Perturbador, abrumador y retorcido son quizá los adjetivos que más se acercan para describir esta historia, narrada a través de dramáticas versiones de hechos reales, provocados por un médico de fertilidad, que no sólo protagonizó este escándalo, realizando inseminación artificial a muchas mujeres con su propio semen, en un pequeño poblado de los Estados Unidos; sino que también, es considerado una eminencia en su campo.

¿De qué trata Nuestro Padre (Our Father, Netflix)?

Hacer frente a los problemas para concebir, no suele ser nada sencillo, generalmente implican un desgaste físico y emocional considerable para mujeres y parejas.

Y es que definitivamente en ocasiones recurrir a los tratamientos de Reproducción Asistida requiere de tiempo.

Tiempo para tomar una decisión así de importante. Tiempo para reunir la inversión necesaria. Y tiempo de preparación, física y mental.

Pero sobre todo, requieren de confianza. Y no sólo en gran cantidad, sino confianza plena y absoluta.

Confianza en los resultados de la Reproducción Asistida. Confianza para no poner en riesgo la salud. Y lo más importante, confianza en el médico, para que realice un procedimiento correcto y principalmente con ética.  

Esta película-documental original de Netflix nos cuenta la turbia historia real del Dr. Donald Cline, un especialista en fertilidad que apela a sus instintos y creencias sin fundamento, por encima de su ética médica, lo que resulta en decenas de hijos, que descubren esta verdad siendo ya adultos, a través de pruebas caseras de ADN y como resultado de la incertidumbre sobre su origen.

El drama dirigido por Lucie Jordan, hace hincapié en los riesgos y malas prácticas que se presentaron en tratamientos de fertilidad, alrededor de los años 70s, específicamente en la inseminación artificial, que era el método al que recurría este ginecólogo, para ayudar a muchas familias a concebir un bebé, en el poblado de Indiana, en Estados Unidos.

En pocas palabras, nos plantea el descaro, y la falta de valores y conciencia de un especialista en casos de infertilidad, que utiliza su propio esperma para embarazar a muchas mujeres, haciéndoles creer que las muestras de semen las conseguía de residentes médicos, y en varias ocasiones, de las parejas mismas de estas mujeres que acudían a él en su propia clínica de fertilidad.

¿Cuál es el hilo conductor de este documental?

Los riesgos particularmente tocados en la producción, recaen en el desconocimiento de la obtención de las muestras de semen para realizar el procedimiento, en los enormes huecos de la ética médica del especialista que acapara toda la historia, así como también, de la falta regulatoria por parte de las autoridades para castigar un crimen de esta índole.  

El Dr. Cline practicaba la inseminación artificial, utilizando esperma fresco, para garantizar mejores resultados, en lugar de recurrir a muestras congeladas, mismo, que según se indica en el documental, les hacía saber a sus pacientes que se obtenía de residentes médicos, y no podía ser utilizada en más de 3 ocasiones, esto, para evitar una relación entre los nacidos, dentro de un área delimitada, lo cual, desde el inicio, sabemos que es una gran mentira.

Además, en otras ocasiones, el cínico doctor aseguró a muchas mujeres haber utilizado el esperma de sus esposos, lo que tampoco ocurre, ya que en todos los casos que quedan al descubierto, se sabe que usó su propio esperma para realizar los procedimientos y embarazar a todas esas mujeres.

No fue hasta casi mediados de la década de los 80s, que se desarrollaron las pruebas de ADN, por lo que el Dr. Cline, pudo haber estado seguro de que nunca se revelaría la verdad sobre sus malas prácticas ginecológicas.

Los anuncios de la prueba 23andme inquietó a muchos para conocer más sobre su genealogía genética, siendo una prueba de ADN 'casera', que permitía dar seguimiento a la genealogía vía online. Fue entonces que Jacoba Ballard, primer testimonio del drama, empieza a indagar sobre su origen, recurriendo a esta prueba, hasta dar con decenas de medios hermanos a su alrededor. Lo que la sumerge en un horror, al pensar que en un poblado tan pequeño ya pudo haberse relacionado con ellos, sin siquiera saberlo.

Bajo esta primicia, muchos casos más quedan al descubierto, dentro de la misma zona, sumándose uno a uno al árbol genealógico de Jacoba, emparentados por un apellido en común en su historial: “Cline”.

¿Cómo se realiza una inseminación artificial?

Este es un procedimiento de Reproducción Asistida de baja complejidad, que consiste en colocar semen en el útero, con la ayuda de una cánula especial, mientras la mujer está ovulando, para lograr la fecundación entre el óvulo y el espermatozoide, conseguir la formación de un embrión, y dar paso al embarazo.

Un método que resulta menos invasivo que los tratamientos de alta complejidad como la Fertilización In Vitro, y que se recomienda en casos específicos.

¿Por qué en Ingenes garantizamos una buena gestión y control del esperma, ya sea propio o donado?

Imagina despertar un día y enterarte de que tienes decenas de medios hermanos viviendo en la misma localidad, o que incluso sepas muchos años después, que tu padre no es tu padre biológico y ni siquiera él lo sabía, no sólo es una noticia impactante, los testimonios de este documental expresan lo mucho que afecta su propia identidad, porque destruye una creencia con la crecieron.  

En Ingenes no sólo contamos con los estándares más altos en tecnología y calidad para realizar cualquier tratamiento de Reproducción Asistida, sino que también, tenemos estrictas medidas para analizar la muestra de semen del donante, ya sea anónimo o de la pareja.

inseminacion-artificial-ingenes-vaso-para-muestra-de-semen
Recipiente muestra esperma para inseminación artificial

Además, tenemos la opción para nuestras pacientes, de utilizar esperma fresco de su pareja o donante conocido, o bien, del esperma congelado, para llevar a cabo la inseminación artificial.

Nuestra garantía se basa en los estándares establecidos. En el caso de uso de esperma fresco, no se recurre al proceso de criopreservación, y para el manejo de gametos dentro del laboratorio, recurrimos a doble o hasta triple testigo, además de protocolos de seguridad para evitar no sólo confusiones, sino el cambio de muestras.

Por otra parte, tenemos un programa dedicado a encontrar donantes óptimos, con medidas que garanticen la seguridad del uso de muestra en una paciente. Donde analizamos a detalle el historial médico y familiar del donante, realizamos pruebas para descartar anomalías, y sometemos las muestras a una cuarentena de 6 meses para asegurarnos de que no hay presencia de ninguna enfermedad como Hepatitis B, VIH, etc.

En Ingenes, nos comprometemos a cumplir tu sueño de convertirte en mamá, sin correr riesgos.

¿Cuál es el desenlace del documental de Netflix?

documental_netflix_casos_reales_inseminación_artificial
Documental Nuestro Padre (Our Father, Netflix)

<Antes de que yo te formara en el vientre de tu madre, ya te conocía>, es el salmo con el que se rige el Dr. Cline, fiel al cristianismo, mismo que interpreta a su antojo, y que de alguna manera 'justifica' tal perversidad.

Y aunque muchos lo catalogan como ‘abuso sexual’, en especial los involucrados, las autoridades americanas no lograron identificar este hecho de esa manera, a pesar de los casi 100 casos al descubierto que se plantean a lo largo del documental, cifra que siguió en conteo y que le otorgó el mérito al médico por su gran labor en el campo de la fertilidad, convirtiendo a muchas mujeres en madres, sin tomar en cuenta la atrocidad de sus actos.

Al final de la producción, se advierte que, tras investigaciones hechas para este caso, se dio con más de 40 médicos de fertilidad que aplicaban el mismo procedimiento, utilizando sus propias muestras de semen, y se desconoce el motivo que condujo al Dr. Donald Cline a mostrar tanto descaro en su práctica médica realizando inseminación artificial.

¿Pueden las mujeres mezclar su vida personal, laboral y familiar?

Cualquiera diría que es un reto, sin embargo, no cualquiera lo tomaría, porque aunque algunas veces los obstáculos son de lo más grandes, hay mujeres que no renuncian.

Que no renuncian a sus planes. A su profesión. Ni a sus ganas de ser mamás.

Las mujeres han levantado la voz a través de los años, no sólo para exigir igualdad de derechos con los hombres, sino también para hacer respetar sus decisiones, el rol que hayan elegido dentro de la sociedad, y el camino que toman para alcanzar sus sueños.

Hoy en día, las mujeres no sólo tienen cuentas bancarias propias, ocupan cargos públicos, reciben formación profesional, practican deportes y tienen un sinfín de oportunidades laborales, sino que también desmitifican el rol que alguna vez la sociedad les impuso, dejando de lado falsas creencias.

Las falsas creencias fueron hace tiempo una serie de ‘pasos a seguir’, dictados por la sociedad, donde las mujeres debían ser y pensar de una manera, y que nacieron justo en el momento en que alguien creyó que la libertad no era un derecho, pero aunque faltan cosas por cambiar y ajustar, ellas no renuncian.

Enfrentan muchas situaciones, y evolucionan. No para adaptarse a los cambios, sino para crear cambios donde su libertad no se quede atrás.

En México, más de 7 millones de mujeres son madres y trabajadoras; miles atraviesan problemas para tener bebés y recurren a alternativas para lograrlo, y muchas otras sueñan con ser mamás en el momento ideal. Y la mejor parte, es que ninguna renuncia.  

Ninguna desiste. Ninguna deja de buscar.

Y eso ha hecho que además de sus derechos, actualmente cuenten con todas las herramientas para planear su vida, para elegir un rol y tener completa libertad para todo, y hasta para convertirse en mamás.

Las tecnologías de Reproducción Asistida fueron diseñadas para que las mujeres no renuncien, para que confíen en su libertad, y que el sueño de convertirse en mamás no sea un conflicto entre su vida personal, laboral y familiar, poniendo a su disposición tratamientos que vencen al reloj biológico, dejándolas planear su maternidad con tranquilidad.

Y ayudándolas a concebir hasta en cualquier dificultad de fertilidad que puedan atravesar.

En Ingenes se lleva a cabo la preservación de óvulos, un proceso para extraer óvulos antes de los 35 años de edad de la mujer, para conservarlos en su mejor calidad y favorecer la fecundación, cuando ellas piensen en tener un bebé.

Además de los tratamientos de Fertilización In Vitro, que facilita la fecundación de los óvulos en un laboratorio para que una vez formados los embriones se trasladen al útero. Mismos que también hemos perfeccionado, con la finalidad de brindar aún más oportunidades para que las mujeres vivan su maternidad, ofreciendo de 1 hasta 4 ciclos para lograr un embarazo y convertirse en mamás.

Las decisiones de las mujeres están en sus manos, no en las de los demás.

Y su lucha ha impactado en muchos ámbitos, en cada parte del mundo. Ha creado conciencia, y ha dejado que la libertad se pueda expresar.   

Las mujeres deben ser reconocidas, y las que eligen ser mamás también.

Porque no le temen a los obstáculos, y dejan de lado los pretextos, la crítica y lo que otros puedan pensar con tal de seguir sus sueños.

Porque no renuncian.

Y porque mezclan su vida personal, laboral y familiar sabiendo que no es fácil, pero son mujeres y lo que se propongan van a lograr.

Contáctanos

Permiso Cofepris: 133300201A1156 
Dr. Felipe Camargo Cédula Profesional SEP: 4452501 
©Todos los derechos reservados 2021. Instituto Ingenes, Fertilidad & Genética