Fecundación In Vitro: historias de 4 familias formadas gracias a la FIV

Cuatro historias de diferentes familias con algo en común: se formaron gracias a la Fecundación In Vitro. Te contamos cómo esta técnica continúa ayudando a hacer familias.

La Fecundación In Vitro ha ayudado a formar millones de familias. En este artículo te presentamos cuatro historias diferentes de cómo esta técnica ayudó a que padecimientos como el Síndrome de Ovario Poliquístico, los abortos recurrentes, o la infertilidad masculina no fueran obstáculo para que sus protagonistas hicieran del sueño de su familia, una realidad.

Síndrome de Ovario Poliquístico

  1. Conoce a: Jamie, 37 años, presentadora de televisión

Camino de infertilidad: Ovario Poliquístico, Fecundación In Vitro y Abortos Recurrentes

Durante mucho tiempo, les decía a mis amigos que quería cinco bebés. Hasta ahora, he tenido cinco abortos espontáneos, un bebé, y estoy esperando el segundo en cuatro meses. Mi esposo y yo sabíamos incluso cuando estábamos saliendo que queríamos una gran familia. Nos imaginamos grandes cenas familiares y muchas actividades.

Comenzamos a tratar de concebir en 2014. Finalmente, me diagnosticaron Síndrome de Ovario Poliquístico, que me impidió ovular. Después de ver a un especialista en fertilidad, probamos la inseminación intrauterina.

Retrato mamá bebe Fecundación In Vitro Fuente imagen: Refinery29

La primera vez no funcionó, pero la segunda sí. A las nueve semanas, sin embargo, aborté. Luego quedé embarazada poco después sin ninguna intervención con gemelos idénticos, pero perdí a ambos. En un período de tres meses, perdí tres bebés.

Tomamos un pequeño descanso y luego probamos la Fecundación In Vitro. Tuvimos una extracción de óvulos exitosa y terminamos con seis embriones sanos. Implantaron el más saludable y esa es nuestra hija, Sunny. Ahora tiene dos años y apenas comienza a hablar.

Contenidos Relacionados

Cuando Sunny tenía nueve meses decidimos volver a intentarlo y quedé embarazada después de la primera transferencia de embriones. Pensamos que habíamos encontrado nuestra fórmula de fertilidad, pero a las nueve semanas aborté. 

Luego, tuve un embarazo químico, lo que significa que tuve un aborto espontáneo temprano (antes de saber que estaba embarazada). Sentí que, aunque Sunny no lo sabía, la estaba decepcionando. Estaba tan enojada con mi cuerpo. Estaba tan enojada con todo.

Terminamos haciendo otra extracción de óvulos porque todos los embriones estaban clasificados, y cada vez que lo intentábamos, teníamos un embrión con una calificación peor que la anterior.

Por lo tanto, nuestro médico nos recomendó que probáramos otro conjunto de embriones. Funcionó, y ahora tengo más de seis meses de embarazo y estoy por dar a luz. Nos encantaría tener más bebés, pero nunca pensé que cada uno tomaría tanto tiempo. Por ahora, estoy deseando tener a otra persona pequeña en la mesa familiar que siempre imaginé.

Mamá y mami: Método ROPA

  1. Conoce a: Alyza, 30 años, empresaria y Tamiah, 35 años, empresaria

Camino de infertilidad:  Método ROPA, Fecundación In Vitro

Alyza: Llevamos juntas siete años. En realidad nos conocimos porque yo era su entrenadora personal. Miah lleva mi óvulo. Pasé por el proceso de Fecundación In Vitro y extraje mis óvulos en agosto del año pasado y un óvulo [fertilizado] fue transferido a Tamiah en diciembre pasado. Elegimos tener un hijo mediante el método ROPA para que ambas pudiéramos ser incluidas en el proceso y para que la bebé sienta una conexión con las dos.

Tamiah: Fuimos a Florida para las vacaciones después de la transferencia y sólo tratábamos de no pensar en eso. Nos preguntamos si la transferencia funcionó, y estábamos de vacaciones para no pensar en nada.

Alyza: Todo el proceso fue realmente una montaña rusa.

Tamiah: Sí, hubo muchos momentos importantes. Ambas tomamos inyecciones en algún momento, ella tenía tres agujas por noche durante algunas semanas, y tomé una combinación de estrógeno y progesterona cada mañana durante nueve semanas.

Fecundación In Vitro (6) Fuente imagen: Refinery29 

Alyza: Al final, ambas estábamos muy hormonales y demasiado emocionales. Te conviertes en una adolescente. Todo fue muy loco, pero prosperamos en el caos.

Tamiah: Ella salió mejor que yo. Yo soy más aprensiva. Estaba buscando en Google todos los síntomas y cosas que podrían salir mal con esto.

Alyza: Sí, pero ella es la calma de mi tormenta caótica. Sin embargo, no puedes hacer este proceso sin un poco de ansiedad. Debes pensar en todo con mucho cuidado, por ejemplo, cómo elegir un médico. Queríamos un médico que nos entendiera. Tienes que considerar eso, porque las personas tienen sus propios prejuicios, y no quieres que surjan cuando intentas crear una familia.

Tamiah: Incluso elegir un donante de esperma no fue fácil. Queríamos a alguien que fuera genéticamente similar a mí, para que ella pudiera tener tanto de nosotras como pudiera.

Alyza: Tuvimos una prueba de embarazo positiva en Navidad. Descubrimos que vamos a tener una niña. Estoy emocionada de crear un ser humano increíble. Hay muchas personas malas en el mundo, por lo que es importante crear una próxima generación que sea amable, inteligente e innovadora.

Ser amable es lo más importante para nosotras. Tendrá piel gruesa porque tiene dos mamás. Ella será sensible al hecho de que todos necesitan amor. Definitivamente le inculcaremos: «Eres diferente, así que sé amable con los demás que son diferentes».

Abortos espontáneos

  1. Conoce a: Christene, 10 años buscando tener bebé, editora de la revista Refinery29

Camino de infertilidad: Abortos espontáneos y Fecundación In Vitro

En la infertilidad hay matices. No sólo se es fértil o infértil, y tienes que saber en qué espectro del panorama estás. Cuando comencé a tratar de quedar embarazada, los primeros tres médicos que consulté (todos altamente calificados y especializados) me hicieron las mismas pruebas y me evaluaron según los mismos criterios. 

Mi «edad materna avanzada» (tenía 41 años cuando comencé) fue la más importante, pero ninguno de ellos podía entender por qué lograba el embarazo una y otra vez, sin lograr mantenerlo. 

No fue hasta que trabajé con un inmunólogo reproductivo y su equipo, que aprendí qué tan específico es realmente el caso de cada mujer. Sólo tienes que encontrar al médico que tenga la paciencia y la tenacidad para ayudarte a encontrar la razón.

Fecundación In Vitro Fuente imagen: Refinery29

Lo que he aprendido es que los desafíos de fertilidad no discriminan. Algunas cosas son fáciles de remediar y otras son un poco más complicadas. Sólo necesitamos encontrar el camino que funcione para nosotros y que nos haga sentir fuertes y capaces, no tristes y rotos.

Todo en tu vida cambia en un instante cuando tienes un bebé. Y lleva algún tiempo ponerse al día. Lloré mucho (la falta de sueño no ayudó). Y sentí que solo podía llorar con los amigos que conocía para que no me juzgaran o me hicieran sentir mal. Pero es con los amigos que me dejaron estar vulnerable mientras me adaptaba, con quienes estoy en deuda. Y mi esposo, por supuesto.

Nadie te prepara para lo cambiante que es tener un bebé. Antes de que mi bebé naciera, tenía tantas preocupaciones, demasiadas para contarlas, pero cuando llegó, a pesar de que tenía siete semanas de anticipación, supe que mi vida, una nueva, había comenzado.

Madres_Frase Tener un hijo

Tan asustada como estaba y tan extraña como me sentía con las hormonas, la miraba y estaba completamente incrédula de que después de casi 10 años de tratar de tener un bebé, ella finalmente estuviera aquí.

Infertilidad masculina

  1. Conoce a: Amy, de 43 años y Colin, 40 años

Camino de infertilidad: infertilidad masculina y Fecundación In Vitro

Colin: Nos casamos en octubre de 2009, y tuve un análisis de esperma en noviembre de 2010. Esa prueba resultó bastante normal, lo que nos llevó a la dirección equivocada. En agosto de 2011, la misma prueba ahora mostraba que tenía cero espermatozoides, por lo que la anterior había sido un falso positivo.

Amy: Estaba enojada cuando me di cuenta de que la movilidad de los espermatozoides de Colin era lo que nos impedía tener hijos. Tenía 35 años y todos los médicos asumieron que era «mi edad». Sentí que perdíamos tiempo y dinero.

Me sentí ignorante. ¿Cómo podría no haber tenido la información que necesitaba sobre mi cuerpo? Sentí pena por Colin, él estaba preparado para tomar la responsabilidad, pero no creo que la tuviera al 100%. 

Colin: Para mí nunca hubo un gran shock. La frustración era el sentimiento principal, además de no tener respuestas.

Fecundación In Vitro (1) Imagen: Refinery29

Amy: Ningún médico pudo explicarle por qué sucedió esto, una prueba estuvo bien, pero el resto no. Lo probaron, lo probaron, y lo probaron pero no obtuvo respuestas. La información es limitada. No sólo somos nosotros los que estamos pasando por esto: el recuento de espermatozoides masculinos, a nivel mundial, ha estado disminuyendo constantemente desde los años 50.

Colin: Tuve que ver a un urólogo y los médicos finalmente me recetaron Clomid, un medicamento que a menudo se receta para estimular la ovulación en las mujeres. En los hombres, puede desencadenar un aumento de testosterona y la creación de más espermatozoides. Dejé de beber durante casi un año, e hicimos toneladas de pruebas.

Amy: Esta experiencia me sacudió. Desapareció la noción mágica de que puedes «quedar embarazada» cuando tienes relaciones sexuales. Nunca habría un milagro. Me hizo cuestionar todo. ¿Deberíamos estar juntos? ¿No se suponía que tendríamos hijos? Un año de terapia nos ayudó a dar el siguiente paso y probar la Fecundación In Vitro.

Colin: Fuimos al médico dos semanas después de la transferencia, y la ecografía reveló que un embrión estaba bien. Se implantaron dos embriones. Uno terminó siendo Emzy, nuestra hija, y el otro se separó muy temprano y terminó en aborto. 

Alrededor de las 12 semanas, le dijimos a la gente que estábamos esperando a Emzy, que ahora tiene seis años. Cuando Emzy tenía nueve meses, volvimos a realizar el procedimiento y eso trajo a Flash, que ahora tiene cinco años. Traté de no pensar en muchas cosas que sentí en mi corazón durante el proceso, pero todo este tiempo, supe que íbamos a tener éxito.

Tal vez hay un estigma social sobre no poder concebir «naturalmente», pero tener dos hijos hace que el estigma se haya olvidado para nosotros.

Amy: Hay partes pequeñas y grandes de ser madre que son increíbles. Mis horas favoritas del día son las  que tengo para leer con los niños por la noche. Tus hijos reflejan todo lo bueno y lo malo de ti. Todos los días se trata de crecer junto a ellos, y eso es bastante significativo.


Contenidos Relacionados

Por:

Somos el instituto de infertilidad y genética con las tasas de éxito más altas de Latinoamérica con un éxito de 96% de bebé en casa, contamos con laboratorios especializados, médicos especialistas en reproducción, sucursal Ingenes CDMX, Ingenes Guadalajara, Ingenes Mérida e Ingenes Monterrey, programas integrales, apoyo emocional mediante talleres de psicocorporalidad, seguimiento durante todo el embarazo y apoyo nutricional.

Publicado:

Comparte este contenido:

Es momento de cumplir tu sueño de tener a tu bebé en casa

El primer paso para lograrlo es acudir a tu Programa Diagnóstico el cual incluye valoración médica por uno de nuestros especialistas, estudios clínicos para ti y tu pareja, y apoyo emocional con uno de nuestros terapeutas.

En Ingenes logramos que 9 de cada 10 parejas regresen con su bebé a casa. Con nuestros Programas BEC Plus, en caso de no lograrlo te devolvemos tu dinero*

Nuestras Certificaciones
  • Red Latinoamericana de Reproducción Asistida
  • American Society of Reproductive Medicine
  • Fertility Centers of Illinois
  • CINVESTAV
  • CONACYT
  • UNAM
  • European Society of Human Reproduction and Embryology
  • Top Doctors
  • Fairfax
  • Great Place to Work