Malformaciones mullerianas

Las malformaciones uterinas son el resultado del desarrollo anormal de los conductos de Müller durante el desarrollo prenatal de la mujer y pueden afectar la fertilidad.

Aproximadamente 1 por ciento de las mujeres tiene malformaciones uterinas, sin embargo, sólo 25 por ciento de estas pacientes presenta problemas reproductivos. Por su parte, entre 25 y 30 por ciento de los casos de pérdida gestacional recurrente se relacionan con la existencia de malformaciones uterinas.

Según la clasificación de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, algunas de las malformaciones uterinas más comunes son:

1. agenesia mülleriana o ausencia de útero. Esta condición es poco común y se caracteriza por la ausencia de los conductos de Müller, que en el desarrollo embrionario dan lugar al útero. La agenesia mülleriana es la más severa de las malformaciones uterinas y a menudo está acompañada de problemas en el desarrollo del cuello cervical y la vagina.

2. útero unicorne. Sólo uno de los conductos de Müller se desarrolla, por lo que el útero es de la mitad de su tamaño normal y la mujer sólo tiene una trompa de Falopio.

3. útero doble o didelfo. Ambos conductos de Müller se desarrollan pero no se llegan a fusionar, por lo que la paciente tiene dos cavidades uterinas, cada una con su propio cuello uterino y su propia vagina. La mujer puede tener dos o más embarazos simultáneos en ambos úteros, que no tienen ninguna comunicación entre sí.

4. útero bicorne. Debido a una fusión incompleta de los conductos de Müller, el útero tiene una depresión en su parte superior, por lo que en vez de tener la forma usual de pera tiene forma de corazón.

5. útero septado. Ésta es la malformación uterina más frecuente, con una prevalencia superior al 50 por ciento. En ésta, el interior del útero está dividido por una pared o septo que comienza en la parte superior de la cavidad uterina y se puede extender hasta el cuello cervical.

6. útero arcuato. Es una variante del útero septado en que el septo es mucho menos pronunciado. Por lo general, las mujeres con útero arcuato no tienen problemas de fertilidad.

7. útero en forma de T. Esta malformación es la menos frecuente y tiene lugar en hijas de mujeres que tomaron dietilestilbestrol durante el embarazo. Éste estrógeno sintético se retiró del mercado en 1975, sin embargo, fue muy utilizado durante alrededor de una década para disminuir el riesgo de aborto en el primer trimestre del embarazo.

Algunos tipos de Agenesia Mulleriana

Los síntomas más frecuentes de las malformaciones uterinas son:

● Dolor pélvico crónico

● Dolor durante las relaciones sexuales

● Dismenorrea o periodos menstruales dolorosos

Amenorrea o ausencia de menstruación

● Menorragia o periodos menstruales demasiado abundantes

● Inflamación abdominal, sobre todo durante la menstruación

Endometriosis

Infertilidad

Pérdida gestacional recurrente

● Parto prematuro

● Complicaciones durante el parto

● Bajo peso en el recién nacido

Hasta la sexta semana de gestación no existen diferencias anatómicas entre los sistemas reproductivos de embriones masculinos y femeninos, pero es a partir de ésta cuando comienza el proceso de diferenciación.

Los conductos de Müller son los encargados de la formación del aparato reproductor femenino. Éstos se unen lateralmente y la pared que los separa se disuelve para formar las trompas de Falopio, el útero, el cuello cervical y la vagina de la mujer. Las alteraciones que se producen durante el proceso de desarrollo y fusión de los conductos de Müller dan origen a las malformaciones uterinas o müllerianas.

La mayoría de estas malformaciones son congénitas y en algunos casos son hereditarias. Sin embargo, también pueden ser adquiridas como consecuencia de la exposición fetal a radiación, infecciones o medicamentos como el dietiletilbestrol y la talidomida.

El estudio más confiable para el diagnóstico de las malformaciones uterinas es el ultrasonido vaginal ginecológico, durante el que el médico introduce una sonda en la vagina de la mujer con el fin de examinar sus órganos reproductivos. Éste es un método no invasivo que generalmente permite establecer un diagnóstico claro e identificar el tipo de malformación uterina presente.

Es importante señalar que cada una de las malformaciones uterinas requiere un enfoque terapéutico diferente, por lo que el ultrasonido debe ser interpretado por un especialista experimentado, quien obtendrá el máximo de información del procedimiento.

En algunos casos se pueden requerir pruebas adicionales como la histerosalpingografía, una radiografía del útero y las trompas de Falopio con la que el médico puede determinar si existe alguna malformación u otros problemas que impidan la concepción. Debido a que requiere la inyección de un medio de contraste a través del cuello uterino, esta prueba puede causar molestias moderadas, pero nada de lo que debas preocuparte.

Las pacientes con anormalidades uterinas pueden tener anormalidades renales, por lo que es recomendable que en los casos de mayor gravedad se evalúen los riñones mediante una urografía excretora o una resonancia magnética

Cada una de las malformaciones uterinas o malformaciones mullerianas requiere un tratamiento específico. Mientras que en algunos casos como el útero didelfo éstas no suelen obstaculizar la fertilidad ni el desarrollo normal del embarazo, en otros puede ser necesario llevar a cabo tratamientos de reproducción asistida.

La fertilización in vitro es particularmente efectiva debido a que, mientras que las malformaciones mullerianas suelen alterar el transporte de los gametos (óvulos y espermatozoides) y el proceso de implantación del embrión, ésta hace posible aspirar los óvulos directamente de los ovarios, fertilizarlos en un laboratorio y colocar los embriones con mayor poder de implantación en la cavidad más amplia del útero de la mujer. Al colocar los embriones directamente en el útero de la mujer, la fertilización in vitro disminuye considerablemente el riesgo de que éstos se implanten fuera de la cavidad uterina, lo que podría provocar una ruptura de útero y poner en riesgo la vida de la mujer. Incluso las mujeres con agenesia mülleriana pueden tener hijos por medio de la fertilización in vitro con transferencia de embriones al útero de una madre subrogada en los lugares donde esta alternativa de tratamiento está permitida.

Antes de llevar a cabo la fertilización in vitro se realiza una prueba en la que el médico introduce una cánula muy fina a través del cuello del útero para simular una transferencia de embriones. Este procedimiento es indoloro, dura sólo unos minutos y su objetivo es determinar si el cuello uterino presenta alguna obstrucción que deba corregirse antes de iniciar el tratamiento. Asimismo, permite medir la cavidad uterina para saber si hay suficiente espacio para que el embarazo se desarrolle normalmente y, en los casos en que hay dos cavidades, identificar la más amplia.

Mientras que en el resto de las malformaciones uterinas basta con una buena valoración, el útero septado requiere una cirugía correctiva conocida como histeroscopía que permite resecar o cortar el septo que divide la cavidad uterina. La histeroscopía es un procedimiento ambulatorio no invasivo que consiste en introducir un sistema óptico provisto de instrumentos operatorios a través del cuello uterino.

Si padeces alguna malformación mulleriana, tus futuros embarazos deberán ser cuidadosamente planeados y monitoreados muy de cerca por un especialista en medicina materno fetal, quien evaluará tus condiciones particulares y te indicará si es necesario llevar a cabo una cesárea para evitar complicaciones durante el parto.


Detalles de publicación

Por: 2018

Ingenes es el Instituto de Fertilidad y Genética líder en salud reproductiva con las tasas de éxito más altas de Latinoamérica

Publicado:

Actualizado:


Es momento de cumplir tu sueño de tener a tu bebé en casa

El primer paso para lograrlo es acudir a tu Programa Diagnóstico el cual incluye valoración médica por uno de nuestros especialistas, estudios clínicos para ti y tu pareja, y apoyo emocional con uno de nuestros terapeutas.

En Ingenes logramos que 9 de cada 10 parejas regresen con su bebé a casa. Con nuestros Programas BEC Plus, en caso de no lograrlo te devolvemos tu dinero*

Comparte este contenido:

Valoraciones:

0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5

(0 votos, promedio: 0,00 de 5)


Nuestras Certificaciones
  • Red Latinoamericana de Reproducción Asistida
  • American Society of Reproductive Medicine
  • Fertility Centers of Illinois
  • CINVESTAV
  • CONACYT
  • UNAM
  • European Society of Human Reproduction and Embryology
  • Top Doctors
  • Fairfax
  • Great Place to Work