"A los 50 años logré mi embarazo con ligadura de trompas"

por Gisela Calderon

María del Carmen tiene 50 años, su esposo 58 y ambos deseaban tener un bebé, pero para lograrlo debían tener un embarazo con ligadura de trompas, ya que antes ella había decidido no tener más hijos. Cambiar de opinión y querer experimentar la maternidad a una edad reproductiva avanzada es el deseo de millones de mujeres en todo el mundo, y hoy es posible gracias a la Reproducción Asistida.

Conoce la historia de esta pareja que, después de haber sufrido la pérdida de un primer embarazo y a pesar de haber visitado otras clínicas de fertilidad donde "les cortaron las alas", se convirtieron en los orgullosos padres de 2 cuatitos, con ayuda de un tratamiento multiciclo de Fertilización In Vitro.

Pensé que la maternidad y el amor ya no llegarían

“Tengo 50 años y pensé que ya nunca podría convertirme en mamá de nuevo. Fui madre soltera, tengo una hija de 27 años y un hijo de 22. Me operé para no tener más bebés, pero la vida da muchas vueltas y en el camino te pone muchas cosas.

Dicen que si quieres hacer reír a Dios, le cuentes tus planes, ¿no? Aunque pensaba que la maternidad y el amor era algo que había quedado atrás, pasó un tiempo y conocí a mi actual esposo, ya tenemos 14 años juntos y nos amamos muchísimo. Él tiene 58 años, y también tiene un hijo, de 36.

Nosotros teníamos la inquietud de tener un bebé que fuera de ambos y fue por eso que nos apuntamos para ir a una clínica de fertilidad. Al llegar, nos dijeron que solo podría tener mi embarazo con las trompas ligadas, si realizábamos un tratamiento de Fecundación In Vitro.

Un duelo de 4 años al perder a mi bebé

Lo hicimos de esa forma y me embaracé, pero mi bebé no creció y tuvieron que hacerme una intervención para terminar con mi embarazo, eso nos dejó muy lastimados. Solo quienes pasamos por una pérdida como esta sabemos lo mucho que afecta. Mi esposo y yo tuvimos un duelo de 4 años después de eso, estábamos muy lastimados.

Un día, yendo a la capital de Querétaro por la despensa y otras cosas vi que el Instituto estaba ahí, pasamos varias veces frente al edificio, pensando, comentando y discutiendo si pasábamos o no, hasta que convencí a mi esposo y hablamos para pedir una cita.

Durante esa primera cita sentimos que el trato fue muy profesional, nos hicieron estudios a los dos y luego-luego detectaron algo, y esto aparte de que iba para tener mi embarazo con ligadura de trompas. Resulta que yo traía una bacteria en la sangre, y en realidad, era esto lo que me estaba provocando abortos.

Me dieron medicamento para tratar la bacteria, y a la par nos prepararon para empezar nuestro tratamiento de Reproducción Asistida. Elegimos el programa con 4 ciclos de FIV y la devolución de dinero en caso de no tener éxito, eso nos dejó mucho más tranquilos.

Mi transferencia fue una experiencia hermosa, diría que fue lo mejor de todo el tratamiento, ¡sin duda! Eran 3 embrioncitos los que me pusieron, estaba muy, muy nerviosa, pero también rete emocionada.

Aunque la doctora me dijo que podía seguir con mi vida normal, después de la transferencia no quería ni caminar, no hice ningún movimiento brusco y dejé de trabajar por 8 días; era como un miedo mío, pensé que tenía que poner absolutamente todo de mi parte, y si necesitaba quedarme en cama y solo moverme para ir al baño, así lo haría.

Me hice la prueba de embarazo, y más tarde ese mismo día la doctora me llamó diciendo: ‘Estás embarazada, ¡y parece que son 2!’. ¡Dios! Yo estaba tan emocionada, mi esposo y yo gritamos, ni nos esperamos para dar la noticia, ¡fue una emoción tan grande!

Si tuve miedo, cómo de que no, pensaba en mis 50 años y si mi cuerpo podría con esto, pero después pensé: ‘Si Dios me los está mandando, si él decidió que se quedaran amos en mi vientre pues, eso quiere decir que puedo hacerlo y que me los va a dejar’.

El día que nacieron mis nenes me puse a llorar en cuanto los vi, de los nervios que tenía antes de que llegara el día y por todo lo que había pasado, ¡hasta se me olvidaron los nombres! Mi esposo estaba todo vuelto loco en el parto, ¡él fue quien cortó el cordón! Fue un momento muy bonito.

Yetzel y Adriel, así se llaman mis bebés, y llegaron a darle un giro de 180° a mi vida, nada que ver con lo que recordaba que era ser mamá, no es lo mismo cuando son dos de un jalón, no es lo mismo nunca, siempre te enseñan algo nuevo.

Yo ya los esperaba y sabía que iban a llegar, en algún momento y de alguna forma, no sé cómo, pero llegarían. Aún me parece increíble que haya tenido mi embarazo con ligadura de trompas, me da tanto gusto no haber quitado el dedo del renglón y haber insistido. Ellos le dieron luz a mi casa, y les doy las gracias por haberme escogido como su mamá.

Hay muchas clínicas de fertilidad y ginecólogos que nos cortan las alas, por un mal diagnóstico, por nuestra edad o por las decisiones que tomamos en nuestra vida, pero sí se puede, sí existen nuestras estrellas en el cielo, y sí es posible bajarlas con ayuda de los especialistas en fertilidad adecuados, de Dios, y también poniendo nuestro granito de arena. Amo a mis 4 niños y quiero que sepan que así será aquí y hasta el infinito, hoy y siempre donde quiera que esté".

¿Buscas un embarazo con ligadura de trompas y no lo has logrado?

En caso de que tú también estés intentando un embarazo con ligadura de trompas y no lo hayas logrado todavía, es importante que acudas con especialistas en Biología de la Reproducción, que evalúen el estado completo de tu salud reproductiva.

En Ingenes contamos con un Programa Inicial para todas las mujeres que, como tú, que quieren ser mamás y están dispuestas a hacer todo para lograrlo. Un programa que se enfoca en identificar las causas que te han impedido lograr ese sueño antes, y trazar un plan de tratamiento de Reproducción Asistida personalizado.

Más que una clínica de fertilidad, somos el instituto que ha atendido con éxito la mayor cantidad de casos en toda América Latina, todo gracias a nuestros laboratorios FIV, procesos de investigación continua y tecnología de punta.

Cada caso es llevado de cerca por un equipo completo de expertos médicos y científicos: embriólogos, andrólogos, médicos ginecólogos con subespecialidad en Biología de la Reproducción, biólogos y psicoterapeutas, entre otros.

Estamos seguros de que este es el camino que te llevará hasta tu propia estrellitaAcércate con nosotros aquí y cuéntanos tu historia, nosotros te ayudaremos a escribir la mejor parte con tu bebé a casa.

¿Cuál es tu historia?

Queremos conocerla y juntos escribir la mejor parte.
¡Cuéntanos!
Contáctanos

Permiso Cofepris: 133300201A1156 
Dr. Felipe Camargo Cédula Profesional SEP: 4452501 
©Todos los derechos reservados 2021. Instituto Ingenes, Fertilidad & Genética