Tratamientos de Baja Complejidad

Inseminación artificial, inducción de ovulación y coitos programados

La inseminación artificial, la inducción de la ovulación y los coitos programados se conocen como tratamientos de reproducción asistida de “baja complejidad”, ya que no requieren que la fertilización y el cultivo de embriones se lleven a cabo en un laboratorio. Aunque las técnicas de baja complejidad son menos invasivas y costosas, su probabilidad de éxito suele ser baja, por lo que -con el fin de minimizar el desgaste físico, económico y emocional de los pacientes- sólo se utilizan en casos muy especifícos. Por lo general, las técnicas de baja complejidad consisten en estimular la ovulación mediante medicamentos. En éstas, la fertilización tiene lugar de forma natural dentro del cuerpo de la mujer, por lo que los embriones no pueden ser monitoreados ni analizados. Los medicamentos para estimular la ovulación conllevan riesgos como embarazos múltiples y el síndrome de hiperestimulación ovárica, por lo que su administración debe ser cuidadosamente monitoreada…


CONOCE MÁS

Nuestras Certificaciones
  • Red Latinoamericana de Reproducción Asistida
  • American Society of Reproductive Medicine
  • Fertility Centers of Illinois
  • CINVESTAV
  • CONACYT
  • UNAM
  • European Society of Human Reproduction and Embryology
  • Great Place to Work