Agenda

4 de July, 2024

Vitrificación de óvulos y embriones

La vitrificación es un procedimiento mucho más eficaz que la congelación lenta, que es la técnica de criopreservación que se utilizaba habitualmente antes de que se inventara la vitrificación. Sin embargo, la tasa de supervivencia de óvulos y embriones depende de su resistencia específica al procedimiento de congelación, de la experiencia del especialista que lo realiza, así como de la tecnología utilizada. El equipo de especialistas de Ingenes está constantemente capacitado por los científicos más experimentados del mundo en esta área para garantizar las mejores tasas de éxito en la vitrificación de óvulos y embriones.

Cuando se vitrifican óvulos y embriones, se enfrían unas 600 veces más rápido que con la congelación convencional. En un solo instante, los óvulos y embriones pasan de la temperatura ambiente a la del nitrógeno líquido, que es de -196°C.

La técnica de vitrificación es útil en los siguientes casos:

  • Las pacientes con cáncer pueden vitrificar sus óvulos antes de someterse a tratamientos tóxicos como quimioterapia o radioterapia (que pueden provocar una menopausia prematura y conllevar el riesgo de perder la fertilidad), preservando la posibilidad de ser madres una vez superada su enfermedad.
  • Ayuda a las mujeres con enfermedades autoinmunes como lupus o artritis reumatoide a preservar su fertilidad antes de ser tratadas con fármacos tóxicos.
  • También proporciona una solución para las mujeres que desean posponer la maternidad sin temor a que la infertilidad relacionada con la edad llegue antes de que estén listas para tener hijos. Dado que la fertilidad de una mujer comienza a disminuir a los 27 años y disminuye drásticamente después de los 35, es importante que las mujeres que desean posponer la maternidad vitrifiquen sus óvulos cuando aún son jóvenes, ya que los óvulos de baja calidad pueden dificultar su probabilidad de embarazo posterior.
  • La vitrificación también se puede utilizar para preservar los óvulos de una mujer después de un procedimiento de extracción de óvulos para utilizarlos en un futuro ciclo de fertilización in vitro (FIV). Esto evita que la paciente tenga que pasar por otro procedimiento de inducción de la ovulación, con el estrés físico y económico que conlleva.
  • Permite preservar los embriones viables que no fueron transferidos tras un procedimiento de Fertilización In Vitro (FIV) para poder utilizarlos posteriormente si no se consigue el embarazo o si la pareja decide tener otro bebé.

La vitrificación es un procedimiento mucho más eficaz que la congelación lenta, que es la técnica de criopreservación que se utilizaba habitualmente antes de que se inventara la vitrificación. Sin embargo, la tasa de supervivencia de óvulos y embriones depende de su resistencia específica al procedimiento de congelación, de la experiencia del especialista que lo realiza, así como de la tecnología utilizada. El equipo de especialistas de Ingenes está constantemente capacitado por los científicos más experimentados del mundo en esta área para garantizar las mejores tasas de éxito para que usted y su pareja puedan lograr su sueño de ser padres en el menor número de intentos.

¿Cómo se realiza la vitrificación?

La congelación de óvulos es un procedimiento mucho más delicado que la congelación de semen o embriones. A diferencia de los espermatozoides, que son mucho más pequeños y contienen muy poca agua, los óvulos humanos son células relativamente grandes con mucha agua en su interior.

Como resultado, son muy susceptibles a formar cristales de hielo durante un procedimiento de congelación convencional. Estos cristales de hielo actúan como cuchillas microscópicas que dañan las membranas celulares, provocando daño permanente y deterioro de la célula. Sin embargo, en un procedimiento de vitrificación las células se congelan tan rápidamente que las moléculas de agua no tienen tiempo de formar estos cristales.

A diferencia de los métodos de congelación lenta, que tardan hasta dos horas en llevar los óvulos a una temperatura de congelación adecuada, la vitrificación de óvulos sólo tarda unos minutos. Para poder realizar la vitrificación de óvulos, una paciente debe someterse a un ciclo de estimulación ovárica para conseguir la producción de varios óvulos maduros. Luego estos se extraen mediante un procedimiento llamado extracción de óvulos, que es extremadamente sencillo si lo realiza personal experimentado y utilizando la tecnología adecuada.

Una vez recuperados, se seleccionan todos los óvulos viables, se les añade una solución crioprotectora, se colocan en pajitas especiales y se sumergen en nitrógeno líquido. Las pajitas con los óvulos vitrificados de la paciente están debidamente marcadas e identificadas y se almacenan en tanques especializados, donde pueden conservarse durante años hasta que la mujer esté lista para tener hijos.

El procedimiento de desvitrificación (descongelación) es muy sencillo y seguro. Los huevos deben calentarse rápidamente hasta alcanzar la temperatura corporal y separarse inmediatamente del crioprotector. Una vez descongelados, normalmente conservan la misma viabilidad que en el momento en el que fueron congelados, y pueden ser fecundados mediante Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI), en la que se inyecta un único espermatozoide directamente en su citoplasma.

Si bien es cierto que, en algunos casos raros, algunos óvulos pueden ser sensibles a la congelación y no sobrevivir después de la descongelación, es importante considerar que un porcentaje mucho mayor de óvulos sobrevive y se desarrolla adecuadamente después de la vitrificación que después de un procedimiento de congelación lenta.

La pérdida de óvulos después de un proceso convencional de congelación y descongelación oscila entre el 20 y el 30 por ciento. Mientras tanto, más del 95 por ciento de los óvulos vitrificados sobreviven y se desarrollan correctamente.

En algunos casos, se pueden obtener mejores tasas de éxito con óvulos vitrificados que con óvulos frescos, ya que la medicación utilizada para inducir la ovulación en los procedimientos de fertilización in vitro (FIV) a veces puede influir en la receptividad endometrial, reduciendo las tasas de implantación embrionaria de la paciente. Esto se evita si los óvulos vitrificados se utilizan para generar embriones, que se transfieren en un ciclo ovulatorio posterior.

Como estas células son muy sensibles a la congelación, la pérdida de algunos óvulos es a veces inevitable. Por ello, los expertos recomiendan vitrificar al menos diez óvulos. En comparación, si se utilizara la congelación lenta, sería necesario almacenar entre 50 y 100 óvulos para lograr los mismos resultados, y si bien la tasa de embarazo para los óvulos congelados lentamente es muy baja, aproximadamente la mitad de las pacientes que utilizan óvulos vitrificados logran un embarazo exitoso.

En el caso de embriones u óvulos fecundados, el proceso tradicional de conservación de congelación lenta ha demostrado ser eficaz. Sin embargo, la vitrificación siempre proporciona mejores resultados. Los embriones pueden vitrificarse en cualquier etapa del desarrollo, desde antes de que se produzca la primera división celular (cigoto) hasta la etapa de blastocisto, que suele ocurrir entre 5 y 6 días después de la fecundación.

La vitrificación es un procedimiento mucho más eficaz que la congelación lenta. Sin embargo, la tasa de supervivencia de óvulos y embriones depende de su resistencia específica al procedimiento de congelación, de la experiencia del especialista que lo realiza, así como de la tecnología utilizada. El equipo de especialistas de Ingenes está constantemente capacitado por los científicos más experimentados del mundo en esta área para garantizar las mejores tasas de éxito para que usted y su pareja puedan lograr su sueño de ser padres en el menor número de intentos.

Descubre cuál es el tratamiento ideal para ti

Te ayudaremos a tomar una decisión informada sobre tu salud reproductiva, con un plan de tratamiento personalizado para cumplir tu más grande sueño.
Cuéntanos sobre ti
Permiso Cofepris: 133300201A1156
Dr. Felipe Camargo Cédula Profesional SEP: 4452501
©Todos los derechos reservados 2024. Instituto Ingenes, Fertilidad & Genética
crossmenu