Tener un embarazo a los 48 años puede resultar algo difícil de creer para algunas personas, pero hoy en día existen existen técnicas avanzadas de Reproducción Asistida, que permiten a miles de mujeres posponer su maternidad hasta el momento en el que estén listas.

Esta es la historia de Cecilia, quien se convirtió en mamá de su pequeña Angélica al tener un embarazo a los 48 años, aún cuando presentaba una baja reserva ovárica. Conócela aquí y todo acerca del tratamiento de Fertilización In Vitro que le permitió hacerlo posible.

¿Qué es la reserva ovárica?

La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que se encuentran disponibles en cada ovario para la vida reproductiva de una mujer. Cada una nace con alrededor de 1 millón de óvulos, y al llegar a los 35 años comienza la disminución progresiva de dicha reserva, lo que puede resultar en una complicación para lograr un embarazo después de esa edad.

Cuando el amor toca a tu puerta, lo mejor es dejarlo pasar

"Verla reír, ese es mi motivo y no hay cosa más preciada en todo el mundo. Busqué mi embarazo a los 48 años porque esperé para hacerlo en pareja, y después cuando llegó estuvimos intentando por casi un año.

Soy enfermera y sabía que mi edad era un factor muy importante. Mi diagnóstico fue que tenía muy pocos óvulos y mi esposo también presentaba ciertos problemas, así que tuvo que tomar algunos medicamentos. 

3 ciclos de FIV que te dan fe para lograr un embarazo a los 48 años

Escuchamos nuestras opciones y decidimos hacer la Fertilización In Vitro apostando por tres ciclos, porque el factor mental es muy importante y tener tres intentos me hizo sentir un poco más relajada. Si no funcionaba a la primera, aún quedaban otras dos.

Lo logramos aquí y cuando finalmente supimos que estábamos embarazados fue una emoción tan grande que lloré de alegría, ¡aún hoy al recordarlo me emociono muchísimo!

Durante todo mi embarazo los doctores estuvieron conmigo, me guiaron, incluso me ayudaron con el tema de mi alimentación y me dieron apoyo psicológico, la verdad que todo eso ayudó a que me sintiera más segura.

Angélica de Jesús es mi bebé, mi niña, hoy tiene 1 año y medio, ella lo es todo para mí. El día que llegó yo había ido a una consulta regular y de pronto me dijeron que debía nacer ya, ¡tuve muchos nervios!, me dio miedo pensar en lo que podía pasar, pero hablé con mi bebita y le dije: 'Tienes que llorar muy fuerte y lo vas a hacer, ¡tanto que todo el hospital te escuchará!'

Tenerla a mi lado vale todo

Cuando de verdad deseas algo, necesitas hacer absolutamente todo hasta conseguirlo. Yo estudié, trabajé, di clases, me realicé; me enfoqué en otras cosas por algún tiempo y estuvo bien, pero llegó un día que deseé tanto ser mamá y terminar de formar así a mi familia, ¡me decidí por hacerlo!

Ese pedacito tuyo, ese ser humano que vas a formar, que estará en tu vientre... ¡Eso es lo más importante!, y no importa dejar las cosas que tengas que dejar, porque es una bendición de toda una vida y no hay cosa más preciada, nada en el mundo se compara con tener en tus brazos ese sueño hecho realidad."

¿Tu también quieres convertirte en mamá después de los 45 años? 

Si te sientes identificada con esta historia, si te han dicho mil veces: “No”, o que "ya eres muy grande", queremos decirte que existen alternativas y el reloj biológico ya no es un impedimento para ser mamá cuando tú lo decidas.

Prácticamente todas las mujeres que desean ser madres pueden lograrlo, pero es importante que acudas con especialistas en fertilidad, que te brinden un diagnóstico personalizado y diferentes opciones para que puedas lograr tu sueño.

En Ingenes, contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que están completamente seguras de querer vivir su maternidad y están dispuestas a hacer todo para lograrlo.

Una evaluación que se enfoca en identificar aquello que está obstaculizando tu sueño; y trazar un plan de tratamiento personalizado para que tengas a tu bebé, llevado a cabo por un equipo multidisciplinario de embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Acércate con nosotros y agenda tu Programa Inicial, permítenos ayudarte a llevar a tu bebé a casa.

La endometriosis afecta a 10% de las mujeres en edad reproductiva en todo el mundo. Tan solo en México existen 7 millones de mujeres que la padecen. Claudia es una de esas mujeres, ella te cuenta su historia, cómo logró embarazarse y tener a su pequeña aún viviendo con esta enfermedad.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis se caracteriza por el crecimiento de un tejido similar al revestimiento del útero, que ocurre fuera de este, y suele encontrarse en los ovarios, las trompas de Falopio o alrededor de la matriz. La endometriosis suele provocar mucho dolor durante la menstruación y, en ocasiones, puede generar problemas para concebir o infertilidad.

Pese a ser una enfermedad relativamente frecuente, muchas veces no es diagnosticada a tiempo y esto puede llevar a un mal manejo durante cualquier tratamiento de Reproducción Asistida, por lo que se recomienda acudir con especialistas en Biología de la Reproducción, quienes son capaces de llevar un tratamiento de este tipo a la par de atender el padecimiento de endometriosis.

Si te interesa conocer más información sobre esta enfermedad, te invitamos a visitar la sección de Endometriosis en el apartado Infertilidad-Factor uterino en nuestro sitio web.

Mi camino empezó hace más de 12 años 

“Sacrifiqué todo por ella buscándola por 12 años, Arleth sabrá todo lo que hicimos para que llegara, es la felicidad más inmensa que tengo, es el amor de mi vida.

Mi idea siempre fue ser mamá joven, aunque quería esperar hasta acabar mi carrera, casarme y trabajar, pero luego las cosas no son como una quiere. Desde antes de tener pareja empecé a tener problemas de quistes, tenía dolores muy fuertes, cólicos, sangrados… y al ir con el médico me dijeron que tenía endometriosis y me costaría mucho trabajo tener bebés, que debía empezar cuanto antes. pero decidí esperar a casarme. 

Una operación innecesaria

Me dieron un tratamiento con anticonceptivos por el tema de que tengo endometriosis, me casé y un día olvidé tomarme la pastilla… pero no me embaracé. Dejé de tomarlas y pasó un mes, dos, un año, eso ya no era normal.

Me mandaron a La Raza por una operación donde me quitaron parte del endometrio y de un ovario, se supone que con eso podría lograrlo. Pasó un año, estudio tras estudio, algunos muy dolorosos y nos hicieron 4 inseminaciones artificiales, pero ninguna funcionó, fue muy difícil esa etapa del camino, era mucho estrés, más el típico: '¿Para cuándo?, pregúntale a tal cómo le hizo…' Estuve más de 5 años sonriendo, diciendo que todo estaba bien, pero no sabes la angustia que es cada intento fallido. 

El especialista indicado para lograr mi sueño 

Me recomendaron Perinatología, ahí tuve otra operación y era gasto tras gasto porque tus estudios deben estar actualizados, más los medicamentos y las consultas, pero seguíamos teniendo los mismos resultados.

Llegué al instituto haciendo cita por internet, les platiqué todo lo que había pasado, todos los estudios, lo que tenía y me dijeron que sí se podía, pero en ese momento nosotros ya habíamos vendido el carro, gastado casi todos nuestros ahorros y no nos alcanzaba.

Mi esposo y yo platicamos de esto y nos pusimos a juntar del dinero suficiente por todo un año, hasta que pudimos empezar nuestro tratamiento de 2 ciclos.

Cuando me dieron el resultado de mi prueba de embarazo pensé que no había funcionado, pero me dijeron que era positivo. ¡Sentí mucha emoción!, pero temía que algo pasara y con todo ese terror llegué al ultrasonido, entonces fue cuando vi su corazón, cuando escuché lo fuerte que latía, no creía posible que ella estuviera creciendo dentro de mí, fue hermoso. 

¡Al fin entre mis brazos! 

Yo tengo endometriosis y quedé embarazada, después de 12 años de luchar, de lágrimas, de tantos intentos fallidos, ¡hoy tenemos a Arleth! La estoy disfrutando muchísimo, le daré pecho hasta que cumpla 2 años, dormimos juntas, comemos juntas, hacemos todo juntas; y sí, ¡está muy consentida!

Hubo días que me caí, en los que sentía un vacío gigantesco, pero nunca me di por vencida, fui muy valiente y siempre digo eso: ‘Cuídate, atiéndete y no dejes de intentarlo hasta el final’. Ella es todo para mí, he sacrificado todo por ella y es la felicidad más inmensa que tengo.”

Yo tengo endometriosis y quedé embarazada, ¡tú también puedes ser mamá!

Si tú también tienes endometriosis, o cualquier otro padecimiento y estás decidida a luchar por tu sueño de convertirte en mamá recuerda que, para lograrlo, es muy importante contar con el diagnóstico de un especialista en fertilidad, quien te dará una opinión experta y una recomendación personalizada para lograr que tengas a tu bebé.

En Ingenes contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que, como tú, quieren ser mamás y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar las causas que te han impedido lograr ese sueño antes, y trazar un plan que tome en cuenta cada uno de tus intentos previos y tu salud reproductiva completa.

Este es el camino que te llevará hasta tu estrellita, confía en nosotros y te ayudaremos a cumplir el sueño de llevar a tu bebé a casa.

Tener un bebé por medio de una ovodonación no es una decisión sencilla y, por eso mismo, requiere que cuentes con información precisa, y que tomes un tiempo para analizar esto junto con tus deseos de maternidad. Es por eso que te compartimos abajo la historia de Lorena quien, debido a su baja reserva ovárica, recurrió a la donación de óvulos para tener a su pequeña; lo que fue, en sus palabras: "La mejor decisión que pude haber hecho en la vida".

Donación de óvulos, el camino que lleva al amor de tu vida 

Al igual que la Reproducción Asistida, la donación de óvulos u ovodonación tiene muchos tabúes alrededor, pero esta no es más que una alternativa, otro paso para que puedas cumplir tu sueño de convertirte en mamá. Algunas personas podrían pensar que, por utilizar el óvulo de otra mujer, el embrión que se está gestando no será su hijo, pero esto es mentira.

Ese bebé estará en tu vientre, tú lo alimentarás, tendrá tus nutrientes, tu sangre correrá a través del cordón umbilical que los une, se desarrollará gracias a ti; y sobre todo, desde el instante en que se implante en tu útero, le transmitirás todo el amor que ya tienes para él desde que era solo un pensamiento, todo esto formará ese vínculo único entre una madre y su hijo, un bebé que será 100% tuyo para siempre.

"No cambiaría absolutamente nada con tal de tenerla"

ovodonacion-hija-de-lorena-a-dias-de-nacer-via-fertilizacion-in-vitro-instituto-ingenes-bebe-nina-dormida-en-cunero-recien-nacida
Isabela, hija de Lorena a días de nacer - Bebé Ingenes

“Ser mamá es difícil pero, no cambiaría absolutamente nada de lo que pasé con tal de tenerla a ella. Tardé mucho en decidirme por tener un bebé porque me dediqué al trabajo y cuando me enfrenté a este mundo de la infertilidad atravesé muchos obstáculos.

En la primera clínica me dijeron que tenía muy pocos óvulos y sólo extrajeron 3, que fertilizaron y me colocaron. Mi prueba salió positiva, pero a los 10 días de recibirla tuve un sangrado. Me mandaron reposo, pero a la semana perdí a esos embrioncitos. Dejé pasar un par de meses y volví para mi siguiente cita, ahí me dijeron que no tenían ni idea de qué era lo que había pasado. Fue devastador.

Mi familia me recomendó que tomara una segunda opinión y fui al Instituto en la sucursal de la Ciudad de México. Me dieron el mismo diagnóstico de baja reserva ovárica, además del tema de mi edad, y me recomendaron un programa multiciclo de Fertilización In Vitro mediante la técnica ICSI, lo cual no estaba incluido en la clínica anterior a la que había ido en Puebla. También se incluía el banco de óvulos y esperma, eso fue lo que me convenció de hacerlo aquí.

Una segunda oportunidad

ovodonacion-hija-de-lorena-via-fertilizacion-in-vitro-instituto-ingenes-nina-con-pastel-en-la-boca-primer-cumpleanos
Isabela, hija de Lorena en su primer cumpleaños - Bebé Ingenes

Quizás te interese leer el siguiente artículo: Donación de óvulo: tu vientre modifica los genes de tu bebé

Comenzamos el tratamiento, pero yo no ovulaba, así que me propusieron la opción de hacerlo con un óvulo donado… Fue muy fuerte escuchar eso en un principio. Lo platiqué con mi esposo y le pedimos al doctor que la donante tuviera sus rasgos. Yo quería ser mamá, es mi bebé, estuvo en mi panza y sí fue complicado, pero es completamente mi hija. Ser mamá es un trabajo bien difícil, la vida te cambia por completo, pero no hay personas con más ganas de ser mamás que quienes nos enfrentamos a un problema de infertilidad

Ella es lo que más desee en todo el mundo, pero claro que es un trabajo complicado. Los bebés no hablan, no sabes por qué lloran, quieren comer en la noche, y luego párate temprano para ir a la oficina, pero hoy Isabela ya casi cumple 2 años y no cambiaría nada en absoluto con tal de tenerla a ella. No me arrepiento de las lágrimas, del esfuerzo ni todo lo que tuve que pasar, lo volvería a hacer sin lugar a dudas porque ella es lo más importante de toda mi vida.”

ovodonacion-hija-de-lorena-via-fertilizacion-in-vitro-instituto-ingenes-retrato-familiar-madre-padre-e-hija-felices
Isabela y sus papás - Familia Ingenes

Ovodonación, ¡tu sueño de ser mamá después de los 35 es posible!

Si tu quieres tener un bebé pero aún no lo consigues, queremos compartirte que, en Ingenes contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que quieren vivir su maternidad después de los 35 años y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. 

Un programa que se enfoca en identificar las causas que te están impidiendo lograr ese sueño y trazar un plan de tratamiento personalizado, llevado a cabo por un equipo de expertos embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción y psicoterapeutas, entre otros.

Ten la seguridad de que este es el camino que te llevará hasta tu estrella. Acércate con nosotros aquí y te ayudaremos a cumplir el sueño de tener a tu bebé.

Con motivo del Día Mundial de la Salud, es importante destacar la relevancia de la información oportuna para la toma de decisiones sobre un tratamiento de Reproducción Asistida, ya que, muchas veces por la falta de conocimiento en el tema, tanto de salud reproductiva, como de las tecnologías para concebir, se deja pasar demasiado tiempo, y definitivamente existen alternativas para lograr un embarazo o llevarlo a término.

Esta desinformación ha llevado a que muchas mujeres posterguen un adecuado tratamiento de salud reproductiva, o que siquiera recurran a él, ya sea por temas sociales o simple desconocimiento de un padecimiento subyacente, que afecte su condición para convertirse en mamás.

El problema latente radica en que la infertilidad es mal entendida y por tanto, mal abordada y tratada, a pesar de ser la quinta discapacidad más común en el mundo. Sin embargo, en Latinoamérica, aún no se reconoce que la infertilidad es el resultado de una baja calidad en el cuidado de la salud sexual y la poca difusión del tema.

Es común que las campañas de concientización o promoción de la reproducción asistida como el mejor tratamiento para la infertilidad, tengan poca visibilidad, lo que termina impidiendo a las mujeres y parejas tener la información suficiente para tomar una decisión concientizada con respecto a qué pasos tomar para lograr convertirse en padres, o en convertirse en al menos una posibilidad para ser considerada como alternativa.

Más allá de que no se ha dado un foro en la salud pública a problemas de fertilidad, la realidad es que se ha creado todo un mito y tabú alrededor de ella, que ha prevalecido en varias generaciones en sociedades latinoamericanas sobre todo, aunque no se descarta en muchas otras partes del mundo, se considera que el único papel de la mujer, es el de procrear, privándola de su derecho de elegir cómo y cuándo convertirse en mamá.

Se estima que las mujeres con algún padecimiento de fertilidad, ya sea primaria o secundaria, pueden tardar de 2 a 3 años en recurrir a un especialista, por “pena”, “culpa”, por ideas impuestas por la sociedad en general, pero sobre todo, por desinformación y malos diagnósticos. Y hay quienes tardan aún más, o que ni siquiera lo consideran.

La salud reproductiva comienza desde la planificación familiar, en el momento que la mujer decide convertirse en mamá e iniciar su proceso de búsqueda. Porque aunque a veces no lo parezca, existen diferentes vías para llegar a este punto, no sólo cuando existe unión en pareja; y todo se reduce a que necesitamos hablar de salud reproductiva.

Buscar información es un paso fundamental, y acercarse a profesionales de la salud es indispensable. Al igual que alguien con gripe va al doctor, las mujeres que están buscando convertirse en mamás y no lo han logrado, tienen la opción de recurrir a médicos especialistas en Reproducción Asistida, para encontrar una alternativa, e incluso para tener una planificación familiar, y decidir sobre su maternidad.

La salud reproductiva recae en el bienestar físico y mental de las mujeres, dentro de un entorno social, por lo tanto, romper tabúes, y hablar de sexualidad es primordial, para encontrar la manera de vivirla de manera segura y satisfactoria, y decidir sobre la reproducción, cómo procrear y hasta encontrar el momento ideal para hacerlo.

Si una mujer no puede tener hijos de manera “natural”, o pospone su maternidad, no es que haya algo mal con ella, todo lo contrario, este es el punto de partida para ver más allá, es una oportunidad para la difusión, para dar a conocer alternativas, dar apertura a las tecnologías que la ciencia ha aportado, para quitar prejuicios, “culpas”, y hablar de los temas importantes, para hablar de salud reproductiva.

Hoy es el momento ideal no sólo para exigir a las autoridades sanitarias que se nos brinde más información con respecto a la sexualidad, sino también para investigar por nuestra cuenta cómo y cuándo podríamos convertirnos en mamás.

En el Día Mundial de la Salud, más allá de mencionar todo lo que se ha avanzado, debemos comenzar a cuestionarnos más sobre la sexualidad, buscar información veraz, conocer los métodos anticonceptivos y riesgos, saber sobre infecciones y/o enfermedades de transmisión sexual, y sobre todo, reconocer que hablar de salud reproductiva es hablar de nuestros derechos como mujeres y que podemos decidir sobre la maternidad, natural o no.

Estamos en la época correcta para empezar a romper paradigmas, tocando temas ginecológicos, tocando temas desde la sexualidad de la mujer.

Contáctanos

Permiso Cofepris: 133300201A1156 
Dr. Felipe Camargo Cédula Profesional SEP: 4452501 
©Todos los derechos reservados 2021. Instituto Ingenes, Fertilidad & Genética