Embarazo Ectópico

El embarazo ectópico sucede cuando el embarazo se da fuera del útero, generalmente, en las trompas de Falopio. Es poco frecuente, pero grave, y debe ser tratado por un especialista.

El embarazo ectópico es causado por factores que obstruyen o retardan el paso del óvulo fertilizado o embrión a través de las trompas de Falopio. Debido a que no puede llegar al útero, el embrión se implanta fuera de éste.

Desafortunadamente, los embarazos ectópicos no pueden llegar a término debido a que imposibilitan la supervivencia del embrión y ponen en riesgo la vida de la madre, por lo que es necesario extraer las células en desarrollo cuanto antes.

Alrededor de 40 por ciento de las mujeres logran tener hijos después de haber experimentado un embarazo ectópico, sin embargo, dado que éste suele deberse a una condición tubárica preexistente, es necesario que las pacientes consulten a un especialista en fertilidad antes de intentar embarazarse de nuevo.

¿Qué es el embarazo ectópico?

El embarazo ectópico sucede cuando el embarazo se da fuera del útero, generalmente, en las trompas de Falopio. Es poco frecuente, pero grave, y debe ser tratado por un especialista.

Para que el embarazo tenga lugar, los ovarios de la mujer deben liberar un óvulo, que a su vez debe trasladarse a través de las trompas de Falopio, ser fertilizado por un espermatozoide y seguir su camino hasta alcanzar el útero, donde debe implantarse correctamente para continuar su desarrollo.

Sin embargo, cuando las trompas de Falopio están bloqueadas o dañadas, el óvulo fertilizado o embrión no puede llegar hasta el útero, por lo que se implanta dentro de éstas.

Esto ocurre en entre 1 y 2 por ciento de los embarazos y se conoce como embarazo ectópico.

Aunque 95 por ciento de los embarazos ectópicos tienen lugar en las trompas de Falopio, también pueden presentarse en los ovarios, el cuello uterino o el área abdominal.


A diferencia de un embarazo normal, que ocurre en el útero, el embarazo ectópico ocurre fuera de éste. Comunmente se asocia con padecimientos que afectan a las trompas de Falopio, impidiendo el paso del embrión hacia el útero y se implanta en la pared de una trompa de Falopio

Principales síntomas del embarazo ectópico

Algunos de los primeros síntomas del embarazo ectópico son:

  • Sangrado vaginal anormal
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Dolor en la espalda baja
  • Sensación de náusea y fatiga

A medida que avanza, el embarazo ectópico puede provocar la ruptura de una de las trompas de Falopio, con síntomas como:

  • Sensación de desmayo
  • Dolor agudo en la parte baja del abdomen o incluso en los hombros y el cuello
  • Presión intensa en el recto
  • Sangrado vaginal oscuro
  • Anemia

Si tienes cualquiera de estos síntomas es importante que consultes a un especialista experimentado, ya que si no se atiende correctamente el embarazo ectópico puede tener consecuencias en la salud y la fertilidad de la mujer.

Causas del embarazo ectópico

El embarazo ectópico suele ser causado por factores que obstruyen o retardan el paso del óvulo fertilizado o embrión a través de las trompas de Falopio, tales como:

  • Un embarazo ectópico previo
  • Adherencias causadas por cirugías pélvicas previas (apendicectomía, cirugía de colon, etc.) o procesos infecciosos (enfermedad inflamatoria pélvica)
  • Cirugías de las trompas de Falopio, tales como la reversión de ligadura de trompas
  • Clamidia u otras infecciones cérvico-vaginales recurrentes
  • Hidrosalpinx
  • Endometriosis
  • Defectos congénitos en las trompas de Falopio
  • Tabaquismo
  • Uso de dispositivos intrauterinos

Alrededor de 50 por ciento de las mujeres con embarazos ectópicos han tenido condiciones como salpingitis (inflamación de las trompas de Falopio) o enfermedad inflamatoria pélvica.


La salpinguitis o inflamación de las trompas de Falopio es una condición asociada a la aparición del embarazo ectópico debido a que obstaculiza el paso del embrión hacia el útero, haciendo que éste se implante en las trompas de Falopio

¿Cómo se diagnostica un embarazo ectópico?

Hasta hace poco, un embarazo ectópico no podía diagnosticarse sino hasta alrededor de la sexta semana de embarazo, cuando ya representaba una amenaza para la salud de la mujer y era necesario realizar una laparotomía o cirugía abierta para remover las células fetales.

Sin embargo, hoy en día existen procedimientos no invasivos que permiten identificar un embarazo ectópico incluso antes de que aparezcan síntomas:

Un análisis de sangre permite medir los niveles de gonadotropina coriónica humana (HCG) y progesterona.

Aunque suele ser necesario llevar a cabo varios análisis antes de establecer un diagnóstico, por lo general, bajos niveles de HCG y progesterona pueden asociarse con un embarazo ectópico.

Una ecografía transvaginal o ultrasonido vaginal, durante el que un especialista introduce una catéter suave en la vagina de la mujer con el fin de examinar su útero, ovarios y trompas de Falopio.

Es un método sencillo e indoloro que generalmente permite establecer un diagnóstico claro a partir de la tercera semana de embarazo.

Alternativas para lograr tener un bebé si has tenido un embarazo ectópico

Desafortunadamente, los embarazos ectópicos no pueden llegar a término debido a que imposibilitan la supervivencia del embrión y pueden afectar la salud de la madre, por lo que es necesario extraer las células en desarrollo cuanto antes.

Para ello, existen diversos procedimientos:

  • Si el embarazo ectópico es detectado a tiempo, una o varias inyecciones de metrotexato pueden ser suficientes para detener el crecimiento celular y disolver las células existentes sin dañar las trompas de Falopio
  • Cuando el embarazo ectópico no responde al medicamento o está muy avanzado, una cirugía laparoscópica puede ser necesaria. Ésta permite remover el tejido ectópico y reparar o retirar la trompa de Falopio afectada a través de una pequeña incisión en el abdomen
  • En caso de rompimiento de la trompa de Falopio, es necesario realizar una laparotomía de emergencia con el fin de remover las células fetales y controlar el sangrado. En algunos casos la trompa de Falopio puede repararse, aunque por lo general es necesario extraerla

Alrededor de 40 por ciento de las mujeres logran tener hijos después de haber experimentado un embarazo ectópico, sin embargo, dado que éste suele deberse a una condición tubárica preexistente, es necesario que las pacientes consulten a un especialista en fertilidad antes de intentar tener un bebé de nuevo.

Si las trompas de Falopio resultan dañadas o tienen que removerse, la Fecundación In Vitro (FIV) es el tratamiento de elección para lograr tener un bebé.

Esto, gracias a que hace posible fertilizar los óvulos en un laboratorio y colocar los embriones con mayor poder de implantación directamente en la cavidad uterina, por lo que reduce el riesgo de embarazo ectópico.

La pérdida del embarazo afecta de manera emocional a las mujeres que lo han padecido, por ello en Ingenes contamos con una unidad de apoyo emocional para acompañar a nuestros pacientes desde la primera consulta.

Infografía Embarazo Ectópico


Detalles de publicación

Por: 2018

Ingenes es el Instituto de Fertilidad y Genética líder en salud reproductiva con las tasas de éxito más altas de Latinoamérica

Publicado:

Actualizado:


Es momento de cumplir tu sueño de tener a tu bebé en casa

El primer paso para lograrlo es acudir a tu Programa Diagnóstico el cual incluye valoración médica por uno de nuestros especialistas, estudios clínicos para ti y tu pareja, y apoyo emocional con uno de nuestros terapeutas.

En Ingenes logramos que 9 de cada 10 parejas regresen con su bebé a casa. Con nuestros Programas BEC Plus, en caso de no lograrlo te devolvemos tu dinero*

Comparte este contenido:

Valoraciones:

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5

(1 votos, promedio: 5,00 de 5)


Nuestras Certificaciones
  • Red Latinoamericana de Reproducción Asistida
  • American Society of Reproductive Medicine
  • Fertility Centers of Illinois
  • CINVESTAV
  • CONACYT
  • UNAM
  • European Society of Human Reproduction and Embryology
  • Top Doctors
  • Fairfax
  • Great Place to Work