Agenda

27 de June, 2024

¿Qué es el hidrosálpinx?

El hidrosálpinx es una alteración donde una o ambas trompas de Falopio se bloquean y dilatan debido a una acumulación de líquido en su interior, normalmente como consecuencia de una infección previa.

Esta condición suele ser bilateral, e incluso cuando el hidrosálpinx afecta solo una trompa, la otra tiende a ser anormal también en algún momento.

El hidrosálpinx causa infertilidad ya que la obstrucción de las trompas de Falopio probablemente impedirá que los espermatozoides encuentren el óvulo de la paciente para fertilizarlo. Sin embargo, si sucede de alguna manera, también obstruye el camino del óvulo fertilizado hacia el útero, aumentando así el riesgo de embarazo ectópico.

Lea sobre el hidrosálpinx directamente de la mano de uno de nuestros especialistas en reproducción asistida:

Principales síntomas del hidrosálpinx

Aunque un gran número de pacientes con hidrosálpinx son asintomáticos (en la mayoría de los casos es un hallazgo incidental), el hidrosálpinx se caracteriza por producir:

  • Dolor pélvico crónico o recurrente.
  • Malestar abdominal intermitente
  • Infertilidad

Causas del hidrosálpinx

El hidrosálpinx suele ser causado por infecciones crónicas de las trompas de Falopio. En la mayoría de los casos, estas son causadas por enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea o la clamidia, que pueden pasar desapercibidas durante años y dañar lentamente las trompas.

Otras causas de infección incluyen:

  • Cirugías previas (especialmente cirugías de trompas, como la cirugía de reversión de ligadura de trompas)
  • Adherencias pélvicas
  • Dispositivos intrauterinos (DIU) utilizados como método anticonceptivo
  • Endometriosis
  • Embarazos ectópicos previos

¿Cómo se diagnostica el hidrosálpinx?

Además del examen físico y el análisis del historial médico del paciente, existen tres formas de diagnosticar el hidrosálpinx:

  1. Ecografía transvaginal. Este procedimiento fácil de realizar permite al especialista observar la presencia de líquido en el interior de las trompas.
  2. Histerosalpingografía (HSG). Este es un procedimiento de rayos X en el que se inyecta un material de contraste en la cavidad uterina para examinar el grado de apertura de las trompas de Falopio. Si los tubos son permeables, el líquido se derrama por sus extremos. Sin embargo, si están bloqueados, el líquido atrapado los ensancha, dándoles un aspecto similar al de una salchicha.
  3. Cirugía laparoscópica. Se realiza una pequeña incisión en el abdomen del paciente a través de la cual se inserta un dispositivo que contiene una pequeña cámara de video. Esta cámara se utiliza luego para examinar las trompas de Falopio en busca de posibles dilataciones.

Las cirugías laparoscópicas (así como la histerosalpingografía) suelen realizarse bajo anestesia general lo que conlleva ciertos riesgos para el paciente. Por ello, en Ingenes recomendamos la ecografía transvaginal, ya que no supone ningún riesgo para la paciente, es más rápida, menos invasiva y es igual de eficaz para diagnosticar el hidrosálpinx que las otras dos técnicas.

Tratamientos para lograr el embarazo en pacientes que padecen hidrosálpinx

La Fertilización In Vitro (FIV) es el tratamiento recomendado en mujeres que padecen hidrosálpinx ya que permite a nuestros especialistas obtener los óvulos directamente de los ovarios de la paciente. Estos óvulos se fertilizan en condiciones controladas de laboratorio para generar embriones con mayor potencial de implantación, que luego se transfieren nuevamente al útero de la paciente.

Dado que la fertilización in vitro (FIV) evita el paso de los gametos y del embrión a través de ellos, las trompas de Falopio ya no son indispensables. También ofrece mayores probabilidades de embarazo en comparación con otros tratamientos disponibles.

El hidrosalpinx puede tener efectos adversos sobre las tasas de éxito de la fertilización in vitro debido a la presencia de sustancias tóxicas en el embrión. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, se realiza una histeroscopia para crear un bloqueo (cierre de los orificios tubáricos) que impide el paso de líquido a la cavidad uterina y el consiguiente daño embrionario. En casos más graves (cuando el hidrosálpinx mide más de 3 cm), la trompa dañada se puede extraer mediante cirugía laparoscópica antes de comenzar el tratamiento.

Descubre cuál es el tratamiento ideal para ti

Te ayudaremos a tomar una decisión informada sobre tu salud reproductiva, con un plan de tratamiento personalizado para cumplir tu más grande sueño.
Cuéntanos sobre ti
Permiso Cofepris: 133300201A1156
Dr. Felipe Camargo Cédula Profesional SEP: 4452501
©Todos los derechos reservados 2024. Instituto Ingenes, Fertilidad & Genética
crossmenu