Hoy, hablemos de salud reproductiva

7 de abril, 2022
por Maria Casariego

Con motivo del Día Mundial de la Salud, es importante destacar la relevancia de la información oportuna para la toma de decisiones sobre un tratamiento de Reproducción Asistida, ya que, muchas veces por la falta de conocimiento en el tema, tanto de salud reproductiva, como de las tecnologías para concebir, se deja pasar demasiado tiempo, y definitivamente existen alternativas para lograr un embarazo o llevarlo a término.

Esta desinformación ha llevado a que muchas mujeres posterguen un adecuado tratamiento de salud reproductiva, o que siquiera recurran a él, ya sea por temas sociales o simple desconocimiento de un padecimiento subyacente, que afecte su condición para convertirse en mamás.

El problema latente radica en que la infertilidad es mal entendida y por tanto, mal abordada y tratada, a pesar de ser la quinta discapacidad más común en el mundo. Sin embargo, en Latinoamérica, aún no se reconoce que la infertilidad es el resultado de una baja calidad en el cuidado de la salud sexual y la poca difusión del tema.

Es común que las campañas de concientización o promoción de la reproducción asistida como el mejor tratamiento para la infertilidad, tengan poca visibilidad, lo que termina impidiendo a las mujeres y parejas tener la información suficiente para tomar una decisión concientizada con respecto a qué pasos tomar para lograr convertirse en padres, o en convertirse en al menos una posibilidad para ser considerada como alternativa.

Más allá de que no se ha dado un foro en la salud pública a problemas de fertilidad, la realidad es que se ha creado todo un mito y tabú alrededor de ella, que ha prevalecido en varias generaciones en sociedades latinoamericanas sobre todo, aunque no se descarta en muchas otras partes del mundo, se considera que el único papel de la mujer, es el de procrear, privándola de su derecho de elegir cómo y cuándo convertirse en mamá.

Se estima que las mujeres con algún padecimiento de fertilidad, ya sea primaria o secundaria, pueden tardar de 2 a 3 años en recurrir a un especialista, por “pena”, “culpa”, por ideas impuestas por la sociedad en general, pero sobre todo, por desinformación y malos diagnósticos. Y hay quienes tardan aún más, o que ni siquiera lo consideran.

La salud reproductiva comienza desde la planificación familiar, en el momento que la mujer decide convertirse en mamá e iniciar su proceso de búsqueda. Porque aunque a veces no lo parezca, existen diferentes vías para llegar a este punto, no sólo cuando existe unión en pareja; y todo se reduce a que necesitamos hablar de salud reproductiva.

Buscar información es un paso fundamental, y acercarse a profesionales de la salud es indispensable. Al igual que alguien con gripe va al doctor, las mujeres que están buscando convertirse en mamás y no lo han logrado, tienen la opción de recurrir a médicos especialistas en Reproducción Asistida, para encontrar una alternativa, e incluso para tener una planificación familiar, y decidir sobre su maternidad.

La salud reproductiva recae en el bienestar físico y mental de las mujeres, dentro de un entorno social, por lo tanto, romper tabúes, y hablar de sexualidad es primordial, para encontrar la manera de vivirla de manera segura y satisfactoria, y decidir sobre la reproducción, cómo procrear y hasta encontrar el momento ideal para hacerlo.

Si una mujer no puede tener hijos de manera “natural”, o pospone su maternidad, no es que haya algo mal con ella, todo lo contrario, este es el punto de partida para ver más allá, es una oportunidad para la difusión, para dar a conocer alternativas, dar apertura a las tecnologías que la ciencia ha aportado, para quitar prejuicios, “culpas”, y hablar de los temas importantes, para hablar de salud reproductiva.

Hoy es el momento ideal no sólo para exigir a las autoridades sanitarias que se nos brinde más información con respecto a la sexualidad, sino también para investigar por nuestra cuenta cómo y cuándo podríamos convertirnos en mamás.

En el Día Mundial de la Salud, más allá de mencionar todo lo que se ha avanzado, debemos comenzar a cuestionarnos más sobre la sexualidad, buscar información veraz, conocer los métodos anticonceptivos y riesgos, saber sobre infecciones y/o enfermedades de transmisión sexual, y sobre todo, reconocer que hablar de salud reproductiva es hablar de nuestros derechos como mujeres y que podemos decidir sobre la maternidad, natural o no.

Estamos en la época correcta para empezar a romper paradigmas, tocando temas ginecológicos, tocando temas desde la sexualidad de la mujer.

¿Cuál es tu historia?

Queremos conocerla y juntos escribir la mejor parte.
Cuéntanos
Contáctanos

Permiso Cofepris: 133300201A1156 
Dr. Felipe Camargo Cédula Profesional SEP: 4452501 
©Todos los derechos reservados 2021. Instituto Ingenes, Fertilidad & Genética