Técnicas de reproducción asistida de alta complejidad

Las técnicas de reproducción asistida de alta complejidad requieren de un laboratorio de alta tecnología con personal especializado en el que se llevarán a cabo los procesos de extracción de los óvulos y espermatozoides, para poder ralizar la fertilización, el cultivo y la selección de embriones para su oportuna transferencia al útero previamente capacitado de la mujer.

Es importante saber que antes de someterse a un tratamiento de alta complejidad, un diagnóstico preciso es clave para determinar qué técnica es más adecuada para tu caso, ya que someterse a un tratamiento incorrecto puede ser física, económica y emocionalmente desgastante.

Las técnicas de alta complejiidad requieren la obtención de varios óvulos maduros y de buena calidad. Con el fin de estimular su producción es necesario utilizar medicamentos para la estimulación ovárica controlada, cuya administración debe ser cuidadosamente monitoreada mediante ultrasonidos y pruebas de sangre regulares, los cuales permiten dar seguimiento al desarrollo de los folículos que contienen a los óvulos y evitar complicaciones como el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Dentro de esta categoría las técnicas más novedosas y con mejores tasas de éxito son:

  • Fertilización/Fecundación in vitro (FIV):
  • Esta técnica de alta complejidad necesita de un laboratorio especializado ya que es ahí en donde se llevará a cabo la Fecundación, se cultivarán los embriones y se selecciónará al mejor para ser trasladado al útero.

  • Microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI):
  • Esta técnica está recomendada para parejas en las que el hombre padece infertilidad. Se extraerán los espermatozoides para ser seleccionados y posteriormente realizar una Fecundación In Vitro en laboratorio, donde el mejor espermatozoide (previamente seleccionado) será inyectado directamente en el óvulo y obtener un embrión que será trasladado al útero.

  • Técnica PICSI:
  • La técnica PICSI es muy similar a la técnica ICSI, la diferencia es que después de la obtención de los espermatozoides se realizará una prueba de adherencia que determinará cuál es el mejor espermatozoide para ser inyectado directamente en el óvulo.

Las técnicas de reproducción asistida de alta complejidad se dividen en:

Fecundación in vitro (FIV)

Con la fertilización in vitro, la unión del óvulo y el espermatozoide o fertilización no se produce dentro de las trompas de Falopio de la mujer, sino en un laboratorio especializado. Se ha realizado desde 1978 y sus índices de éxito han mejorado sustancialmente a medida que la tecnología avanza y los especialistas adquieren más experiencia.


Diagrama del proceso de la Fecundación In Vitro

La fertilización in vitro puede ayudar a las parejas con condiciones que hasta hace poco les habrían impedido tener hijos para realizar su sueño de ser padres:

  • Problemas de ovulación
  • Trompas de Falopio bloqueadas
  • Endometriosis
  • Baja calidad de los espermatozoides
  • Edad materna avanzada

Fecundación in vitro con inyección intracitoplásmica de esperma (ICSI)

La inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI) es un procedimiento relativamente nuevo que permite que las parejas con casos graves de infertilidad masculina sean candidatos a la fertilización in vitro (FIV) sin tener que usar el semen de un donante.

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) se desarrolló en Bélgica en 1992 y consiste en la inyección de un solo espermatozoide directamente en el citoplasma de un óvulo maduro por medio de una aguja microscópica. Este espermatozoide es elegido por un experto en base a la observación o mediante el uso del dispositivo de selección de esperma PICSI.

En los casos en los que es imposible recolectar espermatozoides de buena calidad en el eyaculado, se pueden extraer directamente del epidídimo o mediante una biopsia testicular.

Técnica de selección de esperma (PICSI)

La técnica PICSI se diseñó para mejorar la práctica de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), en la que se selecciona un único espermatozoide y se inyecta en el óvulo para lograr la fertilización.

El uso de PICSI se recomienda para parejas con alteraciones en el esperma o para aquellas que se hayan sometido a una inyección intracitoplásmica convencional de esperma (ICSI) sin haber obtenido los resultados deseados.

El dispositivo PICSI permite la selección de un espermatozoide competente en función de su capacidad para unirse al ácido hialurónico, un componente principal de las células que rodean el huevo.

Solo los espermatozoides maduros tienen receptores en su membrana celular que les permiten lograr esta unión y la presencia de estos receptores se correlaciona con una mayor integridad del ADN y menos alteraciones cromosómicas. El esperma seleccionado de esta manera es de mejor calidad que los seleccionados convencionalmente por observación.


Detalles de publicación

Por: 2018

Ingenes es el Instituto de Fertilidad y Genética líder en salud reproductiva con las tasas de éxito más altas de Latinoamérica

Publicado:

Actualizado:


Es momento de cumplir tu sueño de tener a tu bebé en casa

El primer paso para lograrlo es acudir a tu Programa Diagnóstico el cual incluye valoración médica por uno de nuestros especialistas, estudios clínicos para ti y tu pareja, y apoyo emocional con uno de nuestros terapeutas.

En Ingenes logramos que 9 de cada 10 parejas regresen con su bebé a casa. Con nuestros Programas BEC Plus, en caso de no lograrlo te devolvemos tu dinero*

Comparte este contenido:

Valoraciones:

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5

(1 votos, promedio: 5,00 de 5)


Nuestras Certificaciones
  • Red Latinoamericana de Reproducción Asistida
  • American Society of Reproductive Medicine
  • Fertility Centers of Illinois
  • CINVESTAV
  • CONACYT
  • UNAM
  • European Society of Human Reproduction and Embryology
  • Top Doctors
  • Fairfax
  • Great Place to Work