Visit our website for Ingenes US Llama de E.U.A. y Canadá GO

Falla de implantación

La implantación embrionaria es un proceso complejo que requiere de un embrión sano y un endometrio receptivo, así como de un estrecho diálogo entre ambos. El fallo de implantación se diagnostica cuando no se ha podido lograr un bebé después de al menos tres ciclos de Fecundación in Vitro (FIV), o de la transferencia de más de diez embriones de buena www.

Actualmente, existen soluciones altamente efectivas para el fallo de implantación, entre las que destacan:

Transferencia de embriones en la fase de blastocisto (día 5 de desarrollo embrional)

Diagnóstico genético preimplantatorio

Eclosión asistida o hatching asistido

falo en la implantación 1

Causas del fallo de implantación

Las causas del fallo de implantación son múltiples y pueden estar implicados con problemas embrionarios o problemas en el útero.


Los problemas embrionarios incluyen:

Anomalías cromosómicas y genéticas

Dificultad del embrión para salir de la capa que lo envuelve (zona pelúcida)

Los problemas con el útero incluyen:

Alteraciones anatómicas

Desarrollo endometrial inadecuado

Tumores benignos (miomas)

Cicatrices, adherencias o sinequias

Infecciones o inflamaciones

falo en la implantación 2

Síntomas relacionados con el fallo de implantación

La mayoría de las mujeres con adherencias pélvicas no presentan síntomas, pero algunas pueden presentar:

Dolor pélvico crónico

Obstrucción intestinal

Menstruaciones dolorosas

Dolor durante las relaciones sexuales

 Infertilidad

Mayor incidencia de embarazos ectópicos

¿Cómo diagnosticar la falla de implantación?

Es importante mencionar que, para diagnosticar adecuadamente el fallo de implantación, debe destacarse la presencia de focos infecciosos, provocado por condiciones como el hidrosalpinx; además de distintos trastornos hormonales, metabólicos, inmunológicos o de coagulación sanguínea, que también pueden impedir la implantación.

Existen varias pruebas que permiten determinar las causas del fallo de implantación:

1. Análisis de sangre para descartar cualquier tipo de trastornos hormonal, metabólico, inmunológico y de coagulación.

2. Ultrasonido vaginal ginecológico para detectar cualquier malformación, mioma uterino o hidrosalpinx.

3. Espermiograma o análisis de semen, en conjunto con una prueba de fragmentación de ADN de los espermatozoides.


¿Puedo tener un bebé si tengo falla de implantación?

Conocer las causas precisas del fallo de implantación es fundamental cuando se trata de seleccionar un tratamiento, que permita lograr un bebé con el menor desgaste.

Cuando el fallo de implantación se asocia con problemas inmunológicos, éstos pueden tratarse fácilmente con medicamentos; mientras que, en caso de deberse a problemas con el útero, el tratamiento varía de acuerdo con la causa y puede ir desde terapia hormonal hasta cirugía en casos muy específicos.

Sin embargo, cuando el fallo de implantación se debe a problemas embrionarios, los principales tratamientos que acompañan a la Fertilización In Vitro incluyen:

Transferencia de embriones cinco o seis días después de la fertilización.

Test Genético Preimplantación para Aneuploidías (PGT-A) para transferir embriones sin anormalidades cromosómicas.

Eclosión asistida o hatching asistido para ayudar al embrión a romper la membrana que lo envuelve.

Otros artículos que podrían interesarte

Estamos aquí para ayudarte

Haz una cita y acércate con uno de nuestros especialistas, te ayudaremos a llevar a tu bebé a casa.

Agenda una cita
Este sitio web almacena cookies en tu computadora. Estas cookies sirven para recolectar información respecto a cómo interactúas con nuestro sitio web y nos permite recordarte. Utilizamos esta información con la finalidad de mejorar y optimizar tu experiencia de búsqueda, además de analizar y medir nuestras visitas en este sitio y otros medios. Para saber más sobre las cookies que utilizamos, te invitamos a leer nuestra Política de Privacidad.
Privacy Policy