegue tu embarazo, cuando veas la vida que creaste y la sientas dentro de ti, todo eso se diluye.

Ser mamá no es como te lo cuentan, no se compara con lo que imaginas, cuando lo vives en carne propia, todo lo que haz hecho, todo vale por ellas.

Amamos a nuestras bebés con todo el corazón, fueron niñas planeadas, deseadas y amadas desde el pensamiento, desde antes de llegar a este mundo, y haremos todo lo que esté en nuestras manos para que esto sea el comienzo de dos vidas maravillosas".

riesgos-de-tener-un-bebe-a-los-40-mama-ingenes-ines-y-esposo-gabriel-cargando-a-dos-bebes-hijas-nacidas-via-fertilizacion-in-vitro
Gabriel, Ilse, Ana Paula e Inés - Familia Ingenes

Tienes más de 40 años y, ¿quieres ser mamá?

Si tú quieres ser madre, pero estas pensando en los riesgos de tener un bebé a los 40, queremos decirte que miles de mujeres decidieron posponer su maternidad para el momento preciso en el que estuvieran listas, y hoy el reloj biológico ya no es un impedimento para lograrlo. 

En caso de que tengas más de 35 años y estés intentando ser mamá, pero aún no haya sido posible, es importante que acudas con médicos especialistas en Biología de la Reproducción Humana, que evalúen tu salud reproductiva y te brinden alternativas de Reproducción Asistida con las mayores probabilidades de éxito, como la Fecundación In Vitro.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad después de los 35 años y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar las causas que te están impidiendo lograr ese sueño y trazar un plan de tratamiento personalizado, llevado a cabo por un equipo de expertos embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate, cuéntanos tu historia aquí y permítenos ayudarte a llevar tu bebé a casa.

Cuando existe un deseo tan grande, como lo es tener un hijo, nada ni nadie lo puede detener. La Reproducción Asistida trasciende barreras, porque lleva al límite la ciencia para poder crear vida y desafía los deseos más profundos de la mujer ¿Cuánto deseas ser mamá?  

A continuación, te compartimos la historia de Luz, una mujer que tuvo que decidir entre continuar con su matrimonio o perseguir su sueño de formar una familia. 

Un amor indescriptible: Cuando una mamá conoce a su bebé

“Cuando nació Leonardo me lo pegaron al pecho, no lo podía creer, ¡de verdad existe! Estuvo conmigo piel a piel por una hora… en ese momento te olvidas de todo, es un amor indescriptible. 

Cuando mi esposo y yo nos hicimos novios me dijo que no quería tener hijos, que no quería casarse, no quería vivir con alguien… pero siempre dice que yo fui haciéndolo cambiar, poco a poco. Nos casamos, yo tenía 33 años y entonces le dije: ‘Pensé que iba a poder sacrificar esa parte de mi vida, pero no, yo quiero tener un bebé, y si tú no lo deseas mejor nos separamos.’ 

La alternativa se llama: Reproducción Asistida

Fue difícil, yo lo amaba con todo mi ser, pero no quería sacrificar eso. Después, él me dijo que tenía miedo de ser un mal padre, ahí lo entendí todo… Hablamos y decidimos intentarlo, después dejamos de cuidarnos pero no funcionó. Yo tenía quistes, ovario poliquístico y mi esposo teratozoospermia, solo teníamos 10% de probabilidades de embarazarnos, y la solución era hacerlo por in vitro.

No fue sencillo, pero cuando estás en un tratamiento ves la gran cantidad de personas que no pueden ser papás, es más común de lo que piensas, y eso te ayuda… y tuvimos mucha suerte porque desde el primer ciclo, funcionó. Gemelos: Leonardo y Daniela. A ella tardamos en verla porque se la llevaron para revisarla, pero estuvo muy bien después. Siento que eso influyó, el cómo nacieron, porque hoy ya tienen un año y son diferentes. Son el mejor regalo que Dios me pudo dar, los amo con todo mi corazón y haría esto una y mil veces si supiera que el resultado son ellos, porque el cariño que ellos nos dan es invaluable. Daría mi vida por ellos y repetiría todos esos sacrificios mil veces más solo para verlos felices."

El sueño de ser mamá no tiene límites, ¡sí puedes tener a tu bebé!

La Reproducción Asistida y la tecnología actual que existe en México en institutos de fertilidad como Ingenes, son una solución para quienes tienen el sueño de tener un bebé y hasta ahora no lo habían conseguido.

Si pones tu historia en nuestras manos, juntos escribiremos la mejor parte de ella, porque sabemos que hay sueños que tienen un largo camino por delante, pero en Ingenes hacemos que ese camino sea toda una aventura.

Ten la seguridad de que este es el camino que te llevará hasta tu estrella. Acércate, nosotros te ayudaremos a cumplir tu sueño de tener a tu bebé.

Las personas que atraviesas dificultades para tener un bebé saben bien lo difícil que puede ser. Más allá de la cuestión médica, experimentan distintos sentimientos de tristeza, frustración, angustia e incluso culpa. El estrés por quedar embarazada no debe obviarse, y debe ser atendido a la par y como parte de un tratamiento de Reproducción Asistida para que este sea exitoso.

A continuación, te compartimos la historia de Elba, una mujer que pasó 5 años de tratamientos fallidos que no tomaban en cuenta la importancia del cuidado psicoemocional, y no lograban darle un diagnóstico adecuado. Conoce cómo fue su lucha y cómo logro convertirse en mamá con ayuda de un tratamiento multiciclo de Fertilización In Vitro con apoyo emocional.

Hacer todo al pie de la letra y que nada ocurra

"Algunos doctores decían que era mi culpa, que mi estrés por quedar embarazada era muchísimo y eso afectaba, que debía tomar vacaciones, pero ¿cómo va una a relajarse cuando no tienes la menor idea de lo que está pasando con tu cuerpo?, cuando no saber por qué no funciona...

Yo hice todo lo que me decían, absolutamente, cada medicamento y análisis, todo al pie de la letra y nada. Primero fui con un ginecólogo durante dos años, después acudí a una clínica de fertilidad y estuve otros dos años y medio. Hice 3 Fertilizaciones In Vitro y no tuve éxito.

estres-por-quedar-embarazada-elba-mama-ingenes-retrato-de-mujer-que-tuvo-un-tratamiento-de-fertilizacion-in-vitro-exitoso

Durante ese tiempo pasé por mucho estrés, un mar de desilusiones, desesperación, mucha tristeza, agotamiento físico, emocional y por supuesto económico, con toda la cantidad de análisis y consulta tras consulta, sin ningún resultado.

Con cada tratamiento y con cada prueba de embarazo negativa que pasaba sentía muchísimo miedo, era extremadamente estresante, me sentía devastada. En el tercer intento, el doctor me dijo: 'No sé qué pasa, algo de ustedes no está bien, algo no funciona', ahí fue cuando nos caímos los dos y dejamos de intentarlo.

Tenía las trompas obstruidas, eso fue lo que me dijo el médico. Me sentía tan culpable de no poder embarazarme, sentía como si la única razón para la que yo estaba en este mundo fuera esa, y yo no sirviera, era horrible ver a todas esas mujeres embarazadas a mi alrededor, eso es algo que te destruye desde adentro.

estres-por-quedar-embarazada-bebe-nacido-via-fertilizacion-in-vitro-en-instituto-ingenes

Cuando íbamos a alguna reunión familiar o estábamos con personas conocidas, mi estrés por quedar embarazada se alzaba hasta las nubes, había algunas que me preguntaban: '¿Cuándo te vas a animar?, ¿por qué no tienen un bebé?, ¿qué están esperando?' Yo no sabía ni qué responder, incluso llegué a decirles que no me gustaban los niños con tal de ya no pensar en eso, pero por dentro los deseaba tanto, era horrible.

Con mi esposo también tuve muchos conflictos, pasar por problemas para tener un hijo pone un gran peso sobre la relación, muchas cosas pasaron por la mente de ambos, pero al final logramos salir adelante juntos.

Después de un año de que me había dado por vencida, mi cuñado me habló del Instituto, la idea de ir estuvo rondando por mi mente un par de días y esa cosquillita me volvió, sentí como si se abriera una ventanita en mi corazón y terminé decidiéndome por agendar mi primera cita.

estres-por-quedar-embarazada-retrato-familiar-de-bebe-nacido-via-fertilizacion-in-vitro-en-instituto-ingenes

Atender tu salud médica y psicoemocional en Reproducción Asistida

Me hicieron una eco para ver cómo estaba mi matriz y mis ovarios, y a mi esposo también le hicieron estudios para revisar sus espermas. Fui muy puntual, hice todo tal y como me dijeron y gracias a Dios el primer In Vitro fue positivo. El día que el doctor me dijo: 'Elba, vas a ser mamá', no lo creía, mi esposo y yo lloramos.

Tardé 5 años, todo ese estrés, yo pensaba que nunca sería mamá, tuvimos que hacer tantas cosas para tenerlo, muchos sacrificios, pero todo valió la pena. Mi embarazo fue muy feliz, aunque también algo estresante. Tenía mucho miedo de perderlo, sentía la misma presión de antes, cuando tenía todo ese estrés por quedar embarazada, pero los terapeutas que tienen en el Instituto me ayudaron mucho.

Una realmente no piensa en todo ese estrés por quedar embarazada que una está cargando; es decir, sabes bien que traes un peso, y los médicos te dicen que te relajes, pero no sabes cómo hacerlo, simplemente una no tiene esas herramientas. Aquí, me brindaron apoyo emocional con terapeutas que se especializan en mujeres y parejas que nos está constando tener hijos, es parte del tratamiento.

estres-por-quedar-embarazada-nino-con-playera-verde-nacido-via-fertilizacion-in-vitro-instituto-ingenes

Cuando por fin pude escuchar su corazón en el ultrasonido sentí mucha emoción, algo que no se puede explicar, es lo más lindo que existe; y con eso muchos de mis miedos también se fueron quitando. El día que entré al quirófano no dejaba de llorar, pensaba: 'Tengo que escucharlo, tengo que saber que está bien'.

¡Y por fin lo escuché! Lloró muchísimo, estaba sano y muy fuerte, era perfecto, era todo lo que siempre soñé que sería. Mi hijo se llama Juan José, es mi estrella y mi mundo entero.

Un tratamiento de Reproducción Asistida no es algo fácil porque hay muchos sentimientos encontrados, vienes de un camino complicado, de un fallo tras fallo, de cambios hormonales, te vuelves muy sensible, ¡tienes los sentimientos a flor de piel! Pero debes sacar las fuerzas, hacer cada cosa que tus médicos te indican, ser constante y estar al mil, ¡atenta a todo!

Claro que no es algo que ocurra en un abrir y cerrar de ojos, y cuesta mucho mantenerse fuerte, pero también es muy cierto lo que se dice sobre la alegría inmensa que llena tu corazón cuando escuchas: 'Mamá'.

estres-por-quedar-embarazada-elba-mama-ingenes-con-su-hijo-nacido-via-fertilizacion-in-vitro

Nos costó muchísimo formar una familia, pero lo logramos, y eso nos llenó de felicidad. ¡Él nos dio la familia que soñamos! Y quiero decirle a todas las mujeres que están pasando por lo mismo, que por favor no pierdan la fe y sigan adelante, un pie tras de otro, aunque cueste, aunque tengan que tomar un respiro y volverlo a intentar, que sigan su instinto y confíen muchísimo".

Tú también quieres tener un bebé y, ¿aún no lo has logrado?

El cuidado y la salud emocional es tan importante como cualquier cuestión médica a tratarse durante un tratamiento de Reproducción Asistida. El estrés por quedar embarazada puede afectar de forma severa, y de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, la cuestión psicoemocional debe ser vigilada en aquellas mujeres que están buscando un bebé, y no hacerlo puede tener consecuencias devastadoras, como un aborto espontáneo o que el bebé presente bajo peso al nacer.

Si tienes más de 35 años y llevas doce meses o más intentando tener un bebé, un tratamiento multiciclo personalizado de Fertilización In Vitro en conjunto con tu atención a nivel psicoemocional, puede ayudarte a lograrlo.

Acércate a Ingenes y cuéntanos cómo ha sido tu camino hasta ahora, para que diseñemos el tratamiento integral que te dará las mayores probabilidades de transformarte en mamá.

La madre que gesta un bebé en su vientre modifica sus genes, incluso cuando el óvulo utilizado es de otra mujer, lo que implica que su hijo nacerá con rasgos similares a ella; esto de acuerdo con investigaciones realizadas por la Fundación del Instituto de Infertilidad de Valencia (IVI).

Ovodonación, una oportunidad de vida

La donación de óvulos brinda a miles de personas la posibilidad de vivir un embarazo y tener un bebé, mediante un proceso de Fertilización In Vitro (FIV), pero dar este paso durante el proceso puede ser algo difícil de atravesar.

Al escuchar la palabra ovodonación, es natural que muchas pacientes presenten todo tipo de miedos y dudas, debido a que la célula que formará a su embrión pertenece a otra mujer; pero estudios recientes acerca de la genética de los embriones demuestran que éstos se modifican mediante el proceso de gestación.

Un hallazgo que pueden ser de gran ayuda para disipar muchas de los prejuicios e ideas erróneas que se tienen acerca de la donación de estas células.

Su óvulo, tu vientre y su genética

donación-de-ovulo-tu-vientre-modifica-los-genes-de-tu-bebe-imagen-de-microscopio-electronico-de-exoma-que se adhiere-al-endometrio-de-un raton
Imagen de microscopio electrónico de vesícula redondeada típicas que está por adherirse al endometrio de un ratón (IVI).

Lo que sucede al interior del vientre es mucho más importante que el óvulo por sí mismo, ya que en su interior ocurren una serie de modificaciones que influirán en el desarrollo del embrión e incluso en el crecimiento de la persona después de nacer.

El desarrollo de un bebé implica mucho más que un óvulo y un esperma o su unión, implica su formación al interior del vientre por 9 meses, durante los cuales se llevan a cabo distintos procesos que influyen directamente en su genética, modificando incluso ciertos rasgos como:

La investigación llevada a cabo por el FIVI encontró que, existe una relación directa entre el embrión que se está desarrollando y la madre que lo gesta, en la cual se modifica el genoma del bebé, al llevarse a cabo un intercambio entre el embrión y el endometrio, que es el tejido interno del útero.

Si bien, la madre gestante que recibió la donación de óvulos, no aportará por completo la carga genética del bebé, ella sí moldeará sus genes, influenciando directamente en sus rasgos, expresiones e incluso en su capacidad de reacción a ciertas enfermedades.

¿Cómo ocurre el intercambio genético entre el embrión y tu vientre?

donacion-de-ovulos-tu-vientre-modifica-los-genes-de-tu-bebe-celulas-intercambiando-informacion-genetica-en-vientre-materno-de-un-raton
Imagen de microscopio electrónico de exoma abriéndose para intercambiar información genética (IVI).

El líquido endometrial contiene una especie de saquitos como vesículas llamados exosomas, que a su vez están cargados con moléculas de ARN de la madre, estos entran en contacto directo con el núcleo del embrión, que es el lugar en donde se encuentran sus genes.

Esta mezcla es la que se encargará de regular la expresión de ciertos genes específicos, de forma que surjan algunos rasgos y otros no. Este intercambio ocurre de la misma forma cuando una mamá no pasa por un proceso de Reproducción Asistida con donación de óvulos; de forma que su bebé, las formas y rasgos que él manifestará después, se definen también en el proceso de gestación.

Mientras está en el vientre, el embrión se desarrolla mediante el cordón umbilical, recibiendo sangre, alimento y oxígeno que dependen directamente de la genética, los hábitos y estilo de vida de su madre; con lo cual transmite una gran cantidad de información que, sin lugar a dudas, influirá en cómo lucirá, hablará y sonreirá.

Donación de óvulos: una pequeña célula, una gran oportunidad

donacion-de-ovulos-y-donacion-de-esperma-donavida-ingenes-espermas-y-ovulo-mama-ingenes-rocio-con-sus-bebes-nacidos-con-ovodonacion
Rocío, Mamá Ingenes de 52 años que tuvo a sus 2 bebés mediante dos Fertilizaciones In Vitro con ovodonación.

La donación de óvulos, representa una oportunidad única para muchas mujeres que anhelan transformarse en mamás, a través de recibir una célula que, posteriormente, se formará y crecerá dentro de ellas, a la cual imprimirán sus propios genes moldeándolos a lo largo de 9 meses.

Por lo anterior, una vez que su bebé nace, podrá manifestar distintos rasgos físicos similares a su mamá, que pueden ir desde mostrar cabello chino y ojos color miel, hasta una forma particular de reír.

En este sentido, una donación de óvulos es una pequeña ayuda para poder experimentar una de las etapas más increíbles dentro de la naturaleza humana: gestar y dar vida a un bebé que tendrá tu sangre y genes moldeados por ti, una persona que al nacer de ti será 100% tu hijo hoy y siempre.


Fuente:

1. F. Vilella, J. M. Moreno-Moya, N. Balaguer, A. Grasso, M. Herrero, S. Martínez, A. Marcilla , C. Simón. "Hsa-miR-30d, secreted by the human endometrium, is taken up by the pre-implantation embryo and might modify its transcriptome” (2015). 

Marisol y su esposo atravesaron diferentes situaciones médicas que complicaron su camino para convertirse en padres, como ocurre con el 10% de los casos de personas que no han logrado tener un bebé, cuyo problema tiene su origen en una combinación de factores de infertilidad masculinos y femeninos.

Conoce su historia y cómo lograron sobreponerse a esos y otros obstáculos, para lograr a sus gemelos con un tratamiento de Reproducción Asistida multiciclo.

Cáncer testicular, quistes y un solo ovario

“Mi esposo y yo llevamos 10 años juntos y por mucho tiempo nos dedicamos a trabajar, queríamos consolidar nuestro propio negocio de comercio digital antes, tener una base sólida y después pensar en crecer nuestra familia, pero mientras estábamos en medio de eso sentimos la necesidad de dar ese paso más.

El problema fue que ambos tuvimos algunas situaciones médicas y eso complicó todo, él tuvo cáncer testicular, a mí me detectaron quistes y, debido a eso, también me quitaron un ovario. Después de eso estábamos con una incertidumbre tremenda de si íbamos a poder ser papás o no.

Muchas personas nos decían: ‘Vayan a ver, vayan a preguntar con un doctor, para checar qué les dicen’, pero en ese entonces apenas estábamos empezando con nuestro negocio y sabíamos que un tratamiento de Reproducción Asistida era algo un poco caro, y realmente nunca piensas que vas a necesitar algo así.

Trabajamos mucho, muchísimo, y cuando vimos que podíamos solventar los gastos fue cuando llamamos al Instituto, la verdad es que antes no consideramos otra clínica de fertilidad, fuimos directo ahí y todo se fue dando maravillosamente como una bolita de nieve.

Durante nuestra consulta médica ya ahí en la sucursal, mi esposo y yo dijimos: ‘¡Vamos por todo!’, escuchamos la recomendación de nuestro doctor, Israel Trejo, platicamos al respecto y elegimos hacer el tratamiento de Reproducción Asistida que mayores probabilidades nos brindaba, el de 4 ciclos de Fertilización In Vitro, pero no se dio a la primera...

Cuando no pega te vienes para abajo, tantas cosas te pasan por la mente; no lograr tener un bebé es algo que jamás imaginé que iba a atravesar, y pasar por una situación así, que para nada te imaginabas es algo indescriptible, es muy duro... pero siempre debes tener presente el porqué, tu porqué, por qué lo haces, por qué sigues insistiendo y pasando por cientos de análisis, por diferentes médicos y prueba tras prueba. Quienes hemos estado ahí sabemos lo que es, un golpe anímico y físico gigante, a veces sientes que te pegan por todos lados.

Pero jamás debe una perder de vista cuál es el objetivo final, eso es lo que te da fuerza para seguir: pensar en tu bebé, saber que lo hacer por él, para tenerlo contigo, solo teniendo eso tatuado en la mente es como sabes que cada una de las cosas que haces está valiendo la pena, sabes que estás luchando por algo que significa todo.

Después del tercer FIV por fin los conocimos

Después de mi 3er. ciclo de FIV fuimos a hacernos la prueba de sangre en el Instituto, llegamos temprano, muy nerviosos y los dos en ayunas, mi esposo no podía probar bocado de lo angustiado que estaba. Teníamos que esperar al doctor para que nos diera el resultado, así que salimos de ahí y mi esposo fue al banco en lo que esperábamos, ¡ahí recibió mi llamada!

Me dijo que estaba a punto de pasar a la caja cuando le llamé, fue un lío porque le pidieron que saliera del banco para hablar y no me escuchaba bien, mientras le daba la noticia salió corriendo de la fila y yo solo le gritaba: ‘Salió positivo, créetela, ¡lo logramos!’

¡Estaba en shock! Cuando le llamé a mi esposo yo estaba llorando, por eso él creyó que no había funcionado, mientras empujaba a todos en la fila del banco, él me decía: ‘Tranquila, hay otra oportunidad, tenemos un ciclo más’, y cuando por fin me calmé un poquito y pude decirle que íbamos a ser papás ni siquiera me respondió, ¡llegó corriendo!

Lo más chistoso y maravilloso de todo fue que, aunque desde el principio nos moríamos por tener 2 bebés, en realidad solo teníamos el nombre de un niño, ¡y en el ultrasonido nos confirmaron que eran dos chiquitos! En la semana 39 de mi embarazo nacieron Miguel y Gabriel, nombres de arcángeles, nuestros angelitos que vinieron a iluminarnos.

Cuando fuimos al Instituto por primera vez y hablamos con nuestro doctor, él me dijo algo que nunca olvidé: ‘Les prometo que voy a entregarles a sus bebés’. Nosotros queríamos tener 2 bebés, se lo dijimos desde el principio y él nos respondió así, esa frase se me quedó marcada, es algo bien bonito, queríamos dos y nos los dio, lo logramos.

¿Cómo es mi vida ahora que soy mamá? ¡Cambió totalmente! Mi perspectiva sobre las cosas y del mundo es completamente diferente, porque ellos son el centro de todo ahora.

"Cada dolor, cada lágrima y prueba negativa, cada inyección, cada cosa que pasas se va a transformar en algo bueno"

Marisol, mamá ingenes.

Es muy importante llegar con la mente abierta y dejarte ayudar, escuchar las opciones de tratamiento de Reproducción Asistida que existen y abrirse a ellas, creo que eso es lo que le diría a otras mujeres que están pasando por algo como esto.

Mis bebés tienen año y medio con nosotros, pero todavía cuando me despierto y los veo, no puedo creerlo, ¡es como ver un milagro!, un sueño hecho realidad. La vida te lo pone, sabe cómo y cuándo, pero tú ya tienes tu destino, el punto es que debes salir a buscarlo, debes hacer todo para llegar a él.

¿Qué les digo a ellos? A Miguel y a Gabriel todos los días, mi esposo y yo, les damos las gracias por haber llegado a nuestras vidas, por iluminarnos de la forma en que lo han hecho y por darnos el privilegio de elegirnos para ser sus papás”.

Tú también quieres ser mamá pero, ¿aún no lo logras?

1 de cada 10 parejas heterosexuales que tienen problemas para tener un bebé presentan una combinación de factores masculinos y femeninos; es decir que ambos, hombre y mujer, cada uno presenta alguna situación que está comprometiendo su salud reproductiva; pero incluso con esto es posible alcanzar hasta 96% de probabilidades de llevar un embarazo a término con un tratamiento de Reproducción Asistida multiciclo como el de Marisol.

Si tú o tu pareja tienen más de 35 años, han intentado tener un bebé por seis meses o más y aún no lo han logrado, existen muchas opciones que pueden ayudarlos. En Ingenes, contamos con un Programa Inicial que tiene el objetivo de evaluar tu salud reproductiva completa y la de tu pareja, para identificar su mejor opción de tratamiento de Reproducción Asistida, aquella que les dará las mayores probabilidades de lograr su sueño de ser papás.

Conoce más sobre nuestro Programa Inicial dando clic en la imagen de abajo, y sigue el camino que te llevará hasta tu bebé, ¡iremos junto a ti hasta que puedas cargarlo en casa!

¿Tener un embarazo después de los 35 años? No decidirse a tiempo por querer tener hijos podría hacer que pierdas el poder de elegir. Si supieras que dentro de dos años tu probabilidad de ser madre se reducirá considerablemente, ¿cambiarías la forma en que estás planificando el curso de tu vida?

"Tengo 40 años y me habría cambiado la vida si hace 20 alguien me hubiera hablado sobre infertilidad. Planificar tu maternidad no significa solo decidirte por no tener hijos cuando no los deseas, también significa ser capaz de tenerlos cuando sí quieres".

Luciana Mantero, escritora, periodista y madre después de los 35 años.
embarazo-despues-de-los-35-luciana-mantero-ted-talk-demasiadao-tarde-para-tener-hijos

Así comienza la charla TEDx de la escritora y periodista Luciana Mantero, que a los 33 años se enteró de que tenía menopausia precoz. Debido a su estado, tuvo que buscar ayuda para formar una familia mediante tratamientos de Reproducción Asistida.

En el camino para tener su bebé, descubrió la oportunidad de ayudar a otras parejas que pasan por esta misma situación.

El tiempo es el peor enemigo de la fertilidad

embarazo-despues-de-los-35-reserva-ovular

"¿Qué pasaría si te dijera que en dos años vas a perder la oportunidad de tener hijos? ¿Cambiarías tus planes de vida?" pregunta Luciana. "Si todos ustedes estuvieran en edad reproductiva, 2 mil de ustedes tendrían problemas para tener un hijo en el futuro, sin saberlo hoy".

La buena noticia es que Luciana se limita a destacar una situación hipotética. La mala noticia es que, como no hay una fecha precisa en la que se pierde por completo la oportunidad de ser madre o padre, muchas personas no se dan cuenta hasta que ya es demasiado tarde.

Embarazo después de los 35: el reloj biológico frente a las tendencias culturales actuales

embarazo-despues-de-los-35-mujer-mayor-cargando-a-su-bebe-que-tuvo-via-fertilizacion-in-vitro
Mónica - Mamá Ingenes después de los 35 años

Una mujer de 30 años tiene un 20% de posibilidades de quedar embarazada en cada ciclo de relaciones sexuales sin protección. A los 40, esta probabilidad baja al 5%, con un mayor riesgo de aborto y alteraciones genéticas que podrían hacer que su bebé manifieste condiciones como el Síndrome de Down, comprometiendo su calidad de vida.

En la era moderna, los hombres y las mujeres tienen cada vez más problemas para embarazarse y tener un bebé. La dificultad para tener hijos es una epidemia silenciosa para la que casi nadie está preparado.

América Latina experimenta un descenso de la fecundidad

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), América Latina presenta un descenso acelerado de la fecundidad y problemas de fertilidad asociados al retraso de la maternidad, que contrastan con las altas tasas de embarazo adolescente.

Este es un tema global ampliamente estudiado en los últimos años, debido en gran parte al envejecimiento de la población mundial. El reloj biológico va por un lado y las tendencias culturales por otro.

Quedar embarazada a los 35, 37, 39, 41, 43, 45, 47….

embarazo-despues-de-los-35-mama-ingenes-mama-ingenes-pury-mujer-mayor-cargando-a-su-bebe-que-tuvo-via-fertilizacion-in-vitro
Pury - Mamá Ingenes después de los 35 años

"Cuando tenía 29 años, me vino a la cabeza la idea de tener un hijo", explica Luciana. "No estaba del todo segura de que fuera el momento adecuado, pero empezamos a intentarlo de todos modos. No tardé mucho en quedarme embarazada. Tres años después de que naciera mi primer hijo, Lucas, y tras haber experimentado las maravillas de la maternidad, decidimos intentar tener un segundo hijo. Tenía 33 años cuando me diagnosticaron una menopausia precoz".

Para Luciana, el diagnóstico de menopausia precoz fue inesperado. Según su testimonio, siete médicos diferentes le dijeron que era imposible quedarse embarazada con sus propios óvulos. Sus opciones eran la adopción o la donación de óvulos. De acuerdo con esos médicos, su reserva ovárica era simplemente "demasiado vieja".

"Durante dos años, mi rutina consistió en hacerme un análisis de sangre todos los días, además de docenas de ecografías transvaginales para controlar mi ovulación. Fui a una clínica para hacerme una histerosalpingografía".

Luciana Mantero, escritora, periodista y madre después de los 35 años.

Después de todo el desgaste físico, Luciana buscó un alivio espiritual y se tomó un respiro antes de continuar su camino.

"Vengo de una familia atea, pero aun así, fui a la Virgen del Cerro a rezar por otro hijo", continúa. "Después de un periodo de gran duelo, acepté que había otro camino para un final feliz con las herramientas y el apoyo adecuados. Tomamos el camino de la ovodonación".

Embarazo después de los 35 años: experiencia y oportunidad

Luciana escribió un libro en el que detalla su historia y la de otras nueve mujeres. A lo largo de su viaje, conoció a cientos de personas de su natal Argentina, hombres y mujeres que estaban pasando por lo mismo que ella. Luciana cuenta que las historias siguen llegando a ella, igual que su segundo hijo, Joaquín, llegó también a ella.

"¿Sabes cómo fuiste concebido? ¿Sabes si tus padres tuvieron problemas de fertilidad o si se sometieron a algún tratamiento?"

Las oportunidades que ofrece la Reproducción Asistida para un embarazo después de los 35

embarazo-despues-de-los-35-retrato-familiar-mamas-ingenes-madre-padre-e-hijo
Nadia y David - Mamá Ingenes después de los 35 años

Gracias a los avances científicos, ahora hay una gran variedad de alternativas para tener un embarazo después de los 35 años, que sea exitoso y termine con un bebé en casa.

Si tú estás planeando un embarazo incluso existe la posibilidad de congelar tus óvulos. Lo ideal es hacerlo antes de cumplir los 30 años. Después de los 30, la calidad y la cantidad de óvulos disminuye paulatinamente conforme avanza el tiempo.

Muchas personas quisiéramos creer que vivimos fuera de las estadísticas, pero claro que, las estadísticas están ahí por algo:

En México, 1 de cada 6 personas experimenta problemas de infertilidad. "Todos sentimos que estamos fuera de las estadísticas, pero la realidad es que todos cabemos en ellas", concluye Luciana. "No quiero que sea demasiado tarde para ti. No dejes que tu sueño se quede sin cumplir por no haberte decidido a tiempo".

Con una Fecundación In Vitro a los 40, Silvia logró tener a su primer hijo, Santiago; pero la gran sorpresa vendría un año y medio después, cuando se embarazo de su segunda bebé, Emma, sin ayuda de algún tratamiento de Reproducción Asistida. Conoce su historia y cómo gracias a una donación de óvulos, ella pudo cumplir su sueño de transformarse en mamá.

Ambos son 100% mis hijos y no hay diferencia

“Mi esposo y yo dejamos las etiquetas, los tabús sobre la donación de óvulos, la presión social y tomamos la decisión de tener a Santiago y a Emma, porque no hay diferencia, ellos dos son 100% mis hijos.

Tengo 44 años y vivimos en Chiapas, y cuando decidimos que queríamos tener un bebé fuimos con un médico que se enfocaba en ayudar a "familias ya grandes”, ahí fue cuando nos topamos con la dificultad por embarazarnos.

Antes de conocer a mi pareja no tenía muchas intenciones de ser mamá. Él y yo hablamos, queríamos tener un bebé que fuera un pedacito de ambos, pero tomamos la decisión cuando yo ya era grande; pensamos: “Ok, no pasa nada, vamos con un médico para que nos oriente y me embaracé”, así lo hicimos, ¡y lo logramos! Estábamos tan felices, pero desafortunadamente tuve un aborto, eso nos afectó muchísimo.

En ese momento, yo no sabía si seguir intentándolo o no, fue algo muy difícil, pero en ese tiempo mi papá nos contó que había visto publicidad del Instituto, y empezamos a tantear la posibilidad de acudir aquí.

Mis papás viven en la Ciudad de México y decidimos ir a la sucursal de allá. Cuando llegamos para nuestro Programa Inicial, me hicieron un examen completo para evaluar todo sobre mi salud reproductiva, y resultó que mi formación de óvulos era muy baja, debido a mi edad.

Queríamos un tratamiento que fuera lo más seguro posible, algo que de verdad nos garantizara las mayores probabilidades, para que ahora sí pudiéramos lograrlo, y nos recomendaron un tratamiento multiciclo de Fecundación In Vitro.

Desafortunadamente el primer intento no funcionó, y después el segundo ciclo tampoco, y ahí fue cuando de verdad todo se hizo caótico, no entendía por qué pasaba todo esto, ¿por qué no podíamos embarazarnos? Fueron momentos muy oscuros, me sentía perdida y no paraba de llorar.

Hablé con mi doctor y él me recomendó que tomara la opción de recurrir al apoyo emocional que se brinda junto con el tratamiento. Me acerqué con la terapeuta y hablamos de todo el proceso, lo que ocurrió antes con mi primer bebé, de toda la frustración, de que me sentía culpable, se lo conté todo y ella me ayudó muchísimo.

Mi esposo y yo platicamos de cómo nos sentíamos, si todo esto valía la pena y decidimos que no nos rendiríamos, ¡lo intentaríamos todo!

En ese momento fue cuando el doctor habló conmigo acerca de la donación de óvulos, me explicó cómo funcionaba todo, que esta alternativa sirve para que mujeres como yo, que tenemos problemas con la producción de óvulos, podamos tener un bebé con una Fecundación In Vitro a los 40, a los 45 o incluso a los 50 años.

Hablamos sobre la epigenética y me explicó que en el vientre ocurre un intercambio entre los genes de tu bebé y los tuyos; él estaría dentro de mí, crecería gracias a mi sangre, a lo que yo comiera, sería yo quien le daría vida y entendí que no había diferencia alguna, que sería 100% mi hijo.

El día que por fin nació, cuando lo escuché, cuando escuché a Santiago lloré muchísimo, como jamás en toda mi vida y le dije: ‘Mi amor, por fin ya estás aquí conmigo y nunca te dejaré, ¡por fin llegaste a nuestras vidas!’ Fue un instante totalmente mágico porque, al escucharme, se quedó completamente quieto, dejó de llorar y se calmó por completo. Bendito el día en que decidimos regresar al tratamiento por ese tercer ciclo de FIV.

A otras mujeres que, como yo, están atravesando problemas para ovular o cualquier otra situación por la que aún no hayan logrado tener a su bebé, les diría que tomen la opción de una ovodonación, que lo intenten porque no hay una sola duda de que será tu hijo. Sean valientes y arriesguen todo aquí porque vale muchísimo la pena cuando oyes que te dicen: 'Mamá'.

¿Y cómo llegó Emma? ¡Sorpresa! ¡Ella es un milagro! Jamás pensé que podría tener otro bebé, no sin requerir algún tratamiento de Reproducción Asistida. Cuando me enteré de que estaba embarazada de nuevo, en verdad que no podía creerlo, ¿esto es real?

Mi pequeña vino bien, estaba completamente sana y perfecta. Hoy estamos tan felices de tenerlos aquí, y pienso que todo lo que pasamos antes fue un aprendizaje, una preparación para cuando los tuviéramos, ellos nos enseñaron a ser papás desde antes de nacer y esperamos convertirnos en los mejores." 

¿Quieres ser mamá y aún no lo has logrado?

Miles de mujeres decidieron posponer su maternidad para el momento preciso en el que estuvieran listas, y el reloj biológico ya no es un impedimento para lograrlo. Si tienes más de 35 años y estás intentando ser mamá, pero aún no ha sido posible es importante que acudas con médicos especialistas en reproducción, que evalúen tu salud reproductiva y te brinden alternativas con las mayores probabilidades de éxito, como la Fecundación In Vitro.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar aquello que te está impidiendo tener un bebé; y trazar un plan de tratamiento personalizado, llevado a cabo por un equipo de expertos embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate, da clic en la imagen de abajo para agendar tu Programa Inicial, y permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa.

Iniciar un tratamiento de Reproducción Asistida puede ser inquietante, el proceso quizás implique un sube y baja de emociones, ¡y te entendemos! Quizás podrías atravesar diferentes retos que lleven a sentirte sola, y es por eso que contar con una red de apoyo formada por tu pareja, amigos o familiares cercanos será de suma importancia para mantenerte firme y centrada en el objetivo de tener a tu bebé, y para que puedas vivir de la mejor forma la experiencia transformadora de convertirte en mamá.

Si llevas tu tratamiento en pareja, esta será tu soporte principal

red-de-apoyo-en-un-tratamiento-de-reproduccion-asistida-pareja-feliz-con-bebe

En caso de que estés llevando el tratamiento junto con tu pareja, esta será tu más grande soporte, una de las personas más importantes que estará contigo en todo el proceso.

A lo largo de más de 16 años de experiencia con todo tipo de casos de personas que anhelan convertirse en padres, hemos notado la importancia de que la pareja se involucre al 100%, estando ahí para ti en las consultas, los análisis clínicos, durante tu estimulación, tu punción y hasta en tu transferencia; esto en caso de que estés llevando un tratamiento como la Fertilización In Vitro.

Entendemos que enfrentarse a una situación de infertilidad puede ser abrumador, y quizás esto rete su relación en más de una forma, pero no deben olvidar el objetivo final: tener un bebé de ambos a quien le mostrarán el mundo, una personita que estará formada con lo mejor de cada uno, y que será la culminación de todo ese amor y aprendizaje que han forjado a lo largo de su vida juntos.

Ambos deben examinar su salud reproductiva

red-de-apoyo-en-un-tratamiento-de-reproduccion-asistida-pareja

Además, si tu pareja es hombre, es importante recordar que en 40% de los casos en los que las parejas tienen problemas para concebir, esto suele deberse a un factor masculino; por lo que, si este es su caso, será necesario que desde el día uno tu pareja esté presente y completamente involucrada para diagnosticar adecuadamente la situación reproductiva de ambos, y que puedan convertirse en padres.

Si bien, serás tú quien experimentará de forma física, psicológica y emocional gran parte de las etapas de este tratamiento, tu pareja también atravesará situaciones que la reten, y compartirlo les ayudará a sentirse acompañados. Tener un bebé es una experiencia que vivirán ambos y su apoyo incondicional te brindará una mayor fortaleza para dar cada paso.

¿Cómo promover una mejor relación de apoyo entre tú y tu pareja?

Entendemos que en muchas ocasiones es posible que no sepan exactamente cómo compartir las diferentes situaciones que están experimentando, pero existen algunas estrategias que pueden ayudarles:

La comunicación es clave para atravesar este camino juntos, ambos experimentarán diferentes situaciones y sentimientos, pero hablarlo directamente y de forma honesta, hará más sencillo resolver cada tema.

Tu red de apoyo es más grande de lo que crees

red-de-apoyo-en-un-tratamiento-de-reproduccion-asistida-mujeres-diferentes-edades

La pareja no es la única persona que forma parte de tu red de apoyo para ayudarte en este camino, alrededor de ti tienes una multitud de personas como familiares o amigos, cuyo amor y entendimiento te sumará fuerza e incidirá positivamente en el éxito de tu tratamiento.

Entendemos que, para muchas personas, estos temas pueden ser complicados de tratar, pero la infertilidad no es más un tabú e incluso es mucho más común de lo que la mayoría podría pensar, ya que 1 de cada 6 parejas experimenta problemas para concebir.

Hablar sobre el tema con tus hermanas, tus padres o tus amigas te ayudará a reducir el estrés, estar mucho más tranquila y relajada para que todo fluya de manera correcta.

¿Conoces a alguien que haya atravesado algo similar?

A lo largo de este camino, quizás hayas conocido a una o más personas que hayan atravesado problemas para tener un bebé, y ellos también forman parte de tu red de apoyo.

Hablar con personas que han pasado por situaciones similares, escuchar sus historias, su sentir, los retos que se han encontrado y la forma como lo han resuelto te ayudará muchísimo a darte un respiro, y entender que esta situación no es para nada tu culpa.

Apoyo emocional en Ingenes

red-de-apoyo-en-un-tratamiento-de-reproduccion-asistida-apoyo-emocional-ingenes-mujeres hablando-en-terapia

Si estás en medio de un proceso de Reproducción Asistida en Ingenes, como parte de tu tratamiento, te ofrecemos el servicio de apoyo emocional (SEI), en el que promovemos grupos de encuentro con personas que han experimentado situaciones muy parecidas a las tuyas tratando de tener un bebé. Estos son guiados por nuestro equipo de terapeutas especializadas que, además, te brindarán mayores herramientas para que vivas la mejor experiencia al transformarte en mamá.

Tú ya tomaste la decisión más importante de tu vida al querer ser mamá y luchar con todas tus fuerzas hasta lograrlo, pero eso no es algo que tengas que atravesar sola. Tu pareja, tu familia, tus amigos y todo el equipo de Ingenes, toda tu red de apoyo servirá de ancla para impulsarte hasta que tengas a tu bebé contigo.

El clomifeno, Omifin o citrato de clomifeno es un medicamento estimulante ovulatorio, esto quiere decir que hace que los ovarios produzcan óvulos y que éstos se liberen. Generalmente se prescribe a mujeres que no han logrado quedar embarazadas por no poder producir óvulos, (en 70% de los casos ha logrado funcionar y mejorar los ciclos de ovulación).

Además, puede ser recetado a hombres con situaciones de esterilidad. Sin embargo, este componente por sí solo no funcionará para lograr un embarazo.

Evita automedicarte con Clomifeno o usarlo sin consultar un médico

Si has intentado quedar embarazada por algún tiempo y no lo has logrado, es probable que hayas oído hablar del Omifin, clomifeno o citrato de clomifeno, pero es muy importante considerar que no debes automedicarte o utilizarlo por cuenta propia.

Antes de recurrir a este medicamento es necesario que acudas con un médico especialista en Reproducción Asistida, particularmente si estás buscando incrementar tus probabilidades de quedar embarazada.

clomifeno-sirve-para-quedar-embarazada-mujer-hablando-con-otra-mujer

El citrato de clomifeno suele prescribirse en forma de tabletas para ingerirse vía oral y la dosis puede variar de persona a persona, por lo que deberás tomar la que tu especialista recete. Por lo general, se comienza a tomar de 3 a 5 días después del inicio del ciclo menstrual. No debe tomarse en una dosis diferente a la indicada por el doctor y su ingesta debe ser exactamente como sea recetada.

Clomifeno en un tratamiento de Reproducción Asistida

El citrato de clomifeno suele utilizarse en tratamientos de Reproducción Asistida, desde los tratamientos de baja complejidad como los coitos programados, hasta los de alta complejidad como la Fertilización In Vitro.

Algunas de las ventajas que tiene el uso del clomifeno en este tipo de procesos son los siguientes:

Efectos secundarios del clomifeno

clomifeno-sirve-para-quedar-embarazada-efectos-secundarios

El citrato de clomifeno puede provocar múltiples efectos que pueden ser severos, de no contar con un seguimiento puntual llevado a cabo por un médico especialista, tales como:

En caso de que estés utilizando este medicamento como parte de tu proceso de reproducción, recuerda que es esencial acudir a todas las citas con tu médico, ya que su monitoreo sobre la reacción que tiene tu cuerpo es fundamental

¿Qué alternativas existen para quedar embarazada?

clomifeno-sirve-para-quedar-embarazada-mama-con-bebe-nacido-por-fecundacion-in-vitro-ingenes

Si has tratado de quedar embarazada por más de 12 meses y no logras conseguirlo, es probable que estés enfrentando una situación de infertilidad, que puede tratarse de forma eficaz acudiendo cuando antes al médico

Antes de considerar tomar este o cualquier otro medicamento para incrementar tus probabilidades de embarazo, consulta con tu médico experto en Reproducción Asistida, quien evaluará tu salud reproductiva completa para proporcionarte el tratamiento que te dé las mayores probabilidades de tener un bebé.

Si este es tu caso, te invitamos a que conozcas más sobre nuestro Programa Inicial, que se enfoca en encontrar la razón precisa por la que aún no has logrado ser mamá, y brindarte un plan de tratamiento perzonalizado.


Fuentes

  1. MedlinePlus. Clomifeno. Riesgos y contraindicaciones de los tratamientos no asistidos de la esterilidad. Sociedad Española de Fertilidad. (2021).

Aneuplodía es la presencia de un número anormal de cromosomas, una alteración genética que puede presentarse en el embrión y comprometer el término de un embarazo. A continuación, te explicamos cuáles son sus causas y cómo puedes prevenir este tipo de condición.

Aneuploidía, ¿qué es?

Cada uno de los tejidos y órganos que conforman el cuerpo humano están formadas por células somáticas, que proceden a su vez, de células madre originadas durante el desarrollo embrionario.

Las células somáticas del ser humano son diploides, lo que significa que normalmente poseen 23 pares de cromosomas (46 cromosomas en total), en los que se encuentran repartidos todos los genes, que se encargan de almacenar la información genética. Las células sexuales (óvulos y espermatozoides), por otro lado, son haploides y sólo contienen la mitad de cromosomas.

A una célula que contiene una carga cromosómica normal se le conoce como euploide, pero cuando una célula presenta un número anormal de cromosomas (ya sean más o menos), se le denomina como aneuploide.

En caso de que el número anormal resulte en una cantidad de cromosomas menor de 46, esta alteración se conoce como monosomía, mientras que cuando existe una mayor cantidad de cromosomas se le conoce como trisomía.

¿Cuáles son las causas de las aneuplodías?

aneuploidia-que-es-como-prevenir-cromosomas-trisomia-monosomia

La mayoría de las alteraciones que causan ganancias o pérdidas cromosómicas se originan durante un proceso denominado como "gametogéneisis", que se refiere al proceso en el que se forman los gametos, es decir, el óvulo y el esperma.

Principalmente ocurre durante la ovogénesis o desarrollo del óvulo (durante la fase celular meiosis I), mientras que otro porcentaje considerable de estas alteraciones surge durante las primeras mitosis (proceso que ocurre en el núcleo de las células eucariotas, antes de la división celular, y que consiste en el reparto equitativo del material hereditario),​​ después de la fertilización.

Alrededor de 50% de todos los embriones que son producidos mediante técnicas de Reproducción Asistida son aneuploides, la tasa de aneuploidía aumenta conforme aumenta la edad materna. A partir de los 37 años se produce un mayor porcentaje de embriones aneuploides.

Las trisomías más frecuentemente encontradas en embriones vía Fertilización In Vitro (FIV) son 16, 19 y 21 (cromosomas) mientras que la  monosomía 22 y la pérdida parcial del cromosoma Y son las monosomías más frecuentes.

Todas las monosomías (excepto la monosomía de cromosoma X o síndrome de Turner) son incompatibles con la vida; es decir que, aquellos embriones que presenten esta alteración no podrán desarrollarse.

En cambio, todas las trisomías pueden dar origen a un bebé con problemas serios de salud. El tipo de afectación, características fenotípicas y la esperanza de vida de ese bebé dependerán del tipo de trisomía presentada.

aneuploidia-que-es-como-prevenir-sindrome-de-down-mama-con-bebe

La trisomía 21, por ejemplo, es una alteración que da origen al síndrome de Down, y es una de las trisomías más frecuentes (se presenta 1 caso por cada 700). Esta condición, además, se caracteriza porque las personas suelen:

¿Cómo impactan las aneuploidías tu salud reproductiva?

Alrededor de 35% de todos los fallos de implantación que ocurren en los tratamientos de Reproducción Asistida, que es una de las principales causas de la infertilidad, son debido a la transferencia de embriones aneuploides.

En caso de que tengas más de 37 años y estés llevando un proceso de Reproducción Asistida, o estés considerando comenzar ese camino, debes saber que existen alternativas para evitar que los embriones presenten aneuploidías y otro tipo de alteraciones genéticas, para que logres tener un bebé en casa, y este tenga la mejor calidad de vida posible.

Puedes lograr a tu bebé sin que esta alteración sea un obstáculo

Para evitar que alteraciones genéticas como las aneuploidías puedan afectar a los embriones, tus especialistas pueden recomendarte y llevar a cabo una prueba denominada Diagnóstico Genético Prenatal o Preimplantacional (PGT por sus siglas en inglés).

Este análisis se realiza en todos los embriones generados por FIV para conocer su perfil cromosómico, y así evitar la transferencia de embriones aneuploides al útero. Esto aumentará las probabilidades de implantación, de embarazo y de tener un bebé en casa.

aneuploidia-que-es-como-prevenir-mama-de-edad-avanzada-con-bebe

El PGT suele recomendarse en pacientes que están atravesando un tratamiento de Reproducción Asistida si:

Si este es tu caso o quieres saber más sobre la prueba PGT para reducir al mínimo el riesgo de que tu bebé presente condiciones que comprometan su calidad de vida, te invitamos a visitar nuestra página sobre Diagnóstico Genético Preimplantacional.


Fuentes

  1. Hassold, T. y Hunt, P. To err (meiotically) is human: the genesis of human aneuploidy. (2001). Nature reviews Genetics.
  2. Ramia, M., Musharrafieh, U., Khaddage y W., and Sabri, A. Revisiting Down syndrome from the ENT perspective: review of literature and recommendations. (2014). European archives of oto-rhino-laryngology : official journal of the European Federation of Oto-Rhino-Laryngological Societies.
  3. Rubio, C., Bellver, J., Rodrigo, L., Castillon, G., Guillen, A., Vidal, C., Giles, J., Ferrando, M., Cabanillas, S., Remohi, J., et al. In vitro fertilization with preimplantation genetic diagnosis for aneuploidies in advanced maternal age: a randomized, controlled study. (2017). Fertility and sterility.

En caso de que estés buscando tener un bebé y aún no lo hayas logrado, existen algunas cosas que puedes hacer para mejorar tu salud reproductiva. Aquí te mostramos algunos consejos para mejorar la fertilidad y que puedas convertirte en mamá.

¿Cuál es la probabilidad de embarazarte sin ayuda?

Si estás pasando por una situación en la que necesitas ayuda de la Reproducción Asistida para conseguir tu sueño de ser mamá, debes saber que no eres la única y que esto es mucho más común de lo que parece. De hecho, una mujer saludable de 30 años tiene solo un 20% de posibilidades de quedar embarazada cada mes.

Como puedes ver el porcentaje de lograr un bebé sin ayuda es bajo, no siempre ocurre al primer intento, y en muchas ocasiones podría incluso tardar hasta un año para quedar embarazada. Sin embargo, existen algunas cosas que puedes hacer para promover una mejor salud reproductiva y que tengas más oportunidades para convertirte en mamá.

Primero, olvida lo que has escuchado por ahí

consejos-para-mejorar-la-fertilidad-infertilidad-es-mas-comun-de-lo-que-crees-prueba-de-embarazo-negativa

Si has escuchado que tener hijos es algo muy sencillo, debes olvidarlo. Si tu amiga, vecina o familiares te han mencionado que solo debes seguir intentando, que tarde o temprano pasará y que solo necesitas esperar, o cualquier otra frase como esta, ¡olvídalas! Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 6 mujeres en el mundo, casi 200 millones necesitará ayuda de tratamientos de Reproducción Asistida para poder quedar embarazada y tener un bebé.

La reserva ovárica de la mujer disminuye desde el nacimiento, y que esto se acelera aún más después de los 35 años. ¡Increíble! ¿No crees? Con base en esto, la propia OMS nos dice que, si una mujer menor de 35 años ha tratado de quedar embarazada teniendo relaciones sexuales sin protección durante al menos un año y aún no lo ha logrado, debería considerar obtener ayuda de especialistas en reproducción.

¿Cómo mejorar tu salud reproductiva?

Si ya te has decidido a ser mamá y lo has intentado, pero aún no puedes lograrlo, estos consejos te pueden ayudar. Lo principal y una de las cosas más importantes que puedes hacer es tener hábitos saludables como hacer ejercicio al menos 30 minutos al día, consumir agua regularmente y llevar una dieta balanceada.

consejos-para-mejorar-la-fertilidad-mujer-haciendo-ejercicio

Además de esto, es importante que trates de llevar un estilo de vida de vida más saludable, mediante distintos hábitos como los siguientes:

Además de estos consejos para mejorar la fertilidad, también será útil que puedas comenzar a tomar vitaminas prenatales, con al menos 400 microgramos de ácido fólico cada día, esto tan pronto como decidas empezar a tratar de concebir. Esto te ayudará a reducir el riesgo de que tu bebé pueda presentar anomalías en su desarrollo.

Cuerpo sano mente sana

Puedes cambiarlo todo, la forma como te alimentas, tus hábitos de ejercicio, etc., pero tu salud mental y emocional también deben estar al cien. Recuerda que la definición de salud es “Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedades o padecimientos”.

Esto quiere decir que tu salud psicoemocional es tan importante como la física, que lo que sientes y estás atravesando es completamente válido, tus preocupaciones, alegrías, el estrés por las actividades diarias, todo suma y cuenta en este camino para encontrar a tu bebé. El hecho de que estés en un estado mental de bienestar ayudará también a mejorar tu salud reproductiva, trayéndole a tu cuerpo el equilibrio que requiere.

El empujón que necesitas...

consejos-para-mejorar-la-fertilidad-mujer-embarazada-con-osito-de-peluche

Como ya te mencionamos antes, es normal pedir ayuda para tener un bebé y no debes sentirte culpable por hacerlo. En nuestro Instituto nos dedicamos a resolver el mayor número de casos y los más complejos en cuanto a Reproducción Asistida.

Tenemos la tasa de éxito más alta de Latinoamérica y estamos por encima de las clínicas de Estados Unidos, con hasta 96% de casos de éxito, porque nuestro objetivo no es solo lograr un embarazo sino ayudarte a tener a tu bebé en casa.

No dudes en dar el primer paso, contamos con la mejor tecnología y todas las técnicas en tratamientos de Reproducción Asistida que existen, a través de nuestros programas multiciclo BEC (Bajando Estrellas del Cielo), que te brindarán un menor desgaste físico, económico y emocional.

Acércate y conoce más de los Programas Multiciclo que tenemos para ti, no lo pienses más, nosotros te ayudaremos a realizar tu sueño de convertirte en mamá.

Antes de tener a sus trillizos por Fecundación In Vitro, Verónica atravesó diferentes procedimientos de Reproducción Asistida fallidos en México y Estados Unidos, que la retaron física, mental y emocionalmente.

Aunque a lo largo de su camino, ella tuvo que atravesar por algunas pérdidas gestacionales, hoy es conocida en su natal Guadalajara, Jalisco, por ser la orgullosa mamá de Leonardo, Nicolás y Alonso, sus trillizos por Fecundación In Vitro que han dado a su vida y la de su esposo un giro de 360°. Conoce su historia como mamá Ingenes aquí.

Verónica, 20 años para convertirme en mamá

“Las pérdidas fueron lo más difícil, pero al final escuchamos tres corazones latir. Pasé 20 años esperando tener un bebé, antes de llegar aquí lo intentamos dos veces en Estados Unidos y no funcionó. Es muy difícil pasar por todo lo que implica el tratamiento: inyecciones, óvulos, parches, todo el estrés, la presión social que tienes alrededor, y todo eso sumado al temor de que no vaya a funcionar... Fue tanto en un momento, que la verdad, dejamos de intentarlo.

Mis cuñadas fueron las que hicieron una cita para mí, aquí en el Instituto, y aunque yo aún tenía mucho miedo de pasar de nuevo por todo eso, la ilusión que tenía de poder transformarme en mamá era mucho más grande, así que acudimos a nuestro Programa Inicial en la sucursal de Guadalajara.

Una vez ahí, llevé mis análisis anteriores, revisamos todo y nos hicieron otros estudios, me dijeron que tenía muy poca ovulación, una baja reserva ovárica; así que la mejor opción para convertirnos en papás era que me hicieran una Fecundación In Vitro, ¡y funcionó!, pero perdí a mi bebé al tercer mes.

Quizás te interese el siguiente artículo: ¿Cómo saber cuál es mi reserva ovárica?

El proceso para afrontar la pérdida de mi bebé fue muy fuerte, me sentía terrible que me preguntaran: ‘¿Cómo estás?, ¿Cuánto tienes ya?, ¿Para cuándo llega?’… no quería ver absolutamente a nadie, y necesité tiempo para sanar y que pasara todo.

Tardamos un poco en volver para nuestro segundo ciclo de Fecundación In Vitro, pero en esa ocasión todo salió de maravilla, me embaracé de nuevo, ¡y por fin lo logramos! ¡Por fin estábamos a punto de ser papás! Mi esposo lloró muchísimo cuando fuimos al ultrasonido y escuchamos el primer corazón, pero después escuchamos el segundo, ¡y luego un tercer latido! En ese momento él ya no podía ni hablar, estábamos muy emocionados.

Durante mi embarazo batallé un poco porque por ser tres bebés necesité estar en reposo y tuve muchos cuidados. Mis trillizos por Fecundación In Vitro fueron prematuros, y el día que nacieron; cuando por fin llegaron a este mundo, no pude mirarlos sino hasta el tercer día, sentía mucha impotencia al verlos con tantos aparatos en el hospital, ver lo pequeños que eran, me daba mucho miedo que no lo lograran...

Estuvieron así 3 meses y medio, pero yo estaba ahí cada día para mirarlos, hablarles, para alentarlos a salir de ahí y que pudieran estar con nosotros para darles todo; afortunadamente salieron bien y pudimos llevarlos a casa.

Sus nombres son Leonardo, Nicolás y Alonso, recuerdo muy bien cuando los escuché llorar por primera vez, el día que por fin llegaron conmigo; desde el instante en que nacieron absolutamente todo cambió para mí, para siempre.

Ser mamá de trillizos por Fecundación In Vitro es un privilegio enorme, gigantesco, que agradezco cada día de mi vida, porque sé que los embarazos múltiples, los embarazos que son así se logran poco; y me siento sumamente orgullosa de que estén perfectamente bien y lo hayamos logrado.

Cuando crezcan les contaremos toda su historia, les mostraremos cómo ha sido su vida desde el inicio, desde antes de que llegaran aquí, desde que los pensábamos y rezábamos para que llegaran con nosotros. Mi esposo y yo éramos muy felices viviendo en pareja, pero estar con ellos hoy no tiene comparación, nuestra vida está de cabeza ahora y dio el mejor giro."

¿Quieres ser mamá, pero has tenido pérdidas y no lo has logrado?

Si tú también estás intentando ser mamá, has tenido pérdidas gestacionales, y no lo has logrado aún, es importante que acudas con médicos especialistas en Reproducción Asistida, que sepan identificar específicamente cuál es la causa que te está impidiendo tener un bebé.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial que está enfocado en detectar cualquier situación que no está permitiendo vivir tu maternidad, para trazar un plan de tratamiento multiciclo personalizado, que te dé hasta 96% de probabilidades de lograrlo, incluso si has tenido alguna pérdida o esto ha sido recurrente.

Acércate con nosotros y agenda tu Programa Inicial, permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa

Para Elon Musk, el hombre más rico del mundo y dueño de una de las compañías más valiosas a nivel mundial, la humanidad se dirige hacia su fin inminente a menos de que las personas comiencen a tener más hijos.

Durante un evento organizado por The Wall Street Journal, el CEO de Tesla y SpaceX hizo algunas declaraciones referentes a las bajas tasas de natalidad que han ido incrementando durante las últimas décadas:

“Creo que uno de los mayores riesgos para la civilización es la baja tasa de natalidad y el rápido descenso de la misma. Sin embargo, muchos, incluso personas inteligentes, creen que hay demasiada gente en el mundo y que la población está creciendo sin control. Es completamente lo contrario. Por favor, mirad los números: si la gente no tiene más hijos, la civilización se va a desmoronar, recuerden mis palabras.”

Elon Musk

Elon Musk tiene 6 hijos de dos matrimonios, y considera que el bajo índice de nacimientos tiene un impacto directo en el trabajo, la producción y el desarrollo tecnológico del mundo. Si las personas no comienzan a tener más hijos, él asegura que la humanidad se dirigirá a su fin inminente.

Tasas de natalidad a la baja en todo el mundo

De acuerdo con información del Banco Mundial, Elon Musk no está equivocado, desde la década de 1960 el número de nacimientos ha ido descendiendo cada vez más; sin embargo esto no ocurre de forma homogénea en el planeta, ya que hay algunas zonas que están completamente sobrepobladas, generando diversos problemas que van desde falta de acceso a servicios básicos, hasta desigualdad económica y social.

elon-musk-humanidad-desaparecera-si-no-tenemos-mas-hijos-banco-mundial-tasa-natalidad

México no es la excepción, y el número de nacimientos registrados en el país también ha ido en picada, con una tendencia marcada desde la década de 1990 hasta la fecha, como muestran los datos de natalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

elon-musk-la-humanidad-desaparecera-si-no-tenemos-mas-hijos-tabla-de-natalidad-inegi

"Una mayor esperanza de vida puede retrasar el progreso"

Los anteriores no son los únicos números que han llamado la atención de Elon Musk. Desde 1960 a la fecha, la esperanza de vida a nivel mundial ha aumentado considerablemente, pasando de 52 años a más de 72.

elon-musk-la-humanidad-desaparecera-si-no-tenemos-mas-hijos-una-mayor-esperanza-de-vida-puede-retrasar-el-progreso

El magnate considera que la humanidad no debería insistir en intentar vivir por períodos demasiado prolongados, ya que insiste en que la renovación de la especie es fundamental para el progreso y el desarrollo de nuevas ideas, tendencias, tecnología y cambios profundos que buscan mejorar la civilización:

"Creo que es importante que las personas mueran, porque la mayoría de las veces, la gente no cambia de opinión. Si viven eternamente, entonces podríamos convertirnos en una sociedad estática en la que las nuevas ideas no tienen éxito".

Elon Musk

Las nuevas generaciones se inclinan hacia una tendencia general de decir no a los hijos, como ocurre con los hogares nombrados como “DINK” por sus siglas en inglés para Double Income No Kids o Ingeso Doble Sin Hijos; que destacan sobre todo en la generación Millennial, con parejas de adultos jóvenes que viven en un mismo hogar y deciden no tener bebés.

Mayores opciones para quienes sí desean hijos

Sin embargo, hoy en día también existen mayores posibilidades para que las personas que sí buscan tener hijos, puedan lograrlo, como es la Fertilización In Vitro y otras técnicas de Reproducción Asistida; lo que no solo otorga a estas personas la posibilidad de ver realizado ese sueño, sino que trae al mundo bebés deseados, esperados y amados; que gracias a eso, tendrán mayores oportunidades de convertirse en seres humanos felices y con una mejor calidad de vida.

Las predicciones de Elon Musk son determinantes: si las personas no comienzan a tener más hijos pronto, la humanidad desaparecerá; pero la decisión está en cada uno de nosotros y solo el tiempo nos dará esa respuesta.

María Concepción decidió ser mamá de nuevo para darle a su hijo un hermano; sin embargo, atravesó algunas dificultades para lograrlo sin ayuda. Debido a su edad y a que su esposo se había practicado una vasectomía, fue necesario recurrir a una Fecundación In Vitro para poder lograr su sueño.

A los 36 años, con un plan de tratamiento multiciclo de Fecundación In Vitro, ella y su esposo lograron tener 2 bebés, un niño y una niña: Adriel y Aranza. Te contamos su historia con Ingenes aquí.

Conny y su lucha para volver a ser mamá

ser-mama-de-nuevo-fecundacion-in-vitro-connie

“Yo sentí que quería ser mamá de nuevo por mi hijo, no lo quería dejar solo y si está en mí poder darle un hermanito, iba a intentarlo todo. Mi esposo y yo tenemos un niño de 7 años, que fue concebido sin ningún problema. Queríamos tener otro, pero conforme fueron pasando los años empezamos a tener dificultades para embarazarnos.

Acudimos al Instituto un año antes de empezar, nos dieron todos los detalles del tratamiento, pero lo postergamos por una u otra cosa: la casa, el negocio… Soy médico veterinario, tengo 36 años y me dedico a la práctica clínica atendiendo a perritos y gatos, tenía otras perspectivas de forma personal y ya cuando me sentí más preparada para concentrarme nuevamente en la maternidad, volvimos para intentarlo.

ser-mama-de-nuevo-fecundacion-in-vitro-connie-y-su-esposo

Mi esposo se había hecho la vasectomía, estaba el tema de mi edad y nos recomendaron una Fecundación In Vitro. Fue un proceso duro el someterme a las muestras cada semana, y para mi esposo también fue difícil porque tuvieron que hacerle una pequeña cirugía para obtener la muestra.

Además de los traslados, porque nosotros vivimos en Almoloya de Juárez y debíamos ir hasta Santa Fe, e incluso descuidamos otros aspectos de la vida por estar en el proceso. Ser mamá no empezó cuando los bebés nacieron, empezó cuando decidimos tomar el tratamiento, cuando ya tenía 34 años, y afortunadamente, ocurrió en el primer intento.

Cuando me dijeron que eran dos bebés fue un shock, tardé varias semanas en asimilarlo, y sí, disfruté mi embarazo… aunque también tenía mucho miedo de perderlos. Aceptar que durante esos 9 meses algo pudiera fallar, eso fue lo más difícil para mí.

Adriel y Aranza van a cumplir 1 año y 8 meses; y Alan, que tiene 7, siempre ha sido mi apoyo, me ayuda, me pasa los pañales, en mi cuarentena se acostaba junto con los bebés… Este esfuerzo lo hicimos por él, los hermanos son muy importantes y yo no quería dejarlo solo.

ser-mama-de-nuevo-fecundacion-in-vitro-hermanos-dos-ninos-una-nina

Si algo pasara, si nos fuéramos, él tendría a alguien, por eso hice el tratamiento, lo hice por mi primer hijo, hice el esfuerzo y afortunadamente vinieron dos. El mejor regalo que un papá puede darle a un hijo es el regalo de un hermano, y eso es lo que yo les dejo: Un amor incondicional.”

¿Quieres ser mamá de nuevo y no lo has logrado?

Si tú también estás intentando ser mamá de nuevo y no lo has logrado aún, es importante que acudas con médicos especialistas en reproducción, que detecten específicamente cuál es la situación que te está impidiendo tener un bebé.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad nuevamente, y que están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar aquello que te está impidiendo tener un bebé; y trazar un plan de tratamiento personalizado, llevado a cabo por un equipo de expertos embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate, agenda tu Programa Inicial y permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa.

El testimonio de Fecundación In Vitro de Ana, es una muestra de que nada es imposible cuando estás decidida a ser mamá, una muestra de la lucha incansable que millones de mujeres atraviesan el día de hoy. Desde muy joven, Ana tuvo problemas relacionados con la tiroides, y una mala atención médica entonces derivó en que, posteriormente, enfrentara problemas para convertirse en mamá.

A continuación, Ana te cuenta los distintos pasos que dio yendo de médico en médico hasta tener a sus dos cuatitos con ayuda de la Reproducción Asistida y un programa de tratamiento multiciclo de Fecundación In Vitro.

Fecundación in vitro, testimonio de la lucha por ser mamá

“Fue maravilloso poderlos escuchar el día que nacieron, sentí un vuelco en el corazón, la mejor experiencia de mi vida. Cuando era joven, tuve problemas con la tiroides, el tratamiento no fue adecuado y eso me provocó quistes, que se adhirieron a mis trompas.

Una de ellas quedó completamente tapada y la otra funcionando al 2%, y ahí empezó el calvario, andar buscando médicos, yendo a clínicas de fertilidad, los costos… Para nosotras, como mujeres que ya queremos formar una familia, es desesperante, es estresante, es triste, llegas a un punto donde te quiebras, se quiebra tu cuerpo y tu alma.

Empiezas a buscar opciones, quieres tratar de entender, pero tu cerebro no da para más, y a veces piensas que no vas a poder. Yo le dije a mi esposo que, si él quería tener hijos y yo no podía dárselos, debía hacer su vida con alguien más, para no tener problemas, para no exasperarnos al tener un sueño y no poder cumplirlo; pero mi esposo se portó a la altura, me dijo que buscaríamos la solución y que no me dejaría de querer por esto que estábamos atravesando.

Fueron 8 meses de inyectarme y tomar medicamentos. Es difícil, pero tú tienes esas ganas, ese amor guardado, ese deseo de transformarte en mamá… y es por eso es que funcionó. Los doctores hicieron su labor, mi esposo hizo su labor, mis papás, mis amigas y también yo.

Quizás te interese el siguiente artículo: Ovario poliquístico, lo que debes saber para tener a tu bebé

Todo confluyó para llegar a ese momento, cuando los tienes en tu vientre. Cuando el doctor me habló y dijo: ‘Muchas felicidades, ¡estás embarazada!’ Todo por lo que habíamos luchado, todo lo que habíamos soñado… ¡En ese momento se cumplió!

Fue maravilloso poderlos escuchar, ver sus dos ojos, sus dos manos, es un vuelvo en el corazón, verlos nacer fue la mejor experiencia de mi vida. Escucharlos que me dicen mamá y ver cómo van creciendo… Si yo hubiera sabido todo lo que implica y lo que atravesaría, lo volvería a pasar. Lo volvería a procesar y a vivir, porque tener a mis hijos aquí es el sueño final de mi vida, el regalo más hermoso que puedo tener en este mundo, y mi tarea hoy es ver que crezcan sanos, que sean felices.”

¿Quieres ser mamá y aún no lo has conseguido?

De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), si tienes más de 35 años y has intentado tener un bebé por 12 meses o más, necesitas ayuda de especialistas en reproducción, que detecten de forma precisa cuál es la situación que te está impidiendo transformarte en mamá.

Si tú te sientes identificada con la historia de Ana y estás atravesando problemas para tener un bebé, existen muchas alternativas de Reproducción Asistida, que pueden ayudarte a lograr tu sueño.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que han decidido tener un bebé y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa enfocado en identificar aquello que está obstaculizando tu sueño; y trazar un plan de tratamiento personalizado para que te transformes en mamá, llevado a cabo por un equipo multidisciplinario de embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate con nosotros y permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa.

A sus 28 años, Rebeca ya había pasado por un diagnóstico de ovario poliquístico y endometriosis. Ella recurrió a distintos tratamientos para lograr embarazarse, desde medicamento para ovular hasta inseminaciones artificiales que no tuvieron éxito. Conoce su historia de lucha y cómo logró transformarse en mamá de Elianne y Ricardo, sus dos bebés In Vitro.

Rebeca y sus bebés In Vitro

“En el ultrasonido nos dijeron: ‘Aquí está bebé 1, bebé 2…’, ellos son quienes pelearon, ellos nos escogieron. Cuando me casé fui a hacerme un chequeo, tenía ovario poliquístico y no era seguro que me embarazara de forma natural. Pregunté qué podíamos hacer, estuve cuatro meses con pastillas para ovular, y nada.

Nos hicieron estudios y yo tenía endometriosis, eso lo complicaba. Me sugirieron una inseminación y comenzamos con pastillas, ultrasonidos… cinco meses y no funcionaba. Después en una clínica hicimos otra inseminación y tampoco; dijeron que tenía miomas en el útero y me operaron...

Es muy difícil, empezamos súper positivos y no funcionaba, estaba angustiada y cada semana era ir al doctor, tomar pastillas, hormonas… a eso añade la ansiedad de no saber qué ocurre y nuestra relación de pareja se complicó. Hacer la tarea por obligación afecta, y además que las personas te pregunten: ‘¿Para cuándo?’… ¡No me preguntes, no sabes lo que está pasando!

Un día te despiertas, vas con todo y al otro te sientes decaída, no sabes qué hacer. En el Instituto nos preguntaron cómo nos sentíamos, fue más humano.... Tenía 28 años y nos dijeron que con Fertilización In Vitro habría más posibilidad. Con el primer ciclo del In Vitro la prueba de embarazo salió positiva, pero con un bajo porcentaje.

bebes-in-vitro-ingenes-testimonios-bebes-hermanos-de-espalda

Quizás te interese el siguiente artículo: Guía FIV: todo lo que necesitas saber sobre Fecundación In Vitro

Sabía que no estaba embarazada, no paraba de llorar. Después de eso, esperamos un mes, tratamos de olvidarnos de todo. Regresamos para el segundo ciclo, pusieron tres embriones, y aunque la prueba salió positiva, tuve dudas. Fuimos al ultrasonido y dijeron: ‘Aquí está bebé 1, bebé 2…’, nos quedamos impactados.

En la semana 34 de mi embarazo, mi presión subió al cielo, fui al hospital y tenía preeclampsia. Me metieron al quirófano, pero en ese momento yo estaba feliz porque ya iban a nacer. Todo fue muy rápido… me los mostraron y recuerdo que les toqué la frente, primero a Elianne y luego a Ricardo, pesaron poco pero hoy están perfectos.

Es un proceso complejo, pero hay que tener mucha fe. Y hoy verlos aquí riéndose… mi casa está de cabeza, pero estamos felices de que sean exactamente ellos. Por algo antes no se dio. Ellos son mis bebés In Vitro, ellos son quienes pelearon y son los mejores. Ellos nos eligieron como papás.”

¿Quieres tener un bebé y no lo has logrado aún?

Si te sientes identificada con esta historia y te diagnosticaron ovario poliquístico, endometriosis o estás atravesando algún otro problema para tener un bebé, es importante que acudas con especialistas en reproducción, que detecten precisamente cuál es la situación que te está impidiendo transformarte en mamá.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que han decidido vivir su maternidad y que están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar aquello que está obstaculizando tu sueño; y trazar un plan de tratamiento personalizado para que tengas a tu bebé, llevado a cabo por un equipo multidisciplinario de embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate con nosotros y agenda tu Programa Inicial, permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa.

El Programa Inicial de Ingenes es el primer paso firme para que tengas a tu bebé con un tratamiento de Reproducción Asistida exitoso; un programa con el que obtendrás la evaluación completa de tu salud reproductiva y un plan de tratamiento personalizado, que incluye asesoría médica, consulta presencial y estudios médicos. 

A continuación, te contamos en qué consiste y cómo puedes obtenerlo.

¿Qué es el Programa Inicial de Ingenes?

Para muchas mujeres que tienen dificultades para tener un bebé, uno de los mayores retos es dar el primer paso: programar una cita para consultar a un médico especialista en fertilidad, pero saber qué esperar y cómo se llevará a cabo puede hacer ese proceso mucho más sencillo.

El Programa Inicial de Ingenes es ese primer paso, una evaluación completa de tu salud reproductiva, con la que sabrás exactamente cuáles son las razones por las que aún no has tenido a tu bebé. 

Un equipo de médicos especialistas ginecólogos y biólogos de la reproducción te guiarán a lo largo de este proceso, con el objetivo de darte un plan personalizado de tratamiento de Reproducción Asistida, que te otorgue las mayores probabilidades de transformarte en mamá

programa-inicial-para-tratamiento-de-reproduccion-asistida-exitoso-medico-especialista-en-reproduccion-asistida-y-enfermera-en-instituto-ingenes

¿Qué incluye tu Programa Inicial en Ingenes?

Tu Programa Inicial es mucho más que una consulta, es una evaluación completa de tu salud reproductiva, de tu historia, tus deseos de maternidad y tus intentos previos para tener a tu bebé.

Este programa contempla todo lo siguiente:

  1. Atención y consulta de especialistas médicos ginecólogos y biólogos de la reproducción.
  2. Estudios clínicos necesarios.
  3. Análisis y valoración completa de tu salud reproductiva e intentos previos.
  4. Plan de tratamiento de Reproducción Asistida personalizado.

En definitiva, un primer paso firme y con todo lo necesario para que puedas arrancar con un tratamiento de reproducción que realmente sea exitoso y te dé a tu bebé.

¿Cómo funciona el Programa Inicial para tener un tratamiento de Reproducción Asistida exitoso?

programa-inicial-para-tener-tratamiento-de-reproduccion-asistida-exitoso-madre-padre-e-hijo-despues-del-parto

Tu programa se lleva a cabo en dos etapas de la siguiente forma:

1. Asesoría médica online

Primero, tendrás una asesoría médica en línea. En este punto conocerás al médico especialista que encabezará tu caso y al equipo que estará disponible para ti durante tu proceso completo y hasta que tengas a tu bebé contigo.

Hablarás con tu médico y te hará algunas preguntas sobre tu caso en particular, no solo para conocer sobre tu salud reproductiva, sino sobre tus motivaciones, tu historia de vida y el sueño específico que tienes al querer ser mamá.

Al finalizar, tu médico te dará un pre-diagnóstico de fertilidad y un plan de tratamiento de reproducción asistida, en función de esto.

¿Qué necesitas para tu asesoría?

2. Consulta médica presencial

Una vez que hayas concluido tu asesoría médica online, y que estés de acuerdo con el plan de tratamiento personalizado, es momento de pasar a la siguiente etapa: tu consulta médica presencial.

Elegirás la fecha, hora y sucursal Ingenes que prefieras y, conforme a las instrucciones de tu equipo de especialistas, es probable que ese día te realicemos los siguientes estudios:

Posteriormente, el biólogo de la reproducción que encabeza tu caso definirá los primeros pasos con los que comenzarás tu plan, explicándote detalladamente cada uno de los procesos que llevarán a cabo en conjunto, entre tú y tu equipo.

Además, si lo requieres, contarás con una asesoría financiera y diseñaremos tus planes de pago para que puedas arrancar con tu tratamiento.

¿Qué necesitas para tu asesoría?

Ingenes paga tu Programa Inicial

Nuestra misión es lograr que todas las mujeres que desean tener un bebé puedan lograrlo, y para ello necesitamos acercar las técnicas de Reproducción Asistida a todas ellas; es por eso que en Ingenes decidimos pagar por tu Programa Inicial completo.

Queremos hablar de infertilidad sin miedo, romper el tabú sobre estos temas y dar a todas todas las mujeres que anhelan transformarse en mamás oportunidades reales con una evaluación completa y certera: sabrás exactamente qué es lo que te ha impedido tener un bebé y cuál es el camino exacto que te llevará hasta él por medio de un tratamiento de Reproducción Asistida exitoso y personalizado, que contempla tus circunstancias específicas y tus intentos previos.

¿Cómo puedes agendar tu Programa Inicial?

Lo único que necesitas para agendar tu Programa Inicial es estar completamente comprometida con tener a tu bebé, y acudir a Ingenes en la fecha y hora que mejor te convenga.

Para agendar tu Programa Inicial, solo da clic AQUÍ.

Hoy, ya son más de 50,000 bebés que hemos traído al mundo con diferentes planes de tratamiento de Reproducción Asistida exitosos en más de 16 años, con el respaldo de más de 70 médicos especialistas en México y Estados Unidos, y queremos que sean miles más.

Decídete por hacer todo lo que está en tus manos y comprométete a lograr tu sueño comenzando ya con tu Programa Inicial.

El método ROPA de Fertilización In Vitro, también conocido como maternidad compartida, es una técnica de Reproducción Asistida que permite a las parejas de mujeres cumplir su sueño de tener un bebé que será de ambas; al utilizar el óvulo de una de ellas para formar un embrión, que posteriormente se gestará en el vientre de la otra. De esa forma, una se convierte en madre genética y otra en madre gestante.

Para la mujer que decide aportar los óvulos, será importante evaluar su reserva ovárica. Después, a través de una estimulación ovárica y una punción folicular, se extraen los óvulos que serán fecundados en un laboratorio con apoyo de un donante conocido o una muestra de semen de algún banco de espermatozoides. Una vez fertilizado el óvulo y formado el embrión, este es transferido a la mujer que llevará el embarazo.

El método ROPA fue la alternativa que Marilú y Karla eligieron para consolidar su maternidad en pareja, y traer al mundo a su pequeño Camilo. Te contamos su historia aquí.

Marilú, Karla y el método ROPA para compartir su maternidad

"Cuando yo acepté que era gay, asumí que nunca iba a tener bebés, pero conocí a Karla y ella quería tenerlos. Cambiar ese paradigma en mi cabeza fue otro proceso. Tengo 43 años, Karla tiene 30, y para nosotras era muy importante que el bebé fuera de las dos.

Llamamos al instituto, fuimos al consultorio y comenzamos el proceso. Nos teníamos que preparar las dos. Tuvimos que sincronizar nuestros períodos, tomar pastillas, óvulos, Karla tuvo que inyectarse para estimular y madurar sus óvulos y yo para preparar mi útero.

En el caso de Karla, ella tenía ovario poliquístico, pero eso fue para bien porque teníamos muchos óvulos congelados, en caso de que tuviéramos que hacer varias inseminaciones. A veces lo que crees que es un obstáculo, realmente puede funcionar a tu favor.

El proceso completo de Fertilización In Vitro con el método ROPA fue incómodo, con un poco de malestar, pero las ganas de tener un bebé son mucho mayores que eso y los doctores siempre nos alentaron. Nos hicieron la transferencia el 18 de noviembre de 2019… fueron los días más largos de mi vida. Sentía que estaba embarazada pero cuando nos habló el Dr. Madrazo me puse a llorar, teníamos todos estos pronósticos en contra y lo habíamos logrado a la primera.

Después, fuimos exageradas para seguir todas las indicaciones al pie de la letra: si decían que debía estar dos días en reposo, yo estaba seis o siete. Renuncié a mi trabajo para estar enfocada y al cien. Al principio tuvimos un embarazo de dos y en la semana 6 uno de ellos no crecía, fue muy doloroso.

Con la pandemia nos venimos a Monterrey para estar con nuestras familias. Teníamos miedo de los hospitales y yo estaba preocupada por tener preeclampsia debido a mi edad. Durante las 2 últimas semanas se me subió mucho la presión. Me dieron pastillas, pero estaba muy nerviosa, ansiosa, tenía pesadillas horribles.

El día poco antes de la cesárea tenía la presión alta y se pasaron con la anestesia, fue frustrante porque no podía estar del todo presente en el parto. Karla tuvo otros miedos, pero todo se superó cuando nuestro hijo nació. Tenía los ojos de Karla.

Camilo nació el 22 de julio con bajo peso, pero a pesar de que no fue exactamente como lo planeamos fue muy bonito, el mejor día de nuestras vidas, no podemos estar más felices. Gracias al método ROPA, lo hicimos con un poquito de ciencia y con mucho amor. ¿Cómo pudimos vivir sin él tantos años?

A las mujeres que quieren tener un bebé sepan que lo más importante es dar el paso, decidirlo bien y enfocarse, la ciencia está muy avanzada y mujeres de mi edad o con ovario poliquístico como Karla lo han logrado. Hay que ser abiertas a todas las posibilidades: donación de óvulos, inseminación, in vitro... es claro: TODOS tenemos derecho a tener una familia".

Para saber cuál es tu reserva ovárica es importante que acudas con un médico especialista, quien te realizará distintos estudios clínicos como un ultrasonido vaginal o ciertos análisis hormonales para determinar el nivel y la calidad de tus óvulos; con lo que podrán trazar un plan personalizado para que puedas tener a tu bebé. 

A continuación, te contamos más acerca de tu reserva ovárica y cómo influye esto en tu fertilidad.

Reserva ovárica y cómo se relaciona con tu fertilidad

La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que se encuentran disponibles en cada ovario para la vida reproductiva de una mujer, ya que cada una nace con una dotación limitada de óvulos.

Cuando una mujer nace cuenta con entre 1 y 2 millones de óvulos, pero esta cantidad va disminuyendo conforme avanza su edad. Al llegar a la pubertad, contará con 300 a 500 mil óvulos que el ovario administrará en cada ciclo mensual de su vida reproductiva y hasta llegar a la menopausia.

El periodo de mayor fertilidad y el momento en el que existe una mayor reserva ovárica ocurre entre los 16 y los 30 años; sin embargo, aún existe una buena cantidad y calidad de óvulos entre los 31 y 34 años, edades en las que (en caso de no tener algún diagnóstico o problema de infertilidad detectado) las posibilidades de conseguir un embarazo son mucho más altas.

A partir de los 35 años, ocurre un importante descenso en la reserva ovárica de cada mujer, y por encima de los 40 años tanto la cantidad como la calidad de los óvulos tendrán una reducción mucho más considerable, hasta llegar a la menopausia, que en las mujeres mexicanas suele ocurrir a los 48 años, en promedio. 

Reserva ovárica e infertilidad

La infertilidad, es decir la incapacidad para lograr un embarazo después de un año intentándolo teniendo relaciones sexuales sin protección, es un problema común que afecta a más de 180 millones de personas en todo el mundo, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud. 

Ahora bien, aunque hay un abanico de causas y situaciones diferentes relacionadas con la infertilidad, la baja reserva ovárica en la mujer, es uno de los factores más comunes que pueden afectar su capacidad de tener un bebé.

Baja reserva ovárica más allá de la edad

Aunque tu edad influye directamente en tu reserva ovárica, esta no es la única razón por la que puede verse afectada, existen otros factores que también pueden influir en tu reserva y reducirla como:

Una mujer que cuenta con una baja reserva ovárica a los 28 años por un diagnóstico de endometriosis, podría contar con la misma cantidad que una mujer de 40 años, y enfrentar inconvenientes para concebir. 

como-saber-cual-es-mi-reserva-ovarica-blog-ingenes-ovulos-al-nacer

Síntomas de una baja reserva ovárica

Existen algunos síntomas que pueden indicarte si estás presentando problemas con tu reserva ovárica o si esta ha disminuido como tener ciclos menstruales más cortos o irregulares y la ausencia de moco cervical.

Sin embargo, cuando la disminución está ligada a un fallo ovárico prematuro, los síntomas pueden ser similares a los presentados durante la menopausia como:

En caso de que estés experimentando uno o más de los síntomas anteriores, o si consideras que podrías estar presentando problemas con tu reserva ovárica, la recomendación es que acudas con un médico especialista en reproducción (particularmente si estás en búsqueda de tener un bebé); quien determinará de forma precisa tanto tu reserva ovárica como el mejor camino para que logres convertirte en mamá.

Tu ciclo menstrual puede hablarte de tu reserva ovárica

Aunque la recomendación es que, ante cualquier duda sobre tu fertilidad y tu reserva ovárica, acudas con un médico especialista; tu ciclo menstrual puede darte indicios de que puede existir algún problema. 

Cuando tus ciclos menstruales tienen un intervalo de 21 a 35 días entre cada uno, durando entre 2 y 7 días, y tu sangrado es de 20 a 80 ml en promedio (puedes medir esto al usar entre dos y cinco toallas por día), es posible hablar de ciclos normales. Cualquier alteración en estas características podría indicar alguna alteración que está afectando tu reserva ovárica. 

¿Cómo se mide la reserva ovárica?

Para medir tu reserva ovárica, un médico especialista deberá realizarte un examen físico y analizar tus antecedentes médicos, además de medir los niveles de la hormona folículo estimulante (FSH) y de estradiol, esto en el 3er, día de tu ciclo menstrual. 

También, es probable que lleve a cabo un ultrasonido transvaginal, un proceso sencillo e indoloro que permite determinar el número de óvulos presentes en tus ovarios.

Un conteo normal considera entre 15 y 20 óvulos, mientras que un conteo menos a 6 óvulos será indicativo de una reserva ovárica insuficiente.

¿Cómo ser mamá con una reserva ovárica baja?

Si estás pasando por un diagnóstico de reserva ovárica baja y deseas tener un bebé, debes saber que es posible lograrlo; y existen diferentes alternativas de reproducción asistida como la Fertilización In Vitro, que debe considerar un proceso de estimulación ovárica.

Después de tu estimulación, deberán extraerse tus óvulos por medio de una punción, con la finalidad de obtener la mayor cantidad de ellos, y esperando que su calidad sea adecuada. Sin embargo, en caso de no contar con óvulos viables, una opción es recurrir a la ovodonación; algo que tu especialista y tú podrían considerar para obtener mayores posibilidades de concebir.

Si tienes más dudas sobre tu reserva ovárica o cualquier otro tema relacionado con tu fertilidad, acude directamente con médicos especialistas en biología de la reproducción, quienes te brindarán una evaluación completa y te darán distintas opciones para que tengas las mayores probabilidades de tener a tu bebé. 

La maternidad subrogada es un contrato por medio del cual una mujer acepta gestar en su vientre a un bebé, para una persona o pareja que pretende fungir como su madre o padre, una vez que nazca. Esta práctica también es conocida como “gestación subrogada”, “renta de úteros”, “gestación por contrato” o “vientre de alquiler”; y existen diferentes regulaciones alrededor del mundo que permiten o prohíben esta práctica.

En México, el estado de Tabasco y el de Sinaloa permiten este tipo de contratos, que pueden ser remunerados o como un tipo de “regalo” que no se compensa económicamente. A continuación, te hablaremos un poco más sobre la maternidad subrogada, como funciona esta alternativa de Reproducción Asistida para tener un bebé y cual es el estado actual de su legislación en nuestro país.

¿Cómo funciona la gestación subrogada?

En la mayoría de los casos de maternidad subrogada, para formar el embrión, se utilizan los gametos (óvulo y espermatozoide) de quien busca convertirse en su madre o padre una vez que el bebé nace, aunque existen algunos casos en los que la madre gestante también aporta su material genético, con apoyo de una ovodonación por ejemplo.

La fecundación e implantación del embrión formado por los gametos, se lleva a cabo mediante Fertilización In Vitro; y una vez nacido, la madre gestante deberá ceder los derechos sobre él y entregarlo a la pareja o persona que se convertirá en su madre o padre.

maternidad-subrogada-mexico-ingenes-como-funciona-mujeres-embarazadas-vientres

Quizás te interese el siguiente artículo: Clomifeno, ¿sirve para quedar embarazada?

Gestación subrogada en México

La constitución de nuestro país establece en su artículo 4° que: “Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos”. Sin embargo, no existe aún una legislación federal que regule la maternidad subrogada, por lo que hay estados que lo permiten y otros que no.

Actualmente, dos estados del país permiten la maternidad subrogada (Tabasco y Sinaloa), mientras que en los estados de Querétaro, Coahuila y San Luis Potosí está completamente prohibida, pero recientemente han habido algunos avances respecto a su regulación.

El 3 de junio de 2021, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) falló a favor de regular la maternidad subrogada en el país, con base en la codificación del Código Civil de Tabasco, dejando a cada estado decidir entre regular los términos económicos de esta práctica, o dejar que la madre gestante y quienes fungirán como padre o madre del bebé decidan el convenio para realizarla.

¿Puedo rentar un vientre en México para tener un bebé?

maternidad-subrogada-mexico-ingenes-pareja-con-bebe

Aunque existen estados en los que se permite la “renta de vientres” en el país, no está establecido de forma adecuada un marco legislativo que proteja a las personas que toman la decisión de establecer un convenio de maternidad subrogada, lo que puede traer múltiples problemas para todas las involucradas.

Al no existir una regulación completa sobre esto, las diferentes compañías, clínicas o instituciones de salud pueden establecer criterios propios para realizar esta práctica de reproducción asistida; lo que abre la posibilidad a todo tipo de riesgos que pueden caer incluso en explotación, violencia o llevar a cabo estos procedimientos sin seguridad médica, económica o social.

Existe un amplio debate alrededor de la maternidad subrogada hoy en día, tanto en nuestro país como en el resto del mundo; sin embargo, todo apunta a que su regulación continuará avanzando.

El Estado Mexicano podría obligar a que esta práctica sea gratuita, establecer condiciones de pago o permitir que se resuelva de forma privada, entre las personas involucradas, y podríamos contar con una legislación federal al respecto muy pronto, que permita por completo esta práctica en los próximos años.

Contáctanos

Permiso Cofepris: 133300201A1156 
Dr. Felipe Camargo Cédula Profesional SEP: 4452501 
©Todos los derechos reservados 2021. Instituto Ingenes, Fertilidad & Genética