Visit our website for Ingenes US Llama de E.U.A. y Canadá GO
Fecha de Publicación:
11 de marzo, 2018 

Tratamientos de fertilidad de Baja complejidad vs. Alta complejidad

Hoy en día podemos encontrar muchas alternativas cuando hablamos de infertilidad, pero, ¿cuál es la opción correcta para mi? Definir oportunamente las causas de infertilidad en cada caso es importante ya que gracias al diagnóstico sabremos dirigir a nuestros pacientes hacia un tratamiento correcto. Dentro de los tratamientos que podemos encontrar, podemos clasificarlos en dos ...

tratamientos_de_fertilidad_de_baja_complejidad_vs_alta_complejidad_destacado

Hoy en día podemos encontrar muchas alternativas cuando hablamos de infertilidad, pero, ¿cuál es la opción correcta para mi?

Definir oportunamente las causas de infertilidad en cada caso es importante ya que gracias al diagnóstico sabremos dirigir a nuestros pacientes hacia un tratamiento correcto.

Dentro de los tratamientos que podemos encontrar, podemos clasificarlos en dos grandes grupos:

1. Tratamientos de baja complejidad

Dentro de este grupo encontraremos los tratamientos de fertilidad que son poco invasivos y donde la fertilización se lleva a cabo fuera del laboratorio. Las técnicas de baja complejidad en comparación con las de alta complejidad son más accesibles, sin embargo la tasa de éxito es menor que las de alta complejidad.

El diagnóstico correcto es muy importante ya que conoceremos la causa de la infertilidad y se podrá recomendar un tratamiento de baja complejidad o de alta complejidad dependiendo el caso.

De los tratamientos de baja complejidad podemos destacar:

La inseminación artificial

Es un procedimiento en el que se introduce un catéter suave en el útero de la mujer. Posteriormente se introduce el semen en el momento de la ovulación para dar paso a la fecundación.

Antes de introducir el semen dentro del útero se lleva a cabo un procedimiento llamado capacitación espermática en el que se emplean una serie de técnicas de lavado y centrifugación que eliminan restos celulares, bacterias, leucocitos, espermatozoides de mala www y secreciones seminales para aumentar las probabilidades de éxito.

Este método se utiliza para facilitar la fecundación en parejas con infertilidad inexplicable, alteraciones leves en los espermatozoides, problemas con el moco cervical, entre otros. Sólo se recomienda cuando la mujer es menor de 37 años, con una historia clínica de infertilidad de menos de cinco años.

La inducción de la ovulación

Este procedimiento está recomendado para pacientes menores de 32 años con problemas de ovulación o anovulación (la ausencia de óvulos)

Con la ayuda de medicamentos especializados se induce la ovulación para que los ciclos se regularicen, sin embargo existen riesgos al administrar el medicamento como embarazos múltiples y el síndrome de hiperestimulación ovárica al administrar el medicamento por lo que es necesario que un especialista en fertilidad sea quien los administre.

Los coitos programados

Esta técnica consiste en monitorear el desarrollo de la ovulación para determinar el momento óptimo para que la pareja tenga relaciones sexuales y así aumentar su probabilidad de lograr el embarazo.

Los coitos programados se pueden combinar con la inducción de la ovulación para acrecentar la probabilidad de embarazo mediante el aumento del número de óvulos maduros disponibles.

Cuando los coitos programados se combinan con medicamentos se consiguen mejores resultados, sin embargo, sus tasas de éxito dependen de la edad de la mujer y la presencia de otros factores causantes de infertilidad. Por ello, en Ingenes sólo les recomendamos este tratamiento a pacientes menores de 32 con una historia clínica de infertilidad de menos de tres años.

Por lo general, las técnicas de baja complejidad consisten en estimular la ovulación mediante medicamentos. En éstas, la fertilización tiene lugar de forma natural dentro del cuerpo de la mujer, por lo que los embriones no pueden ser monitoreados ni analizados.

2. Alta complejidad

Las técnicas de reproducción de alta complejidad requieren de un laboratorio de alta tecnología con personal especializado en el que, después de extraer los óvulos y espermatozoides, se llevan a cabo la fertilización, el cultivo y la selección de embriones para su oportuna transferencia al útero previamente capacitado de la mujer.

Las técnicas de alta complejidad generalmente ofrecen mejores tasas de éxito que las técnicas de baja complejidad.

Es importante que, con base en un diagnóstico certero, el especialista determine qué técnica es más adecuada para tu caso, ya que someterse a un tratamiento acertado es crucial para lograr tener un bebé.

Las técnicas de alta complejidad requieren de la obtención de varios óvulos maduros y de buena www. Con el fin de estimular su producción es necesario utilizar medicamentos para la estimulación ovárica controlada, cuya administración debe ser cuidadosamente monitoreada mediante ultrasonidos y pruebas de sangre regulares, los cuales permiten dar seguimiento al desarrollo de los folículos que contienen a los óvulos y evitar complicaciones como el síndrome de hiperestimulación ovárica.

La tecnología juega un papel importante a la hora de llevar a cabo técnicas de alta complejidad.

Sus tasas de éxito son muy elevadas en comparación con las técnicas de baja complejidad. Sin embargo las técnicas de fertilidad de alta complejidad han demostrado ser una alternativa viable para parejas con casos complejos con resultados muy favorables y satisfactorios.

Dentro de esta categoría las técnicas más novedosas y con mejores tasas de éxito son:

  • Fertilización in vitro (FIV) Esta técnica de última generación consiste en realizar la fecundación fuera del útero materno. Para ello se realizan diversos tratamientos para la obtención de los gametos y su posterior unión en el laboratorio de fertilidad.
  • Microinyección intracitoplasmática de espermatozoides(ICSI) técnica de alta complejidad se apoya de la Fecundación in Vitro (FIV) convencional con la diferencia de que utilizamos a un único espermatozoide previamente seleccionado y se inyecta directamente en el óvulo femenino para la posterior implantación uterina
  • Técnica PICSI Al igual que la técnica ICSI, la técnica PICSI se recomienda para hombres con problemas de infertilidad en los que los espermatozoides son muy escasos o tienen problemas de movilidad o morfología.

La diferencia con la técnica ICSI es una prueba de adherencia. después de realizada la prueba se obtiene al espermatozoide más apto para la fertilización y se inyecta directamente en el óvulo.

Estas técnicas requieren de un cuidado minucioso y especializado aunado a un laboratorio de alta tecnología que cumpla con los más estrictos estándares de www e higiene para evitar cualquier tipo de contaminación.

En Ingenes contamos con la más alta tecnología tanto para los tratamientos de infertilidad de baja y alta complejidad en Latinoamérica. Contamos con el personal capacitado para dar un diagnóstico concreto y la mejor recomendación para cada caso.

[/raw]

Obtenga lo último de nuestro blog de Ingenes

Manténgase actualizado con información precisa sobre la reproducción asistida y los tratamientos de fertilidad, y conozca el camino para expandir su familia.
Este sitio web almacena cookies en tu computadora. Estas cookies sirven para recolectar información respecto a cómo interactúas con nuestro sitio web y nos permite recordarte. Utilizamos esta información con la finalidad de mejorar y optimizar tu experiencia de búsqueda, además de analizar y medir nuestras visitas en este sitio y otros medios. Para saber más sobre las cookies que utilizamos, te invitamos a leer nuestra Política de Privacidad.
Privacy Policy