Resistencia a la Insulina

La resistencia a la insulina es una respuesta insuficiente de los tejidos del organismo ante esta hormona, cuya función principal es controlar los niveles de glucosa en la sangre. Tener la insulina alta o resistencia a la insulina no es lo mismo que tener diabetes, sin embargo, es una posible causa de dicha enfermedad

La resistencia a la insulina afecta la ovulación, fecundación e implantación del embrión, por lo que puede ocasionar abortos en el primer trimestre del embarazo e infertilidad

Los medicamentos para la resistencia a la insulina que se usan con mayor frecuencia son metformina y glitazonas, que pueden ser sumamente efectivos si se acompañan de un esquema de ejercicios y dieta, ya que cuando las mujeres adelgazan la resistencia a la insulina suele corregirse y se restablece la fertilidad/blockquote>

La resistencia a la insulina es una respuesta insuficiente de los tejidos del organismo ante esta hormona, cuya función principal es controlar los niveles de glucosa en la sangre. En los pacientes con esta enfermedad es común que la insulina aumente para compensar la resistencia. Esto es bueno porque permite mantener normales los niveles de azúcar, sin embargo, el exceso de insulina causa problemas en otros tejidos.

La resistencia a la insulina afecta la ovulación, fecundación e implantación del embrión, por lo que puede ocasionar abortos en el primer trimestre del embarazo e infertilidad.

Es importante señalar que tener la insulina alta o resistencia a la insulina no es lo mismo que tener diabetes, sin embargo, es una posible causa de dicha enfermedad.

Los niveles elevados de insulina en la sangre son característicos del síndrome de ovarios poliquísticos debido a que, en exceso, esta hormona puede provocar una sobre estimulación de los ovarios e inducirlos a que produzcan una mayor cantidad de andrógenos u hormonas masculinas, lo cual impide la ovulación.

Principales síntomas de la resistencia a la insulina

Los síntomas de la resistencia a la insulina o insulina alta son:

  • Cansancio
  • Depresión
  • Ganas irresistibles de comer dulces en las tardes
  • Crecimiento no deseado de vello en algunas zonas de la cara y el abdomen
  • Acné
  • Aumento de pigmentación en la piel de las axilas y el cuello
  • Obesidad

Asimismo, la resistencia a la insulina está asociada a niveles altos de colesterol, diabetes, aumento de la tensión arterial y a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Causas de la resistencia a la insulina

Las causas de la resistencia a la insulina no se conocen con exactitud, sin embargo, sabemos que puede ser provocada por:

  • Obesidad
  • Anomalías genéticas
  • Anticuerpos contra los receptores de esta hormona
  • Medicamentos como la cortisona, que antagonizan el efecto de la insulina
  • Síndrome de ovarios poliquísticos

Asimismo, existe una estrecha relación entre la resistencia a la insulina y el metabolismo de las grasas, en particular de la grasa abdominal. Las personas con tendencia a acumular grasa abdominal también pueden tener resistencia a la insulina y empeorar la enfermedad al comer azúcar y carbohidratos en exceso y no hacer ejercicio.

¿Cómo se diagnostica la resistencia a la insulina?

Los procedimientos más utilizados para diagnosticar la resistencia a la insulina son la prueba de glicemia y la determinación de insulina en ayuno.

En Ingenes contamos con toda la infraestructura necesaria para la realización de estas pruebas.

Tratamientos para lograr el embarazo cuando se es resistente a la insulina

Los medicamentos para la resistencia a la insulina que se usan con mayor frecuencia son metformina y glitazonas, que pueden ser sumamente efectivos si se acompañan de un esquema de ejercicios y dieta, ya que cuando las mujeres adelgazan la resistencia a la insulina suele corregirse y se da una rápida mejoría de todos los síntomas: disminuye el acné, las menstruaciones vuelven a ser regulares y tanto la ovulación como la calidad de los óvulos, la fecundación y las probabilidades de implantación del embrión en el útero mejoran en forma significativa, lo que reduce la probabilidad de aborto espontáneo.

Las mujeres que padecen de resistencia a la insulina no deben ingerir harinas ni dulces después del mediodía. Esto es muy importante pues la insulina funciona muy mal al acercarse la noche y, en respuesta a las harinas, se eleva mucho más que en las mañanas. Al no consumir carbohidratos ni azucares a partir del mediodía, la insulina deja de elevarse y, por tanto, no afecta el sistema reproductivo de la mujer y no interfiere con el embarazo.

Por otra parte y dado que la fertilidad de la mujer disminuye drásticamente con la edad, es recomendable que las mujeres mayores de 35 años consideren la fertilización in vitro (FIV), que ofrece altísimas tasas de éxito gracias a que hace posible fecundar el óvulo en un laboratorio para después colocar los mejores embriones en el útero de la mujer.

Déjanos acompañarte en el proyecto más importante de tu vida ¡Queremos ayudarte!

Contáctanos