Visit our website for Ingenes US Llama de E.U.A. y Canadá GO
Fecha de Publicación:
21/diciembre/2011

Adenomiosis

¿Qué es la adeomiosis? La adenomiosis o endometriosis interna ocurre cuando el tejido que recubre el interior del útero penetra el miometrio o capa muscular de este órgano. Durante la menstruación, el tejido asentado dentro del miometrio se hincha y sangra del mismo modo que el revestimiento del útero. Esto provoca que la sangre se […]

adenomiosis-03

La adenomiosis o endometriosis interna ocurre cuando el tejido que recubre el interior del útero penetra el miometrio o capa muscular de este órgano.

Durante la menstruación, el tejido asentado dentro del miometrio se hincha y sangra del mismo modo que el revestimiento del útero. Esto provoca que la sangre se acumule dentro del músculo uterino, donde puede formar tumores benignos conocidos como adenomiomas. La adenomiosis afecta al 1 por ciento de las mujeres, en particular cuando son mayores de 40 años y han tenido más de un parto.

Es importante señalar que la adenomiosis no es lo mismo que la endometriosis, sin embargo, en más de 10 por ciento de las ocasiones aparece acompañada por esta enfermedad. Aunque algunos casos de adenomiosis no afectan la fertilidad, esta condición puede interferir en el transporte de los espermatozoides u obstaculizar el proceso de implantación del embrión.

Adenomiosis

Aunque la adenomiosis puede no presentar síntomas, generalmente se manifiesta a través de:

● Menorragia o periodos menstruales demasiado abundantes o prolongados

● Dismenorrea o periodos menstruales dolorosos

● Dispareunia o dolor durante las relaciones sexuales

● Metrorragia o sangrado no relacionado con la menstruación

● Anemia provocada por el sangrado abundante

● Dolor en la espalda baja

● Infertilidad

La intensidad de los síntomas está relacionada con el grado de penetración del tejido en la pared uterina.

Aunque no se conoce la causa específica de la adenomiosis, su crecimiento se asocia con la actividad hormonal de los ovarios y en particular con la producción de estrógeno.

Las mujeres mayores de 40 años que han tenido más de un parto son más propensas a desarrollar adenomiosis, en particular si se han sometido a una cesárea o alguna otra cirugía uterina.

Además del análisis de los antecedentes médicos de la paciente, los procedimientos para diagnosticar la adenomiosis incluyen:

Un examen pélvico que puede revelar un útero dos o tres veces mayor a su tamaño normal, así como la presencia de un adenomioma.

Una ecografía transvaginal o ultrasonido vaginal ginecológico durante el que el médico introduce una sonda en la vagina de la mujer con el fin de examinar su útero. El ultrasonido transvaginal es sencillo e indoloro y generalmente permite establecer un diagnóstico claro, sin embargo, en algunos casos se pueden requerir pruebas adicionales.

Una resonancia magnética puede ser útil cuando el ultrasonido no arroja resultados definitivos.

Debido a que condiciones como la endometriosis, la miomatosis uterina y los pólipos uterinos pueden confundirse con la adenomiosis, es importante que las pruebas sean interpretadas por un especialista experimentado, quien obtendrá el máximo de información de cada procedimiento.

La Fecundación In Vitro (FIV) es particularmente efectiva cuando se quiere lograr el embarazo debido a que, mientras que la adenomiosis suele alterar el transporte de óvulos y espermatozoides y el proceso de implantación del embrión, ésta hace posible fecundar el óvulo en un laboratorio para después colocar los embriones con mayor poder de implantación en el útero previamente capacitado de la mujer.

Generalmente, la adenomiosis no afecta los resultados de la Fecundación In Vitro ni el desarrollo normal del embarazo, sin embargo, en algunos casos las mujeres deben someterse a un procedimiento con medicamentos agonistas de hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), que provocan un estado temporal similar a la menopausia, en el que la función ovárica y la menstruación cesan y el tejido adenomiótico se reduce.

Una vez que logran tener hijos, las mujeres con síntomas severos pueden requerir una histerectomía o extirpación quirúrgica del útero, sin embargo, es importante considerar que los síntomas de la adenomiosis desaparecen por sí solos después de la menopausia.

Obtenga lo último de nuestro blog de Ingenes

Manténgase actualizado con información precisa sobre la reproducción asistida y los tratamientos de fertilidad, y conozca el camino para expandir su familia.
Este sitio web almacena cookies en tu computadora. Estas cookies sirven para recolectar información respecto a cómo interactúas con nuestro sitio web y nos permite recordarte. Utilizamos esta información con la finalidad de mejorar y optimizar tu experiencia de búsqueda, además de analizar y medir nuestras visitas en este sitio y otros medios. Para saber más sobre las cookies que utilizamos, te invitamos a leer nuestra Política de Privacidad.
Privacy Policy